Es noticia
Menú
"Fontanero jefe", portavoz y 'runner': el 'general Bendodo' toma la plaza de Madrid
  1. España
COORDINADOR GENERAL

"Fontanero jefe", portavoz y 'runner': el 'general Bendodo' toma la plaza de Madrid

El número tres de Génova se ha hecho un hueco en los círculos más influyentes de la capital. El 'hombre para todo' de Feijóo asume de lleno las tareas orgánicas y la planificación estratégica de un PP que mira a la Moncloa

Foto: El coordinador general del PP, Elías Bendodo, con José Luis Martínez-Almeida y otros cargos del PP de Madrid.
El coordinador general del PP, Elías Bendodo, con José Luis Martínez-Almeida y otros cargos del PP de Madrid.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

"Keep calm and carry on". Mantén la calma y continúa. No es un mal lema para un estratega político con una dilatada experiencia en labores de fontanería orgánica. La taza roja con esa inscripción ya no está en ningún despacho de Sevilla. Tampoco en Málaga. Ahora es parte del decorado de la amplia estancia que Elías Bendodo ocupa desde hace pocos meses en la cuarta planta de Génova, a pocos escalones de la cúpula presidencial. El malagueño fue durante 25 años la sombra de Juanma Moreno, ahora convertido en político de moda por la histórica mayoría absoluta que firmó en una comunidad autónoma tradicionalmente socialista. "A él le ayudó a llegar a San Telmo. Ahora le toca ayudar a Feijóo a llegar a la Moncloa", observan en su entorno.

Los que le conocen saben que el político andaluz siempre ambicionó dar el salto al puente de mando. Pero los cambios no siempre son fáciles, ni siquiera para el alumno más aventajado. El 1 de abril, durante su propia coronación, Alberto Núñez Feijóo desveló un secreto a voces y confirmó a Elías Bendodo como el nuevo 'hombre fuerte' de Génova. Pero el puesto estaba lleno de incógnitas. El nuevo líder del PP recuperó la bicefalia en la estructura orgánica de Génova, y situó al exconsejero de Presidencia de la Junta en el puesto de coordinador general del partido, un peldaño por debajo de la secretaría general que ocupa Cuca Gamarra.

Foto: Gamarra y Feijóo, ayer en el congreso del PP de Madrid. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

El PP ya había tenido experiencia en desdoblar el segundo escalón del partido, con la diferencia de que Aznar y Rajoy emplearon la figura de coordinador general cuando estaban en el Gobierno, y no en la oposición. Ángel Acebes y Fernando Martínez-Maíllo no eran, por tanto, un espejo en que pudiese mirarse Elías Bendodo. El reparto de papeles no estaba claro. Además de la secretaria general, que venía a suplir en el puesto al polémico Teodoro García Egea, Feijóo había confiado las labores orgánicas más espinosas a Miguel Tellado, fiel escudero del gallego durante su etapa en la Xunta, y a Ángel González, nuevo secretario de organización en sustitución de Alberto Casero.

Sus primeros días en la capital estuvieron marcados también por algún que otro tropezón. En pleno debate sobre el "catalanismo cordial" abanderado por Feijóo, el nuevo coordinador general de Génova se hizo un lío con las "nacionalidades" y alegó que "España es un Estado plurinacional", un "error" corregido días después por el propio líder del PP y que sirvió en bandeja la munición a Ciudadanos y Vox para cargar las tintas contra Feijóo.

Foto: Juanma Moreno, con Elías Bendodo y parte de su equipo en la noche del 19 de junio. (Cedida)

Pero los exabruptos fueron desapareciendo con el paso de las semanas. "Ahora está como Pedro por su casa", asegura un dirigente próximo al andaluz. "Como si llevase aquí toda la vida", sostiene otra fuente de su entorno. Bendodo se ha convertido en uno de los imprescindibles de Feijóo, y sus funciones ya están más que delimitadas. Lo suyo, además de la portavocía de Génova, son las batallas intestinas, que gestiona con diligencia junto a Miguel Tellado. Subsanar los desperfectos orgánicos con sigilo, planificar la estrategia del partido, dirigir la demoscopia interna, o entablar relación privada con otras organizaciones, empresas o partidos políticos. Es decir, gestionar los entresijos de un partido político. Lo que viene siendo un "fontanero jefe", como ironiza algún compañero.

Elías Bendodo ha ido ganando posiciones hasta el punto de convertirse en el 'hombre fuerte' de Génova, pero también ha ido abriéndose hueco en los círculos más influyentes de la capital. El dirigente andaluz ya está completamente asentado en Madrid, aunque vuelve a Sevilla un par de veces al mes por su condición de parlamentario regional, el único nexo laboral que le une ya a su tierra. La relación con Juanma Moreno sigue intacta. "Se llaman todos los días, y no necesariamente por trabajo", aseguran fuentes bien posicionadas.

Pero el círculo de Bendodo es ahora mucho más amplio. El dirigente ha hecho piña con el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. Junto a él y a Borja Carabante, íntimo del regidor y delegado de Medio Ambiente y Movilidad en el Ayuntamiento, sale a correr al Retiro de Madrid, una antigua afición del mandatario andaluz que se ha llevado consigo a Madrid. El dirigente se prepara para la media maratón de Madrid y en su entorno bromean con la intención del mandatario de sumar a Cuca Gamarra a su equipo de 'runners'.

Además de la interlocución "fluida y constante" con Alberto Núñez Feijóo, el 'coordinador' de los vicesecretarios de Génova comparte la mayor parte de su tiempo laboral con Miguel Tellado y Cuca Gamarra. Con el máximo responsable de Organización trabaja "día a día" y va "territorio a territorio" para resolver todos los polvorines orgánicos, desde los congresos sin resolver hasta la elección de los candidatos que darán la batalla en las urnas en las próximas elecciones autonómicas y municipales. Los dos saben lo que es estar en las "tripas" de una organización, por lo que la sintonía es buena entre ellos.

A Cuca Gamarra le une una estrecha amistad. Los dos trabajaron juntos en la campaña de Soraya Sáenz de Santamaría para las primarias que ganó Pablo Casado. Antes habían coincidido en la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), él como portavoz y ella como vicepresidenta, cuando Bendodo era presidente de la Diputación de Málaga y Gamarra alcaldesa de Logroño. Ahora no hay invasión de competencias. La política riojana está más alejada del barro orgánico, y ejerce más bien como nexo entre los grupos parlamentarios, que coordina y supervisa, y la dirección de Génova.

Al "general" de Génova no le ha pasado factura, de momento, mudarse a Madrid. La vista está puesta en 2023. El PP aspira a gobernar y está en condiciones de hacerlo según las encuestas, pero los más veteranos en la política, y Bendodo es uno de ellos, saben que 18 meses es una eternidad. El tiempo dirá si al fontanero que empezó sus días en la política como concejal le aguarda o no un sillón al abrigo de Feijóo en la Moncloa.

"Keep calm and carry on". Mantén la calma y continúa. No es un mal lema para un estratega político con una dilatada experiencia en labores de fontanería orgánica. La taza roja con esa inscripción ya no está en ningún despacho de Sevilla. Tampoco en Málaga. Ahora es parte del decorado de la amplia estancia que Elías Bendodo ocupa desde hace pocos meses en la cuarta planta de Génova, a pocos escalones de la cúpula presidencial. El malagueño fue durante 25 años la sombra de Juanma Moreno, ahora convertido en político de moda por la histórica mayoría absoluta que firmó en una comunidad autónoma tradicionalmente socialista. "A él le ayudó a llegar a San Telmo. Ahora le toca ayudar a Feijóo a llegar a la Moncloa", observan en su entorno.

Alberto Núñez Feijóo Partido Popular (PP)
El redactor recomienda