Es noticia
Menú
Puigdemont ultima su órdago final a Llarena: volverá a España si Europa blinda su inmunidad
  1. España
Prepara un golpe de efecto

Puigdemont ultima su órdago final a Llarena: volverá a España si Europa blinda su inmunidad

Mientras el Congreso de los Diputados tramita la eliminación del delito de sedición, el 'expresident' utilizará la iniciativa del Gobierno de Pedro Sánchez a su favor ante Luxemburgo

Foto: El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. (EFE/Stephanie Lecocq)
El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. (EFE/Stephanie Lecocq)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Carles Puigdemont se prepara para dar una nueva alegría a las filas independentistas. El momento no puede ser más propicio. El Congreso de los Diputados tramita hoy la supresión de la sedición pactada por el Gobierno con ERC. Además, el TSJ de Cataluña acaba de absolver a otro de los símbolos del procés, Roger Torrent. El expresidente del Parlament ha quedado liberado de la acusación de desobediencia que arrastraba junto a otros miembros de su Mesa, en una decisión celebrada con vítores en la Cámara autonómica. El expresident fugado busca ahora un golpe de efecto final en su desafío al Estado. Tiene la firme intención de volver a España si la Justicia europea blinda su inmunidad en un proceso que arranca este jueves en Luxemburgo.

El Tribunal General de la Unión Europea (TUE) celebra entre hoy y mañana dos vistas que serán de máxima importancia para marcar los siguientes pasos de Puigdemont. La Justicia europea analiza circunstancias relacionadas de forma directa con la protección como europarlamentario del expresidente de Cataluña. Fuentes de su entorno aseguran a El Confidencial que está decidido a regresar a España si logra el respaldo del tribunal. "Es un riesgo que está dispuesto a asumir", indican las fuentes consultadas, que no ocultan que busca ganar el pulso al magistrado del Supremo Pablo Llarena.

Foto: El expresidente catalán Carles Puigdemont. (EFE)

Las vistas en las que Puigdemont se juega mantener o perder su especial protección como europarlamentario se celebran en dos días. La más relevante es la segunda, prevista para el viernes, en la que se revisará la demanda que presentó en contra de la decisión del Parlamento Europeo de conceder al instructor del procés el suplicatorio que solicitó para proceder contra él y el resto de huidos. La primera se centrará en la decisión del Parlamento Europeo de retirarles de forma provisional la inmunidad. De la decisión final dependerá si la recupera de forma total y definitiva.

En caso de que el Tribunal General compre sus argumentos, Puigdemont está dispuesto a desafiar las tesis del Supremo y lanzarle un órdago. Mientras Llarena considera que a pesar de la inmunidad puede ordenarse su detención en España, el expresident cree que violaría las decisiones de la Justicia europea en caso de hacerlo. El regreso a territorio nacional, y en concreto a Cataluña —su primer destino planeado—, pondría así al TS en el brete de "incumplir" las resoluciones del TUE, dicen las fuentes consultadas.

Foto: Carles Puigdemont. (Reuters/Guglielmo Mangiapane)

El fallo de Europa se producirá en pleno debate sobre la eliminación del delito de sedición y la defensa del expresident no piensa dejar de utilizar a su favor ese capote que —dicen— le ha lanzado el Gobierno de Pedro Sánchez. La tramitación de la proposición de ley en la que se plantea sustituir este delito por unos desórdenes agravados muestra de forma muy clara los argumentos que ya ha venido defendiendo su equipo legal. Por una parte, que las penas aparejadas a la sedición son "desproporcionadas" y esconden un sentido político. Por otra, que el Ejecutivo sigue utilizando su entrega con finalidades "ajenas" a lo judicial e incluso con tintes electoralistas.

Carles Puigdemont empleará en Luxemburgo las declaraciones de Nadia Calviño

Para ello, la defensa piensa airear en las vistas no solo el contenido de la iniciativa que ya tramita el Gobierno, también la explicación que ofrecieron altos cargos como la vicepresidenta Nadia Calviño. La responsable económica de Ejecutivo quiso defender públicamente que la ausencia de la sedición abre la puerta a una entrega más fácil, ya que países como la propia Bélgica no verían descartable ejecutar la extradición por este delito.

Ajuste de cuentas con la Eurocámara

Además, las vistas servirán de escaparate para ajustar cuentas en el ámbito de la Eurocámara. Uno de los argumentos que usará la defensa de Puigdemont en la segunda vista será la “falta de imparcialidad” del ponente que se encargó del suplicatorio, el búlgaro Angel Dzhambazki, que pertenece al grupo de los Conservadores y Reformistas. La defensa del expresident de la Generalitat apunta a que la pertenencia del búlgaro al mismo grupo político donde está integrado Vox hace que no pueda ser imparcial. También apuntan hacia el español Adrián Vázquez, el eurodiputado de Ciudadanos que preside la Comisión de Asuntos Jurídicos de la Eurocámara.

Foto: El 'expresident' de la Generalidad de Cataluña Carles Puigdemont. (EFE/EPA/Julien Warnand)

En mayo de 2022, Lars Bay Larsen, vicepresidente del TJUE, publicó un auto en el que devolvía la inmunidad parlamentaria de forma preventiva a Puigdemont, al considerar que existía un riesgo real de detención. Ese riesgo había quedado demostrado, según el magistrado, tras la detención en Cerdeña (Italia), a la que siguió un pulso entre Llarena y la Abogacía del Estado sobre si la euroorden seguía o no activa. En ese mismo auto, Bay Larsen señalaba que el “comportamiento” de Dzhambazki y de Vázquez “parece demostrar a primera vista una toma de posición o un perjuicio personal contrarios a los diputados”, dando así peso a las quejas de la defensa de Puigdemont sobre la falta de imparcialidad del proceso.

Se espera que la decisión del TUE llegue durante los primeros meses de 2023, pero no será del todo el final del camino. Todavía queda la posibilidad de recurrir esa sentencia ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE). Esta es una de las batallas clave que mantiene Puigdemont en Luxemburgo, pero no la única: también está todavía pendiente la prejudicial presentada por Llarena sobre la negativa de los tribunales belgas a ejecutar las euroórdenes emitidas por las autoridades españolas.

Foto: El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. (EFE/David Borrat)

Puigdemont llegó ahora hace cinco años a Bruselas tras huir de España después de la fallida declaración unilateral de independencia. Desde entonces, el expresident ha esquivado todos los intentos de la Justicia española de lograr su entrega por parte de las autoridades belgas, pero también de Alemania e Italia. Después, en 2019, se presentó a las elecciones europeas y una decisión prejudicial de la Justicia europea sobre la situación de Oriol Junqueras en diciembre de ese mismo año le abrió las puertas de la Eurocámara, a pesar de no haber completado el procedimiento habitual frente a la Junta Electoral Central (JEC).

De hecho, uno de los frentes que tiene abiertos Puigdemont fuera de la Justicia europea es la decisión que Roberta Metsola, presidenta de la Eurocámara, debe tomar respecto a las credenciales del antiguo presidente de la Generalitat, después de que la JEC haya insistido, tras una carta de la presidenta del Parlamento Europeo, en el análisis de que el líder independentista no cumplió con los requisitos necesarios para obtener el escaño.

Carles Puigdemont se prepara para dar una nueva alegría a las filas independentistas. El momento no puede ser más propicio. El Congreso de los Diputados tramita hoy la supresión de la sedición pactada por el Gobierno con ERC. Además, el TSJ de Cataluña acaba de absolver a otro de los símbolos del procés, Roger Torrent. El expresidente del Parlament ha quedado liberado de la acusación de desobediencia que arrastraba junto a otros miembros de su Mesa, en una decisión celebrada con vítores en la Cámara autonómica. El expresident fugado busca ahora un golpe de efecto final en su desafío al Estado. Tiene la firme intención de volver a España si la Justicia europea blinda su inmunidad en un proceso que arranca este jueves en Luxemburgo.

Carles Puigdemont Pablo Llarena
El redactor recomienda