Es noticia
Menú
El PP no renovará el CGPJ esta legislatura si Moncloa consuma "el golpe" en el TC
  1. España
Semana clave

El PP no renovará el CGPJ esta legislatura si Moncloa consuma "el golpe" en el TC

Génova espera una llamada de Bolaños y negociar con las pautas dadas por Reynders. Bruselas presionará a Sánchez para que no llegue en "rebeldía" a la presidencia de la UE

Foto: El presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ, Carlos Lesmes. (EFE/Ballesteros)
El presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ, Carlos Lesmes. (EFE/Ballesteros)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Otra semana clave para el poder judicial, pese a que la visita del comisario europeo, Didier Reynders, no ha movido las posturas, por el momento, de políticos y jueces. Entre la Moncloa y el PP no ha habido acercamiento alguno en las últimas horas. Solamente se ha constatado el telón de acero que hay entre el ministro de Presidencia, Félix Bolaños, y el vicesecretario del PP Esteban González Pons. Los populares insisten en que se sentarán a negociar en cuanto les llamen. La dificultad estriba en la coletilla. Génova quiere una renovación como la planteada desde Bruselas: primero el CGPJ con la actual ley y, después, un compromiso para reformar el procedimiento de elección de los jueces.

Hasta aquí, nada nuevo. Lo que parece que si puede virar es la unidad de los llamados 'conservadores' en su rechazo a hacer nombramientos en el Constitucional. La sensación en estos momentos entre los vocales es de hastío, al constatar que la labor del 'mediador' ha sido un fracaso. Con la dimisión del presidente, Carlos Lesmes, sobre la mesa no se descarta una fuga de voto que permita la mayoría necesaria para relevar a los magistrados caducados. De esta forma, el Gobierno lograría su objetivo de que el CGPJ diera dos nombres y la Moncloa otros dos, lo que favorecería un control del tribunal de garantías. El PSOE contaría con siete 'progresistas' frente a cuatro 'conservadores' en el Constitucional.

Foto: El presidente Sánchez junto al FGE, Álvaro García Ortiz. (EFE)

Si finalmente el Gobierno logra lo que desde Génova se califica como "un golpe" al TC, esto supondría, según señalan a El Confidencial fuentes populares, “el fin de cualquier atisbo de acuerdo con el PSOE”. El PP estaría dispuesto a esperar a la próxima legislatura con el máximo órgano de los jueces caducado. La formación de Feijóo confía en que no se llegue a este extremo, pero fuentes judiciales señalan que la conclusión de la última reunión con Lesmes es que es "muy probable".

El todavía presidente del CGPJ dedicó la mayoría de su intervención a presionar para que se aceptase renovar el TC. "Parecía que estábamos escuchando a Bolaños", resume uno de los participantes del ala conservadora. Por el contrario, fue poco claro sobre cuándo presentaría su dimisión al ser interpelado por los asistentes. Varios magistrados coinciden en que si finalmente hay cambios en el Constitucional, el Gobierno tampoco presionará para renovar el CGPJ.

"Si hay nuevo TC, el CGPJ está condenado a pudrirse", resume un miembro de esta institución que recuerda que tribunales como el Supremo caerían en una situación "agónica" de bloqueo y que la tensión en el máximo órgano de los jueces se agudizaría. Pocos confían en que la marcha de Lesmes sirva para mover la postura de los partidos y temen que acabe desencadenando una crisis peor.

Foto: Conde-Pumpido con Dolores Delgado. (EFE/Fernando Alvarado) Opinión

En Bruselas, el ambiente no es mejor. Reynders se lleva una mala impresión de España, según admiten fuentes comunitarias, que enmarcan la "cordialidad" del comisario en su condición de diplomático. En privado, ha expresado el malestar por el bloqueo y con la actitud del Gobierno, dado que el PP asume su posición. La Comisión ha tomado nota y será vigilante con los próximos pasos que se den en nuestro país.

La baza que va a jugar es presionar a Pedro Sánchez con la presidencia europea que asumirá España en el segundo semestre de 2023. La Comisión no concibe que se llegue a esa fecha sin cumplir los estándares europeos, es decir, sin haber reformado el sistema de elección de los jueces para despolitizarlo. Para conseguirlo, se irán mandando 'mensajes' al Gobierno. Se da la circunstancia de que el próximo informe sobre el Estado de derecho de los Veintisiete se hará público en julio. Si España vuelve a ser amonestada por la situación del poder judicial, sería un varapalo para inaugurar la presidencia española. "Sánchez no se puede arriesgar a que en cada intervención en Bruselas se le afee esta anomalía democrática", advierte un eurodiputado.

Foto: El presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) , Carlos Lesmes (c), preside un pleno extraordinario. (EFE)

Además del informe sobre el Estado de derecho, Bruselas tiene otros mecanismos. Hay coincidencia en que los fondos europeos no dejarán de llegar, pero hay quienes apuntan a que se podrá introducir como un 'hito' o recomendación la reforma de la Justicia dentro de la negociación que en estos momentos lleva a cabo la vicepresidenta Nadia Calviño para lograr la luz verde para el segundo paquete de 70.000 millones de los Next Generation.

Otra opción es abrir a España un expediente de infracción, pero fuentes comunitarias reconocen que sería poco efectivo por los plazos. Este tipo de medidas implica un proceso que se prolonga durante años entre la fase pre contenciosa y la contenciosa. Además de comenzar con un plazo de diálogo entre el Gobierno y Bruselas sobre sus discrepancias que llevaría meses. Las esperanzas comunitarias están puestas en que Sánchez evite pasar por el desgaste de ser un presidente de turno "en rebeldía".

Otra semana clave para el poder judicial, pese a que la visita del comisario europeo, Didier Reynders, no ha movido las posturas, por el momento, de políticos y jueces. Entre la Moncloa y el PP no ha habido acercamiento alguno en las últimas horas. Solamente se ha constatado el telón de acero que hay entre el ministro de Presidencia, Félix Bolaños, y el vicesecretario del PP Esteban González Pons. Los populares insisten en que se sentarán a negociar en cuanto les llamen. La dificultad estriba en la coletilla. Génova quiere una renovación como la planteada desde Bruselas: primero el CGPJ con la actual ley y, después, un compromiso para reformar el procedimiento de elección de los jueces.

Félix Bolaños PSOE Tribunal Supremo Partido Popular (PP)
El redactor recomienda