Es noticia
Menú
El Congreso tramita con nocturnidad quitar la sedición y el PSOE vota "junto y sin fisuras"
  1. España
REFORMA DEL CÓDIGO PENAL

El Congreso tramita con nocturnidad quitar la sedición y el PSOE vota "junto y sin fisuras"

El Congreso ha dado luz verde a su tramitación con 187 votos a favor, 155 en contra y seis abstenciones

Foto: Pedro Sánchez (c), María Jesús Montero (i) y Félix Bolaños, ayer en el Congreso. (EFE/Kiko Huesca)
Pedro Sánchez (c), María Jesús Montero (i) y Félix Bolaños, ayer en el Congreso. (EFE/Kiko Huesca)

El Congreso ha dado en la madrugada de este viernes el primer y decisivo paso para suprimir el delito de sedición, sustituyéndolo por el tipo de desórdenes públicos agravados, y reduciendo las penas máximas de 15 a cinco años. Se acerca, así, lo que la oposición considera la última gran cesión del Gobierno al independentismo catalán, que avaló horas antes el último proyecto de presupuestos generales del Estado de la legislatura. La Cámara ha dado luz verde a su tramitación con nocturnidad, pasada la medianoche, tras una maratoniana jornada plenaria que arrancó a las nueve de la mañana del jueves, con apenas una hora de pausa, y lo ha hecho con 187 votos a favor, 155 en contra y seis abstenciones.

En los primeros compases de la votación, a viva voz, la bancada del PSOE se ha levantado para respaldar a la primera diputada en entonar el sí. Al tomar la palabra, la socialista ha clamado que su partido abordaba la cuestión "junto y sin fisuras". El movimiento de los representantes de la formación mayoritaria del Congreso se enmarca en un contexto en el que desde el PP se ha tratado de alentar una rebelión interna, animando a los diputados y a los propios líderes autonómicos a que se votara en contra de la línea impuesta por Ferraz.

Foto: El pleno del Consejo General del Poder Judicial. (EFE)

Los pasillos de la Cámara estaban casi vacíos, pero una parte del hemiciclo hervía de indignación. De hecho, aunque el debate no arrancó hasta cerca de las 10 de la noche —se prolongó casi dos horas—, la bancada del PP asistió al completo a la intervención de su portavoz, Cuca Gamarra, arrojando un margen que contrastaba con los huecos vacíos de la bancada azul, la que corresponde al Gobierno. La dirigente popular no pasó por alto ese detalle, y cuestionó la ausencia del propio Pedro Sánchez en el debate de toma en consideración de la reforma. "Si es tan positiva su reforma, ¿por qué no viene el presidente del Gobierno?", incidía, entre aplausos. Lo cierto es que Sánchez estaba a un par de decenas de metros, pero en la zona reservada al Ejecutivo, fuera del hemiciclo.

La secretaria general de los populares empleó un tono especialmente duro para referirse a una iniciativa que tachó de ser un "traje a medida de los sediciosos" redactada "al dictado de Oriol Junqueras". En varias ocasiones, Gamarra apeló a la "responsabilidad" de algunos diputados de la bancada del PSOE, especialmente aquellos procedentes de Extremadura, Castilla-La Mancha o Aragón —cuyos barones se han declarado contrarios a la reforma—. "Se han convertido en un vehículo al servicio del independentismo. Y el independentismo es insaciable. Han aceptado la humillación del PSOE (...), han entregado la dignidad de España", concluyó. Poco después, la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, subía a tribuna para criticar este "golpe al Código Penal". Tampoco en esta ocasión, ni en la réplica de Gamarra, Sánchez estaba en la sala.

placeholder La bancada popular aplaude a su portavoz, Cuca Gamarra. (EFE/Kiko Huesca)
La bancada popular aplaude a su portavoz, Cuca Gamarra. (EFE/Kiko Huesca)

Y, aunque el Ejecutivo abrió la puerta hace apenas dos semanas a aprovechar esta reforma del Código Penal para colar también cambios en el delito de malversación (el segundo delito por el que están condenados los líderes del procés), la iniciativa con la que inicialmente amagó ERC no ha llegado a ver la luz. El rechazo y las dudas generadas entre las formaciones del bloque de investidura han terminado por enviarla a vía muerta. Los dos partidos del Gobierno dejaron esta pelota en el tejado de Esquerra y los republicanos no movieron ficha. Con todo, Sánchez había dejado entreabierta esta puerta horas antes.

El encargado de justificar en tribuna la propuesta del PSOE fue el diputado catalán Francisco Aranda Vargas, que dedicó gran parte de su intervención a denunciar el "abandono" al que históricamente ha sometido el PP a Cataluña. A ellos, y a Vox, los acusaba de desplegar una estrategia de "odio, mentira y manipulación". "Hoy se cumple la ley y la convivencia se recupera", celebraba el diputado socialista, que hizo uso del ya manido argumento del Gobierno para justificar la mencionada reforma del Código Penal. "Cinco años han pasado desde 2017, pero lo que permanece inalterable es su irrelevancia política en Cataluña (...). ¿Qué les ofrecen? Yo se lo digo, la nadería más absoluta", espetó.

De forma parecida se expresaba el presidente del grupo Unidas Podemos, Jaume Asens, el hombre que ha pilotado estas negociaciones —entre críticas de Podemos por su secretismo—. En esencia, Asens incidió en que presentarían enmiendas, y reiteró que esta reforma no se puede considerar hecha a la carta, sino que persigue homologar los tipos penales españoles con los europeos. El líder de los comunes siempre fue mucho más claro en sus objetivos que el presidente del Gobierno, ya que concurrió a las elecciones reclamando indultar a los líderes del procés y reformar este delito.

Foto: El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo (i), y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (d). (EFE/Fernando Villar)

"Esto no es una concesión al independentismo. Esto es una concesión a la democracia", mitineó el portavoz de ERC, Gabriel Rufián. El republicano, que llegó a tribuna ironizando con la tensión que se vivía en la Cámara —"alguno está más tenso que Feijóo en un debate"—, hizo cuanto pudo para romper el marco de la cesión al independentismo.

Junts, el partido con el que ERC gobernaba en Cataluña hace poco más de mes y medio, respondió a la reforma de la sedición, un delito por el que fueron condenados algunos de sus dirigentes, anunciando una enmienda a la totalidad. Su portavoz, Josep Pagès, aseguró que la propuesta del Ejecutivo solo servirá para “resolver el ridículo de Llarena con las euroórdenes”. A su juicio, la propuesta “criminaliza los movimientos sociales y políticos” y “lamina los derechos de manifestación, libertad de expresión y resistencia no violenta”. La pugna electoral entre ERC y Junts tampoco quedaba al margen de esta norma.

Votación a viva voz

La toma en consideración de la reforma del Código Penal para rebajar las penas por el delito de sedición llegó este jueves al Congreso de los Diputados en mitad de una fuerte tormenta política. La polémica aplicación de la ley del solo sí es sí y los insultos proferidos por Vox contra Irene Montero enfangaron el debate en las últimas horas. Por si fuera poco, el PP quiso hurgar en la división que existe en las filas socialistas a cuenta de la última cesión de Pedro Sánchez al nacionalismo catalán. Por ese motivo, el grupo comandado por Cuca Gamarra forzó una votación a viva voz, para que cada diputado del PSOE tuviese que pronunciar públicamente su apoyo a la reforma de la sedición. "Mal día han elegido para poner a prueba a este Gobierno", espetaba el socialista Aranda a la bancada popular.

Foto: Diputados votan durante un pleno del Congreso de los Diputados. (EFE/Sergio Pérez)

El PP impulsó esta iniciativa con el objetivo de "retratar" a dirigentes de feudos socialistas que se han declarado abiertamente contrarios a la iniciativa impulsada por el Ejecutivo central. El PP asumía que ningún diputado del PSOE rompería la disciplina de voto de Ferraz, pero su objetivo es señalar la "traición" de estos dirigentes a los "valores constitucionales" y emplearlo en la campaña de las próximas elecciones autonómicas y municipales para desgastar al PSOE en algunos de sus territorios históricos. Es en este movimiento en el que se enmarca la respuesta que finalmente ha dado el grupo socialista en el inicio de la votación, entonando ese "junto y sin fisuras" con todos los presentes levantándose de sus asientos.

De cumplirse los plazos previstos, el Congreso previsiblemente votará las enmiendas a la totalidad y la propia norma en cuestión de semanas. Sánchez quiere tenerla aprobada antes de que acabe el año, por eso ha acordado tramitarla de forma exprés, y por eso la Cámara tendrá que darle luz verde en una de las tres semanas de plenos que deben celebrarse tras el puente de la Constitución. Superada esta votación, y tras pasar por el Senado, el delito de sedición se esfumará del Código Penal.

El Congreso ha dado en la madrugada de este viernes el primer y decisivo paso para suprimir el delito de sedición, sustituyéndolo por el tipo de desórdenes públicos agravados, y reduciendo las penas máximas de 15 a cinco años. Se acerca, así, lo que la oposición considera la última gran cesión del Gobierno al independentismo catalán, que avaló horas antes el último proyecto de presupuestos generales del Estado de la legislatura. La Cámara ha dado luz verde a su tramitación con nocturnidad, pasada la medianoche, tras una maratoniana jornada plenaria que arrancó a las nueve de la mañana del jueves, con apenas una hora de pausa, y lo ha hecho con 187 votos a favor, 155 en contra y seis abstenciones.

Partido Popular (PP) Pedro Sánchez Cuca Gamarra Jaume Asens Cataluña
El redactor recomienda