Es noticia
Menú
Vox reivindica la "hombría" de su diputada por atacar a Montero: "Al zurderío se le combate"
  1. España
DEBATE DE PRESUPUESTOS

Vox reivindica la "hombría" de su diputada por atacar a Montero: "Al zurderío se le combate"

La ultraderecha celebra sus insultos contra la ministra de Igualdad, defiende su "superioridad moral y cualitativa", y dispara contra el PP por su "tibieza" con los "diputados zurdos"

Foto: El diputado de Vox Víctor Manuel Sánchez del Real. (EFE/Chema Moya)
El diputado de Vox Víctor Manuel Sánchez del Real. (EFE/Chema Moya)

La tensión no ha bajado en la tercera y última jornada del pleno presupuestario en el Congreso de los Diputados. Más bien todo lo contrario. En la tarde del miércoles, Vox enfangó el debate con sus insultos a Irene Montero. Carla Toscano, diputada de la formación, acusó a la titular de Igualdad de ser una "libertadora de violadores" y de tener como "único mérito académico" haber "estudiado en profundidad a Pablo Iglesias". Este jueves, Vox no solo ha reivindicado sus insultos, sino que ha elevado aún más el tono de sus ataques en todas direcciones; tanto a la izquierda, a la que se han dirigido con el apelativo de "zurdos", como al PP, a los que acusa de ser unos "tibios".

Diferentes portavoces de la formación que dirige Santiago Abascal han subido a la tribuna del Congreso este jueves y, lejos de rectificar, han celebrado el escándalo que ayer protagonizaron contra Irene Montero. Víctor Sánchez del Real, diputado por Badajoz, reivindicó durante su intervención la "hombría" de Carla Toscano por mofarse de la titular de Igualdad y denunció los "insultos" que su bancada ha venido escuchando en los últimos días, con apelativos como "machistas" o "fascistas", un término que empleó la propia dirigente de Igualdad este miércoles cuando tomó la palabra para solicitar que no se retirasen los exabruptos de Vox del orden del día. "A esta banda de fascistas les vamos a parar los pies con más derechos", dijo Montero.

"¿Que las mujeres de Vox son machistas? ¡Es la bomba! Pero, al menos, tienen experiencia", lanzaba Sánchez del Real en tono irónico, incidiendo en el ataque directo contra Irene Montero. En un discurso especialmente ácido, el portavoz del partido de ultraderecha insistía en que "la condición previa para ser fascista, como demostró Mussolini, es ser socialista. Y no hay ni un solo socialista en la bancada de Vox (...). Ser socialista es condición necesaria para ser nazi", espetaba, unas palabras que volvían a provocar enorme revuelo en el hemiciclo.

Foto: La ministra de Igualdad, Irene Montero, en el Congreso de los Diputados. (EFE/Zipi)

El dirigente se dirigió también a la bancada del PP, a los que echó en cara que saliesen en defensa de la ministra de Igualdad tras el pleno de ayer. No en vano, la portavoz de los populares en la Cámara Baja, Cuca Gamarra, publicó un tuit en el que denunció las faltas de respeto contra la dirigente de Podemos. "El vómito de mi boca, eso es lo que provocáis los tibios", enunció Sánchez del Real en la última parte de su intervención, citando en este caso un pasaje del Apocalipsis.

En el mismo sentido se ha expresado otro diputado de Vox, Onofre Miralles, que, en su caso, ha utilizado unas palabras de Javier Milei, líder de la extrema derecha en Argentina, para referirse a la polémica con Irene Montero. "Somos superiores moralmente y cualitativamente. Al zurderío se le combate de cara. Esto no es para tibios", pronunciaba. Los ataques de Vox han provocado reacciones de todo tipo aunque, con matices, todos los grupos parlamentarios han coincidido en censurar las palabras empleadas por Vox para dirigirse a la ministra de Igualdad, arrinconada en los últimos días por las polémicas consecuencias de la aplicación de la ley del solo sí es sí.

La polémica ha derivado en la presentación de un escrito por parte de Unidas Podemos para condenar la "violencia política" en el Congreso de los Diputados, que apoyarán diferentes fuerzas parlamentarias. PP y Ciudadanos esperarán a conocer el texto para decidir si apoyan o no la citada petición. Además de la votación definitiva de los presupuestos generales del Estado para 2023, este jueves llega a la Cámara Baja la reforma del Código Penal para rebajar el delito de sedición —que se votará a viva voz, después de que el PP haya solicitado este trámite parlamentario para "retratar" a los diputados del PSOE— y el impuesto a la banca y las energéticas.

La tensión no ha bajado en la tercera y última jornada del pleno presupuestario en el Congreso de los Diputados. Más bien todo lo contrario. En la tarde del miércoles, Vox enfangó el debate con sus insultos a Irene Montero. Carla Toscano, diputada de la formación, acusó a la titular de Igualdad de ser una "libertadora de violadores" y de tener como "único mérito académico" haber "estudiado en profundidad a Pablo Iglesias". Este jueves, Vox no solo ha reivindicado sus insultos, sino que ha elevado aún más el tono de sus ataques en todas direcciones; tanto a la izquierda, a la que se han dirigido con el apelativo de "zurdos", como al PP, a los que acusa de ser unos "tibios".

Vox