Es noticia
Menú
Juan Carlos Campo, el exministro que asumió el coste político de los indultos del 'procés'
  1. España
La elección del Gobierno para el TC

Juan Carlos Campo, el exministro que asumió el coste político de los indultos del 'procés'

Bajo su mando, el departamento asumió el peso de la tramitación de los indultos del 'procés' y armó la argumentación que borró la responsabilidad penal de Oriol Junqueras

Foto: Juan Carlos Campo. (EFE/Chema Moya)
Juan Carlos Campo. (EFE/Chema Moya)

El Gobierno rescata a Juan Carlos Campo (Osuna, Sevilla, 1961) y lo promueve para el Tribunal Constitucional y, con el gesto, paga una deuda pendiente. El exministro de Justicia fue víctima de su propia lealtad. Bajo su mando, el departamento asumió el peso de la tramitación de los indultos del procés y armó la argumentación que borró la responsabilidad penal de Oriol Junqueras y el resto de políticos catalanes. Realizado el servicio, se le consideró "quemado" y fue sustituido por Pilar Llop tras solo un año y medio de responsabilidad.

El cese le condujo a la Audiencia Nacional, donde había obtenido plaza poco antes del nombramiento. Ocupa desde entonces un puesto en la Sala de lo Penal, pero nunca salió de las quinielas. Su nombre fue barajado, precisamente, para el TC en la última intentona de Pablo Casado para cerrar la renovación del Consejo General del Poder Judicial. Su cercanía a la judicatura y el respeto de los conservadores se veía entonces como un plus. Casado ya no tiene las riendas del PP, y la designación es un misil contra los postulados de Núñez Feijóo, que ha tratado, incluso de forma machacona, de avanzar hacia una despolitización de la Justicia que esta decisión dinamita por completo.

El Ejecutivo de Pedro Sánchez apostó por él tras la caída de Dolores Delgado en un intento de recuperar la moderación y el buen talante, y tratar de hilar consensos. No tuvo éxito. El Consejo no se renovó, la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal que quiso impulsar quedó encallada y su etapa fue fugaz. De negociador de la renovación pasa ahora a candidato.

Campo se mueve como pez en el agua entre jueces y fiscales. Ha pisado juzgado y ha pisado moqueta. Sevillano de nacimiento, se convirtió con los años en gaditano de corazón. Dio sus primeros pasos como juez en la provincia de Cádiz, donde se siente realmente en casa. Comenzó en los juzgados de Sanlúcar y de allí pasó a la capital, y después a Jerez. Se escapa allí siempre que puede y veranea en Zahara de los Atunes junto a su pareja, la presidenta del Congreso, Meritxell Batet.

Su faceta política siempre ha estado vinculada al PSOE. Desde los 90 inició una larga trayectoria en el seno del partido donde ha ocupado numerosos puestos de responsabilidad en los últimos 20 años tanto en la Junta de Andalucía como en el Gobierno de la nación. En 1997 fue nombrado director general de Relaciones con la Administración de Justicia por el Gobierno de la Junta presidido entonces por Manuel Chaves, y en 2001 entró como vocal en el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Ascendió de la mano de Zapatero que le llamó, en 2009, para liderar la Secretaría de Estado de Justicia en la etapa del ministro Francisco Caamaño. A partir de 2015, elegido diputado por Cádiz, desarrolló su faceta parlamentaria como portavoz del PSOE en materia de Justicia.

Campo se valdrá de toda esta experiencia para esta fase en la que, nadie lo duda, vienen curvas. "Tiene cintura, tiene palabra y tiene paciencia", aseguran los que le han tratado. Necesitará las tres cosas.

El Gobierno rescata a Juan Carlos Campo (Osuna, Sevilla, 1961) y lo promueve para el Tribunal Constitucional y, con el gesto, paga una deuda pendiente. El exministro de Justicia fue víctima de su propia lealtad. Bajo su mando, el departamento asumió el peso de la tramitación de los indultos del procés y armó la argumentación que borró la responsabilidad penal de Oriol Junqueras y el resto de políticos catalanes. Realizado el servicio, se le consideró "quemado" y fue sustituido por Pilar Llop tras solo un año y medio de responsabilidad.

Tribunal Constitucional Juan Carlos Campo Ministerio de Justicia Pedro Sánchez