Es noticia
Menú
Peiro: "El Gobierno debería aprobar un bono familiar que vaya más allá de la cesta de 30 euros"
  1. España
Secretaria general de Cáritas Española

Peiro: "El Gobierno debería aprobar un bono familiar que vaya más allá de la cesta de 30 euros"

Natalia Peiro explica la alternativa de la organización de la Iglesia católica al plan del Ejecutivo, centrado en reforzar las ayudas en educación y sanidad. "La gente tendrá que elegir entre ir al dentista o pagar la electricidad"

Foto: Natalia Peiro, secretaria general de Cáritas Española. (Cedida)
Natalia Peiro, secretaria general de Cáritas Española. (Cedida)

A los 75 años de su fundación, hay todavía quien ve a Cáritas Española como un organismo que da limosnas y comida caliente a los pobres que piden a las puertas de las parroquias. Basta escuchar a Natalia Peiro, su secretaria general y una de las mujeres con mayor influencia en la Iglesia española, para darse cuenta de que, detrás de una labor asistencial primaria, en la que atiende a tres millones de personas, invirtiendo 400 millones de euros, hay algo más.

"Nos lo acaba repetir el papa Francisco cuando nos recibió hace unas semanas: no tenemos que ser una empresa de la caridad que mira su función por el número de bolsas de comida que reparte. Estamos aquí para transformar la vida de esas personas, para transformar la sociedad en un mundo más fraterno y en el que todos seamos iguales". Aunque, para eso, de vez en cuando, tenga que enfadar a gobiernos de uno y otro signo, sacándoles los colores por no atender sus obligaciones para con los más desfavorecidos. La efectividad de la polémica cesta de la compra de 30 euros, propuesta por el Ejecutivo, es uno de los temas a abordar.

Foto: Entrevista a Raúl Flores. (Jesús Hellín)

PREGUNTA. ¿Cómo vislumbra Cáritas el impacto de un otoño con la inflación desbocada y los precios de la luz y el gas que amenazan con dejarnos tiritando?

RESPUESTA. Desgraciadamente, en los últimos años estamos bastante acostumbrados, pero vislumbramos un crecimiento de las necesidades de atención que desbordarán a muchas familias. El incremento de precios por la guerra en Ucrania está generado una situación nueva para una gran parte de la sociedad española y complica aún más una situación ya conocida para muchas personas y familias a las que estamos acompañando.

"Hablamos de familias que, en una situación optimista, pueden ingresar 1.000 euros al mes y que para sus necesidades básicas se gastan 800"

P. ¿Y cómo lo va a afrontar sobre todo ese 20% de españoles cuyos ingresos están por debajo del umbral de la pobreza?

R. Más de la mitad de las personas que atendemos tienen algún tipo de trabajo; luego están esos 600.000 hogares sin ingreso alguno; y hay otras muchas que perciben ingresos mínimos. En todo caso, hablamos de familias que, en una situación optimista, pueden ingresar unos 1.000 euros al mes y que, para sus necesidades básicas de alimentación y vivienda, se gastan 800. Imaginemos cómo afrontan la vuelta al cole, el calzado, el vestido, los gastos sanitarios… y nos podremos hacer una idea de lo que les espera.

P. La inflación también afecta a Cáritas. ¿Cómo repercute en el presupuesto destinado a los programas de ayuda? ¿Se verán obligados a recortar en prestaciones?

R. Espero que no nos veamos obligados a ello. Sí, es cierto que notamos mayor demanda. Las Cáritas diocesanas han detectado en el primer semestre de 2022 un 8% más de solicitudes de ayuda y han tenido que invertir un 22% más en recursos. Y, ahora, los gastos van destinados a primera acogida y atención a necesidades básicas, cuando en los últimos años estábamos dedicando más a formación y empleo.

"Cuando vemos el nivel de ingresos y prestaciones económicas que tienen las familias que acompañamos, te quita el sueño"

P. De todos los nubarrones que despuntan por el horizonte para las personas más vulnerables, ¿cuál le quita más el sueño?

R. El de la vivienda. Es un problema gravísimo en España, sobre todo para las familias con menores a cargo. Es muy doloroso de cara a este invierno que una familia de cuatro miembros se gaste 160 euros mensuales para poder tener una vivienda pequeña a una temperatura adecuada. Son cuestiones que, cuando vemos el nivel de ingresos y prestaciones económicas que tienen las familias que acompañamos, te quita el sueño, porque no puedes imaginar cómo afrontarán el invierno. Tener una solución para vivienda social en régimen de alquiler y con condiciones de eficiencia energética y temperatura adecuadas es una cuestión de lo más importante.

P. ¿Qué le parece el debate sobre las cestas de la compra con productos básicos a 30 euros?

R. No puedo adelantar mucho, porque queremos presentarlo al Gobierno y a los partidos políticos en octubre o noviembre, pero desde la Fundación Foessa estamos elaborando lo que llamamos un 'presupuesto básico o digno' por familia. El Gobierno debería aprobar un bono familiar que vaya más allá de la cesta de 30 euros. Por supuesto que es importante la cesta de la compra, pero, en la actual coyuntura, hay que considerar otros gastos esenciales de las familias en educación o sanidad, porque, en momentos de emergencia, la gente tendrá que elegir entre ir al dentista o pagar la electricidad, y no debería ser así.

Foto: Estos son algunos de los productos que podrían incluirse en la promoción del 30x30 de Carrefour. (EFE/Miguel Gutiérrez)

La referencia no debería ser una cesta de la compra básica. Nosotros queremos ahondar más en los hogares, porque no todos tienen las mismas necesidades. Los hay con miembros que tienen problemas de salud y necesitan una asistencia básica; los hay con personas con discapacidad o dependientes; los hay con niños pequeños o personas solas. Es decir, las necesidades no son todas iguales, por lo que se necesitan presupuestos acordes a cada miembro y que se tenga en cuenta si hay gastos en salud, en educación, en transporte e, incluso, gastos en relaciones sociales, porque es innegable que el aislamiento, el conflicto social, la violencia doméstica o contra los menores también tiene mucho que ver con esa olla a presión que han supuesto estos años de pandemia, confinamiento y la falta de relaciones. La cuestión no es tan sencilla como decir 'nos tenemos que gastar 30 euros en la compra'.

P. Cáritas Europa apoya la medida propuesta por la Comisión Europea de poner tributos a los beneficios de las empresas energéticas. ¿Es justo y necesario?

R. Por supuesto, y lo comparto. Yo misma soy vicepresidenta de Cáritas Europa. Hay un consenso muy grande en que no debemos alimentar la inflación. No puedo decir yo una opinión económica, pero, desde lo más liberal que es cómo enfriar la economía, nosotros estamos de acuerdo en que, si de esta coyuntura de aumento de precios se están beneficiando algunos sectores y perjudicando a las familias, especialmente a las más vulnerables y empobrecidas, hay que tener herramientas para que no sean estas las que paguen, como suele ser habitual, los costes de lo que está ocurriendo. Así que, si esta medida de la Comisión Europea se utiliza para que puedan beneficiarse las personas que tienen menos dinero a su disposición, pues es bienvenida, claro que sí.

"Sería necesario reunirse, hablar, buscar todos los actores políticos juntos un pacto de Estado contra la pobreza"

P. En España, el Gobierno propuso algo parecido, pero gravando los ingresos en lugar de los beneficios de las energéticas, razón por la que el principal partido de la oposición dijo que no votaría a favor de la medida y acabaron enzarzados… Haga de portavoz de esos colectivos a los que acompaña Cáritas: ¿qué les diría a los políticos ante la que se nos viene encima?

R. Es necesario que no haya una mirada cortoplacista. Da la sensación que lanzamos medidas solo para ver qué dice la gente. Pero estamos en un momento en el que sería necesario reunirse, hablar, buscar entre todos los actores políticos un pacto de Estado contra la pobreza. El diálogo y la mirada conjunta de Estado y de país es importante en estos momentos.

P. Han estado recientemente con el papa Francisco, quien alabó su labor y que esta es reconocida por la sociedad por encima de creencias e ideologías. Sin embargo, algunas fuerzas políticas, sin ir más lejos, Vox, les critican por apoyar el salario mínimo, por su acompañamiento a los inmigrantes o porque los ven escorados a la izquierda por apoyar la reforma laboral del Gobierno de coalición. Otros, como el PP, no ven los pobres por Madrid que sí certifican los informes Foessa. ¿Les escuecen estas críticas?

R. Pues nos sentimos mal, pero nadie nos dijo que esto iba a ser fácil y es muy evangélico que te ataquen por defender lo que es justo. Con los informes Foessa ya tenemos las espaldas un poco anchas y sabemos que, cada vez que los publicamos, el Gobierno nos critica, y el que está en la oposición nos halaga. Nos pasa constantemente.

"Muchos de los trabajos que se han creado lo son a tiempo parcial, y la parcialidad es indeseada"

Hablaba de la reforma laboral… Sí, pero también decimos que muchísimos de los trabajos que se han creado lo son a tiempo parcial, cuando la parcialidad es indeseada, cuando la sufren, por ejemplo, muchas mujeres que tienen niños a cargo, porque no tiene otra forma de poder engancharse al mercado laboral y conciliar. Pues eso también lo criticamos, claro, como el número de fijos discontinuos, que han crecido bastante…

A los 75 años de su fundación, hay todavía quien ve a Cáritas Española como un organismo que da limosnas y comida caliente a los pobres que piden a las puertas de las parroquias. Basta escuchar a Natalia Peiro, su secretaria general y una de las mujeres con mayor influencia en la Iglesia española, para darse cuenta de que, detrás de una labor asistencial primaria, en la que atiende a tres millones de personas, invirtiendo 400 millones de euros, hay algo más.

Cáritas Hogares
El redactor recomienda