Es noticia
Menú
Sánchez aparta a Podemos de la fiscalidad y le arrebata su gran bandera electoral
  1. España
Sube la presión fiscal a las rentas altas

Sánchez aparta a Podemos de la fiscalidad y le arrebata su gran bandera electoral

Nuevamente, la formación morada se enteró por la prensa del anuncio de María Jesús Montero de que habrá más subidas selectivas de impuestos. Tampoco estaba al tanto la propia Dirección General de Tributos, dependiente de Hacienda

Foto: Yolanda Díaz y Pedro Sánchez. (EFE/Juanjo Martín)
Yolanda Díaz y Pedro Sánchez. (EFE/Juanjo Martín)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Pedro Sánchez ha arrebatado de cuajo a Unidas Podemos una de sus banderas históricas, y pretende mantener a sus socios lejos del impuesto a las grandes fortunas que esboza el Ministerio de Hacienda, pero también del nuevo "paquete fiscal" anunciado este lunes. Con sus socios culpándole de la paralización de las negociaciones de los presupuestos generales del Estado para 2023, y elevando el tono contra el PSOE, la ministra María Jesús Montero ha dejado claro que es ella quien controla los resortes de las "subidas selectivas de impuestos", que será ella quien las desarrolle, y nadie más.

Montero, número dos del PSOE y valor seguro para el presidente del Gobierno, llamó ayer a la tranquilidad a sus socios: "Llegaremos a un acuerdo" presupuestario. La ministra perfila con sigilo la reforma fiscal, hasta el punto de que ni siquiera estaban informados en la Dirección General de Tributos. "No puede haber otro camino", aseveró ayer desde Ferraz, pese a que los socialistas tumbaron hace tres meses la propuesta legislativa de Unidas Podemos en el Congreso. El anuncio de nuevas subidas impositivas a las rentas más altas llegó apenas dos horas después de que Alberto Núñez Feijóo exigiera públicamente al Gobierno que rebaje el IVA de alimentos básicos.

Con el oxígeno que le proporciona remar en la misma dirección que la UE en materia de impuestos, la ministra de Hacienda ha aprovechado la ofensiva fiscal de las comunidades autónomas para doblar su apuesta: confronta con el PP en un debate que la Moncloa considera beneficioso, que refuerza el giro discursivo del jefe del Ejecutivo (Sánchez en lucha contra los grandes y 'oscuros' poderes económicos) y desarma a Unidas Podemos, disputándole una medida que podría vender como una de sus grandes victorias. Fuentes del partido morado aseguran que no estaban enterados de que Montero tenía previsto anunciar este paquete fiscal, y no es la primera vez que ocurre.

Foto: María Jesús Montero, este lues. (EFE/Fernando Alvarado)

Reprochan que pasó lo mismo con el giro a la izquierda de Sánchez en el debate sobre el estado de la nación, en julio, cuando el presidente anunció los nuevos impuestos temporales a la banca y a las energéticas. Y sucedió lo mismo con el impuesto a las grandes fortunas, la semana pasada.

Los socios no solo arrancan el último año de legislatura disputándose las medidas aprobadas por el Gobierno de coalición en su conjunto, sino que están intensificando sus estrategias para monopolizar los posibles réditos electorales que generen estas normas, aunque esto suponga ir robando carteras a sus compañeros en el Consejo de Ministros. Las maquinarias electorales empiezan a moverse, y el fuego amigo arrecia.

Sorpresa en la Dirección General de Tributos

Los últimos anuncios de Hacienda también han pillado por sorpresa a los fiscalistas. De hecho, fuentes de alto nivel de la Dirección General de Tributos admiten que no estaban informados, y que tendrán que trabajar contrarreloj para desarrollar propuestas de cambios tributarios, como el nuevo gravamen a las fortunas españolas.

Foto: El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo. (EFE/F. G. Guerrero)

El organismo que dirige María José Garde Garde es el encargado de redactar los textos tributarios. Ya en verano, tuvo que trabajar con prisas para desarrollar los bocetos de los impuestos extraordinarios a la banca y a las energéticas. Esta vez, la propuesta de Montero pasa por pedir un esfuerzo adicional a los millonarios, sin definir umbral, mientras estos ya se mueven para blindar sus patrimonios.

Los fiscalistas consultados creen que podría estar desarrollando un nuevo tributo al que se pueda deducir la cuota abonada por patrimonio a nivel autonómico. El problema es que para que se pueda devengar por el ejercicio de 2022 en la presentación del impuesto en 2023, debería aprobarse antes del 31 de diciembre. En cuanto a la recaudación, podría superar los 1.000 millones de euros, asumiendo la recaudación que no llega desde la Comunidad de Madrid por patrimonio, al estar bonificado al 100%.

La otra opción de Hacienda, que ya se barajó hace un año y que sugirió el Libro Blanco del comité de expertos fiscales designado para revisar el sistema fiscal español, es establecer un mínimo de tributación por patrimonio a escala nacional.

Foto: Isabel Rodríguez, ministra de Política Territorial y Portavoz del Gobierno. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

Los expertos consultados creen que también podría haber cambios en las rentas del capital, que gravan los beneficios obtenidos por la inversión en bienes financieros, como acciones o fondos. Actualmente, el tipo impositivo es del 19% hasta los 6.000 euros; desde los 6.000 euros hasta los 50.000 euros es del 21%, y del 23% en la horquilla que va de los 60.000 hasta los 200.000 euros, con un tipo fijo del 26% a partir de esta cifra.

Precisamente, el Gobierno de Sánchez ya introdujo este nuevo tramo a los contribuyentes con mayores ganancias con su ahorro o inversión en 2020. Tras la crisis financiera, Hacienda, con Cristóbal Montoro como ministro, llegó a subir el tramo más alto al 27%, y los fiscalistas consideran que se podría volver a estos niveles.

Foto: Yolanda Díaz. (EFE/Juan Carlos Cárdenas)

Por lo pronto, y mientras ambos socios se disputan la autoría del gravamen que Montero aún está trabajando —y del que evita facilitarles detalles—, la ministra de Hacienda ya ha rechazado convertir este impuesto en "estructural", como le pedían Díaz y el resto de voces de Unidas Podemos. Será "temporal", insiste la ministra, para quien estas cuestiones son "matices", que no deben distraer de lo importante: "Quiénes se benefician" del gravamen.

No quiere hacerlo estructural, explican fuentes del PSOE, porque Montero pretende abordar una posible armonización del impuesto de patrimonio en el marco de la reforma de la financiación autonómica. Distintas fuentes autonómicas consultadas por El Confidencial ven prácticamente imposible despejar siquiera la entrada al laberinto de la financiación de las CCAA, en pleno año electoral y con Hacienda aún pendiente de responder a las alegaciones que le remitieron las comunidades autónomas en enero.

El caso del gravamen a las grandes fortunas, además, es especialmente hiriente para Unidas Podemos, toda vez que este impuesto viene a ser el 'pecado original' de la coalición; una medida que Podemos e IU pelearon por incluir, sin éxito, en el acuerdo con sus socios. Además, los movimientos del PSOE tienen lugar mientras Unidas Podemos y la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, reman en una dirección similar en lo que toca a los presupuestos, reclamando al PSOE que desbloquee una negociación que consideran lejos de concluir.

Sin embargo, donde Unidas Podemos reconoce que no tenía información —Montero les transmitió parcamente que habría impuesto a las grandes fortunas después de anunciarlo a la prensa—, la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, aseguraba estar negociando directamente con la ministra de Hacienda. Ocurrió lo mismo con los anuncios de Sánchez en el debate sobre el estado de la nación, que Díaz sí conocía, pero hoy en su entorno restaban importancia a esta situación.

Foto: Ione Belarra, Irene Montero y Pedro Sánchez. (EFE/Emilio Naranjo)

Recordaban que es Unidas Podemos quien ha defendido durante años la necesidad de incrementar la presión fiscal a los que más tienen, además de destacar las líneas de actuación que defienden en la negociación presupuestaria: fijar un tipo efectivo mínimo del 15% para el impuesto de sociedades; el nuevo impuesto sobre las grandes fortunas, y un aumento de los tipos que gravan a las rentas del capital en el IRPF para las personas que están en los tramos más altos.

"Nos une un proyecto completo", "las medidas fiscales serán compartidas", prometía el lunes la ministra de Hacienda. Sus socios temen que vaya a dárselas hechas y listas para su aprobación, que sean mucho menos ambiciosas de lo que creen que corresponde... y que tengan que aceptarlas del mismo modo, porque sería difícil justificar su negativa a iniciativas que, cuanto menos, sean muy parecidas a las que llevan años defendiendo, como ese aumento de presión fiscal a las grandes fortunas. Hoy, esta medida vuelve como un bumerán, y tienen muy poco margen para moverse.

Pedro Sánchez ha arrebatado de cuajo a Unidas Podemos una de sus banderas históricas, y pretende mantener a sus socios lejos del impuesto a las grandes fortunas que esboza el Ministerio de Hacienda, pero también del nuevo "paquete fiscal" anunciado este lunes. Con sus socios culpándole de la paralización de las negociaciones de los presupuestos generales del Estado para 2023, y elevando el tono contra el PSOE, la ministra María Jesús Montero ha dejado claro que es ella quien controla los resortes de las "subidas selectivas de impuestos", que será ella quien las desarrolle, y nadie más.

Fiscalidad IVA Ministerio de Hacienda María Jesús Montero PSOE Financiación autonómica IRPF
El redactor recomienda