Es noticia
Menú
Podemos aúpa a Irene Montero como 'mártir' feminista: "La odian más que a Pablo Iglesias"
  1. España
EN MEDIO DE LA POLÉMICA

Podemos aúpa a Irene Montero como 'mártir' feminista: "La odian más que a Pablo Iglesias"

Los morados arropan a la ministra en un acto que contó por sorpresa con la socialista Carla Antonelli y un mensaje del expresidente Zapatero. "Me molestaría es que me llamen defraudadora fiscal, no activista o inútil", ironizó Montero

Foto: Irene Montero, apoyada por Belarra (i) y Vall (d), en el acto de hoy en Madrid. (EFE/Borja Sánchez Trillo)
Irene Montero, apoyada por Belarra (i) y Vall (d), en el acto de hoy en Madrid. (EFE/Borja Sánchez Trillo)

"¡Todas con Irene!", "¡Sí es sí!" o "¡Basta ya de justicia patriarcal!". Estos fueron algunos de los lemas que resonaron en el madrileño Círculo de Bellas Artes minutos antes de que por allí apareciera la titular de Igualdad. "Somos más las que defendemos el feminismo, la democracia y los derechos humanos", reivindicó al tomar el micrófono la protagonista de este acto, Irene Montero. La diputada de Unidas Podemos lleva semanas en el foco: primero, por la polémica de la ley del solo sí es sí y luego, por los insultos machistas que le profirió una parlamentaria de Vox en el Congreso. Y su partido, Podemos, la aupó en un gran homenaje en el que reclamaron acabar con "las cacerías" contra la ministra. Este acto, igualmente, refuerza políticamente a Montero tras varios días en horas bajas. "Conquistar derechos tiene un precio que nos hacen pagar los reaccionarios", indicó durante su intervención.

Un día después del 25-N, donde se volvió a escenificar la fractura entre el ala socialista y las integrantes de Podemos, la ministra recibió todo un baño de masas. "El único mérito que tiene usted es haber estudiado en profundidad a Pablo Iglesias", fue la acusación con la que la diputada Carla Toscano (Vox) incendió el pleno de los Presupuestos. Tras la polémica, los morados optaron por cerrar filas y arropar a Montero en un evento en el que también tomó la palabra su secretaria general y ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, y otros perfiles ajenos al partido. "La violencia política es la estrategia de los reaccionarios y el machismo para frenar avances y derechos que el feminismo está asentando en nuestra cultura, en nuestra sociedad y en nuestras leyes" subrayó, entre aplausos, la número 1 de Igualdad.

Foto: Carla Toscano, en una imagen de archivo. (EFE/Javier Lizón)

La ministra repasó la acción del Ministerio y del Gobierno de coalición en materia feminista, encumbrando iniciativas como la reforma del aborto, la ley trans o la del solo sí es sí. Lo hizo sin escatimar en agradecimientos a muchas de sus compañeras. “Estar juntas es la herramienta más poderosa que tenemos", pensó. Y, cómo no, también tuvo unas palabras para quienes la insultaron: "Más me molestaría que me llamen defraudadora fiscal y no activista, inútil [como le dijo un diputado del PP], puta... Ninguna de estas palabras pueden explicar lo que es la violencia política". Pero en la diana de responsabilidades no sólo estuvieron otros líderes políticos: las alusiones por el "silencio cómplice" de la "progresía mediática" quedaron sobre la mesa. Sea como sea, este acto es todo un soplo de aire fresco para Podemos. Según los organizadores, fueron miles los asistentes: unos 400 en la sala principal, otros 200 que seguían el acto desde el hall y hasta 700 personas que se quedaron a las puertas tras completar el aforo.

Junto a ambas ministras estuvieron la periodista Cristina Fallarás, la cómica Patricia Galván, la comunicadora Jen Herranz, la activista trans Mar Cambrollé o la abogada y criminóloga experta en violencia de género, Carla Vall. También la actriz Itziar Castro, que moderó el debate. Y hubo algunas sorpresas procedentes de filas socialistas: la llegada de la activista Carla Antonelli y, sobre todo, la aparición por vídeo del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero. Ambos apoyos cobran más relevancia, si cabe, cuando ayer, en las manifestaciones del 25-N, las ministras del PSOE y las de Podemos acudieron a protestas diferentes.

El socialista se refirió a los insultos vertidos contra Montero como el reflejo de "un pasado oscuro y tenebroso" y un machismo que "siempre lleva implícita la violencia". Además, reflexionó sobre el momento que atraviesa el país y aventuró que quedan "tareas de futuro" por delante. "Hay cosas que están encerradas dentro de los muros, y que si pudieran salir y gritar llenarían el mundo: son las leyes y los derechos", reivindicó Zapatero. Y lanzó un recordatorio a la ministra. "[Los derechos] no van a volver hasta que estemos por delante. Ahora, delante estás tú, Irene", fue su mensaje de apoyo.

Foto: Zapatero, durante una entrevista. (EFE/Sergio Pérez)

Antes de la sorpresiva aparición del expresidente, sobre las 11 de la mañana –cuando estaba previsto iniciar el encuentro– decenas de personas hacían cola para acceder al interior del edificio. "Ninguna aquí estamos cobrando ni recibimos una paguita, como dirían algunos", ironizó Itziar Castro nada más subir al escenario. Belarra inauguró con su discurso el acto con visible emoción: "Es un honor estar aquí defendiendo a una compañera y amiga como Irene Montero", comenzó la secretaria general, que rememoró emocionada el momento en el que conoció a la ministra de Igualdad y pidió acabar con la "cacería política" que en las últimas semanas cercaron al Ministerio de Igualdad y a su titular, a quien consideró un "baluarte" del feminismo internacional. "Creo que odian más a Irene de lo que odiaron a Pablo Iglesias", fue la conclusión de Belarra, en un guiño al exlíder de Unidas Podemos, presente en la primera fila.

No faltaron duras palabras para el bloque de la derecha. También para los populares. "PP y Vox son herederos de la ideología reaccionaria", les atribuyó Belarra. Los insultos a la ministra el pasado miércoles enturbiaron el debate presupuestario en el Congreso, que pausó la sesión durante algunos minutos. Desde el primer momento, en Vox cerraron filas en torno a Toscano –"¡Qué piel más fina y qué cara más dura!", llegó a publicar Santiago Abascal en sus redes– y arremetieron contra Montero. No es la primera vez que la titular de Igualdad recibe insultos similares, vinculados a su vida personal. Pero este último ocurre cuando atravesaba horas bajas por la polémica en la ley del solo sí es sí, que a su entrada en vigor abrió la puerta a solicitudes y rebajas de penas para agresores ya condenados.

Mar Cambrollé: "Las trans y el colectivo LGTBI tenemos una deuda inmensa con Montero"

La emoción durante el discurso de Belarra confluyó con algunas risas cuando salió a escena la cómica Patricia Galván. Eso sí, también hubo hueco para la reivindicación. "Soy gitana, judía, bisexual, creyente, de familia mormona… pero por lo que más se me ha machacado toda la vida es por ser mujer”, apuntaló. Si los efectos de la ley del solo sí es sí ha manchado la imagen pública de Montero, Podemos trató de recuperar en el acto otra de las grandes apuestas del Ministerio de Igualdad: la ley trans. "Las personas trans y el colectivo LGTBI tenemos una deuda inmensa con ella", añadió al tomar el micrófono la activista Cambrollé, que agradeció a la homenajeada su defensa de "un feminismo que no olvida a las mujeres trans".

Foto: Fachada de la Audiencia Provincial de A Coruña. (EFE/Cabalar)

Es precisamente esta cuestión la que llevó al Partido Popular a desvincularse de Vox y tildar de "torpeza" sus ataques contra Montero. Los de Alberto Núñez Feijóo asumieron que el escándalo la reforzaría y emborronaría la controversia por el sí es sí. El acto de este sábado llegó precisamente para consolidar a la ministra ante la polémica por los ataques de Vox. De hecho la diputada tenía previsto un viaje a Murcia, donde iba a celebrar un evento junto a otros miembros del equipo regional y que finalmente se aplazó para priorizar el encuentro en el Círculo de Bellas Artes.

La charla de este sábado se produce justo tras las manifestaciones por el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. El 25-N hubo hasta 30 convocatorias distintas en Madrid. Las escisiones internas en el feminismo llevaron incluso a los dos socios de Gobierno, PSOE y Unidas Podemos, a participar en diferentes marchas. Varias ministras y diputadas socialistas como la portavoz Isabel Rodríguez, la titular de Economía Nadia Calviño o la secretaria de Igualdad Andrea Fernández estuvieron en la protesta que vertió insultos y gritos contra la ministra de Igualdad, y en la que se llegó a pedir su dimisión.

La dirección socialista se escudó en que era la mayoritaria y la misma a la que iban todos los años, y se desvincularon de cualquier ataque premeditado contra su compañera en el Consejo de Ministros. Por su parte, Montero y los morados acudieron a la concentración de Vallecas que organizó la Comisión 8M, más amable con la gestión de Igualdad. Aunque los ataques machistas de Vox han reforzado a la ministra y facilitaron que políticos de distinto color y diversos personajes públicos salieran en su defensa –desde el presidente del Gobierno o la portavoz popular, Cuca Gamarra, hasta líderes internacionales como Alberto Fernández o Gustavo Petro– lo cierto es que su imagen sigue denostada por los efectos del solo sí es sí.

placeholder La ministra de Igualdad, Irene Montero, durante la última jornada de debate y votación de los presupuestos en el pleno del Congreso, este jueves. (EFE/ Chema Moya)
La ministra de Igualdad, Irene Montero, durante la última jornada de debate y votación de los presupuestos en el pleno del Congreso, este jueves. (EFE/ Chema Moya)

Aunque en un principio se logró que la Fiscalía General aceptase unificar criterios en torno a la norma y resolvió rechazar algunas solicitudes de reducción de penas, varias audiencias provinciales comenzaron a desmarcarse. La cruzada por cómo aplicar la ley sigue vigente y aún no hay una línea clara, pues muchos magistrados siguen priorizando aplicar las tesis más favorables al condenado. Las ministras y responsables gubernamentales de Unidas Podemos defendieron desde el primer momento que esta no era una "correcta aplicación" de la misma, lo que también derivó en numerosas críticas por marcar el camino al poder judicial.

"¡Todas con Irene!", "¡Sí es sí!" o "¡Basta ya de justicia patriarcal!". Estos fueron algunos de los lemas que resonaron en el madrileño Círculo de Bellas Artes minutos antes de que por allí apareciera la titular de Igualdad. "Somos más las que defendemos el feminismo, la democracia y los derechos humanos", reivindicó al tomar el micrófono la protagonista de este acto, Irene Montero. La diputada de Unidas Podemos lleva semanas en el foco: primero, por la polémica de la ley del solo sí es sí y luego, por los insultos machistas que le profirió una parlamentaria de Vox en el Congreso. Y su partido, Podemos, la aupó en un gran homenaje en el que reclamaron acabar con "las cacerías" contra la ministra. Este acto, igualmente, refuerza políticamente a Montero tras varios días en horas bajas. "Conquistar derechos tiene un precio que nos hacen pagar los reaccionarios", indicó durante su intervención.

Irene Montero Igualdad Violencia Unidas Podemos
El redactor recomienda