Es noticia
Menú
El PP choca contra el muro de las pensiones y aplaza un debate de alto voltaje
  1. España
NUEVOS PRESUPUESTOS

El PP choca contra el muro de las pensiones y aplaza un debate de alto voltaje

Génova no desvelará su propuesta sobre la materia antes de las elecciones autonómicas y municipales de mayo, aunque asume que el sistema actual es inviable

Foto: El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Juanjo Martín)
El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Juanjo Martín)

El Gobierno ha destinado el grueso del gasto previsto para 2023 a tres partidas principales: deuda pública, funcionarios y pensiones. En concreto, la revalorización de las jubilaciones con la inflación (8,5%) ha llevado al PP a hacer un ejercicio de equilibrismo entre la crítica al Ejecutivo por la "insostenibilidad" del sistema a medio plazo y el apoyo cerrado a la medida y a lo estipulado en el Pacto de Toledo. La posición en Génova en lo relativo a la subida de las pensiones no ha cambiado un ápice, pero sí cuestionan su viabilidad económica dentro de un plan de ingresos bajo la lupa de la Comisión Europea.

El PP no ha trabajado aún en el modelo que implantaría Alberto Núñez Feijóo para garantizar la sostenibilidad del sistema. Y es un melón que el primer partido de la oposición no abrirá en el corto plazo, menos aún sin haber analizado en profundidad el libro amarillo que este jueves presentó María Jesús Montero en el Congreso de los Diputados. Por lo pronto, la dirección del partido desmiente categóricamente que esté trabajando en una propuesta para actualizar las pensiones de forma progresiva, aunque haya voces en el partido que esbocen "a título personal" la hipótesis de actualizar con el IPC solo las pensiones más bajas, sobre todo si los tambores de recesión comienzan a sonar con más fuerza.

Foto: Manifestación de pensionistas. (EFE/Rodrigo Jiménez)

Juan Bravo, 'cabeza' económica de Génova, ya se puso en esa misma tesitura hace unas semanas. En una entrevista concedida a 'Vozpópuli', el mandatario popular sugirió que, si la situación económica no permitiese la revalorización de las jubilaciones y "tuviésemos que elegir", el PP optaría por "ayudar a los que tienen las pensiones más bajas". Pero, hoy por hoy, Feijóo actualizaría las pensiones tal y como establece la ley. Cosa distinta, apuntan en la cúpula, es que sea viable en el medio y largo plazo, una duda alimentada por las previsiones económicas de organismos como la AIReF o el Banco de España.

"La ley tiene que cumplirse. La pregunta es, ¿de dónde sale el dinero para que sea sostenible?", inciden en Génova, una pregunta que dirigen directamente al Gobierno y a la que el PP aún no responde. "Es muy importante la sostenibilidad del sistema. Seguiremos trabajando en esa línea", se limitó a aseverar Cuca Gamarra, portavoz de los populares en el Congreso. Unas horas antes, Juan Bravo salía al paso de la polémica por las voces que azuzan a nivel interno con la posibilidad de revisar las pensiones más altas e insistía en que el foco debía fijarse en los problemas que puede acarrear para el tejido económico una sobreestimación de los ingresos para cubrir esta partida.

Foto: La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

"Los pensionistas no tienen por qué soportar las malas decisiones de Sánchez", insisten en el PP, donde tienen grabado a fuego el mensaje de cómo Zapatero primero subió las pensiones para después congelarlas. Génova da por zanjado un debate especialmente resbaladizo a las puertas de un año electoral, mientras que el Gobierno no pierde la oportunidad de hacer sangre ante el aparente debate que ha sacudido al PP en las últimas horas. "Nadie se entera de qué propone el principal partido de la oposición. ¿Está de acuerdo o no con la revalorización de las pensiones?", hurgó la titular de Hacienda, María Jesús Montero.

Según el último barómetro publicado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), la franja de edad de la que el PP recibiría más votos en unas hipotéticas elecciones generales es la de más de 75 años (25,4%), porcentaje que asciende hasta el 26,2% en el caso del PSOE. El nicho de voto de los socialistas se encuentra en los ciudadanos de entre 65 y 74 años (29,8%). Tanto en el caso del PSOE como en del PP, la cifra se hunde en las capas de edad que van de los 18 a los 44 años. En partidos como Ciudadanos, Vox o Podemos, la tendencia es precisamente la inversa.

Arrimadas se desmarca de PP y PSOE

En realidad, el melón de las pensiones lo abrió Ciudadanos. Inés Arrimadas se ha quedado sola en su crítica a la revalorización propuesta por el Gobierno. Ese discurso, reconocen en su equipo, conlleva "riesgos" por los millones de votos que están en juego dentro de una sociedad cada vez más envejecida. Pero el partido naranja ha salido a morder al "bipartidismo" y se ha propuesto "cerrar las brechas" entre jóvenes y pensionistas o entre el sector privado y los funcionarios, a los que el Ejecutivo ha prometido una subida del 9,5% en tres años.

Durante la sesión de control del miércoles, Arrimadas acusó a Sánchez de querer "reventar" el sistema del bienestar con la subida salarial a pensionistas y funcionarios, y recordó que, en los últimos años, "la pensión media ha subido un 40%", frente al 6% en que se ha incrementado el salario de los jóvenes. Ciudadanos apuesta por revalorizar las jubilaciones, pero vinculándolas a una subida de los sueldos, especialmente los de los más jóvenes. "No tiene sentido subir las pensiones a costa de los salarios que las mantienen", reiteró la dirigente este jueves.

El partido naranja prepara una ofensiva parlamentaria sobre esta cuestión para "retratar" al PP y obligarlo a posicionarse en sede parlamentaria, aunque Arrimadas ya avanza que los populares "apoyarán" la "política kamikaze" y de la subida de las jubilaciones por un interés puramente "electoralista". Fuentes de Vox, por su parte, evitan suscribir la iniciativa de Ciudadanos, aunque sí cargan contra el "bipartidismo" por "usar las pensiones como herramienta electoral". La formación de Santiago Abascal no es ajena a lo delicado del debate y, aunque advierte sobre la necesidad de "replantear" el sistema para garantizar su viabilidad, tampoco especifica la fórmula que escogería en caso de gobernar.

El Gobierno ha destinado el grueso del gasto previsto para 2023 a tres partidas principales: deuda pública, funcionarios y pensiones. En concreto, la revalorización de las jubilaciones con la inflación (8,5%) ha llevado al PP a hacer un ejercicio de equilibrismo entre la crítica al Ejecutivo por la "insostenibilidad" del sistema a medio plazo y el apoyo cerrado a la medida y a lo estipulado en el Pacto de Toledo. La posición en Génova en lo relativo a la subida de las pensiones no ha cambiado un ápice, pero sí cuestionan su viabilidad económica dentro de un plan de ingresos bajo la lupa de la Comisión Europea.

Partido Popular (PP) Pensiones Alberto Núñez Feijóo
El redactor recomienda