Es noticia
Menú
Desconcierto de los barones socialistas por la intensidad de los ataques a los empresarios
  1. España
Acto ciudadano en la Moncloa

Desconcierto de los barones socialistas por la intensidad de los ataques a los empresarios

Los ataques a la patronal de Sánchez preocupan a varios dirigentes socialistas, que lamentan que se asuma el discurso de Podemos. La Moncloa ha roto también la interlocución privada

Foto: Visita del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a Sevilla. (EFE/Julio Muñoz)
Visita del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a Sevilla. (EFE/Julio Muñoz)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Lunes 31 de agosto de 2020. Pedro Sánchez arrancaba el curso político en la Casa América rodeado de empresarios y sociedad civil. Dos días después, en su agenda había encuentros con el entonces líder de la oposición, Pablo Casado, y su homóloga en Ciudadanos, Inés Arrimadas. El título de aquel acto dejaba un nuevo mantra del sanchismo: la 'resiliencia'. Eran tiempos difíciles, con la pandemia aún acuciante. El presidente llevaba el traje de hombre de Estado y proponía pactos políticos y económicos para "la recuperación" de España.

Miércoles 1 de septiembre de 2021. Mismo escenario, representantes del Ibex hoy proscritos para la Moncloa, como el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, y sociedad civil y representantes sindicales. El tono conciliador con el PP ha desaparecido. El presidente les acusa de "falta de lealtad" por no renovar el Consejo General del Poder Judicial. La relación con la patronal era buena. El Gobierno preparaba una subida del salario mínimo y sería consensuada.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE/Mariscal)

Lunes 5 de septiembre de 2022. El ciclo electoral marca la agenda. Sánchez cambia de escenario y de acompañantes. Hoy recibirá en la Moncloa a un grupo de medio centenar de ciudadanos para "escuchar a la calle". Los empresarios son ahora "poderes oscuros" al servicio de Alberto Núñez Feijóo. El presidente ha mutado, ante la preocupación de dirigentes del PSOE, que no dan crédito al camino emprendido hacia postulados que identifican con Podemos. "Hemos sustituido a los empresarios por el 'Aló, presidente", lamentan fuentes socialistas.

Los ataques a la patronal, que Sánchez reiteró el pasado sábado en Sevilla, incomodan a los barones autonómicos e incluso a empresarios ligados históricamente al socialismo, que apelan a que se restauren los puentes ante la crisis energética y económica. Fuentes de la CEOE insisten en esta línea de volver a la negociación y evitar la crispación por "respeto a las instituciones".

Detrás de este mensaje hay un alto grado de malestar con el Ejecutivo y justifican la ofensiva en que "busca culpables para no asumir sus responsabilidades". "No se ha atrevido a invitarnos porque sabe que el plantón sería monumental", asegura a El Confidencial uno de los asistentes a la Casa América. La interlocución con el presidente y sus ministros está rota, no solamente por el cruce de acusaciones en público, sino también en privado. Lejos quedan las etapas en que la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, eran 'colegas'.

Los empresarios creen que Sánchez no los ha convocado por miedo a un plantón general

"Los ministros le temen y nadie se sale del carril que marca", lamenta uno de los negociadores con el Ejecutivo. En los próximos días, se volverán a sentar a la mesa los representantes del diálogo social, pero desde la patronal se asume que es "un año perdido" porque ven al presidente haciendo campaña. "Desde junio, ha habido una escalada de descalificaciones hacia nosotros sin precedentes", recuerda un líder de los pequeños y medianos empresarios que lleva bregando con políticos desde la etapa de José María Aznar.

En concreto, reprochan especialmente a Yolanda Díaz que "mienta" sobre sus posiciones y los acuse de levantarse de la mesa de la negociación colectiva, cuando puntualizan que desde CCOO dieron por roto el último acercamiento al considerar insuficientes los avances en la cláusula de revisión salarial. Asimismo, desde la patronal consideran que el Gobierno les exige medidas que no cumple, como aplicar a los funcionarios una subida de sueldos ligada a la inflación o a los contratos públicos. Alertan de que un aumento salarial puede acabar siendo contraproducente si supone pagar más impuestos al tener una mayor remuneración y vuelven a reclamar bajadas en las cotizaciones y deflactar el IRPF.

El Ibex ya da por amortizado al presidente y lleva meses acercándose a Feijóo, que este verano ha tenido varios encuentros informales con algunos de sus integrantes. Alguno de los que en los últimos años estaban en primera fila aplaudiendo fervorosamente al presidente hoy reniega en tono duro de aquellas fotografías. Dan por hecho que habrá un Gobierno del PP y que Sánchez se irá a Europa a recolocarse.

Foto: El presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo

En la Moncloa, ignoran estas reclamaciones. Sánchez basará su estrategia electoral en la denuncia de que "poderes ocultos" trabajan contra su Gobierno. Ante la pérdida del voto del centro que se ha visto en las últimas citas electorales, se ha lanzado a por la izquierda. Busca ocupar el hueco que deja Podemos y que Sumar, de Yolanda Díaz, no termina de colonizar. De momento, las encuestas publicadas no reflejan el éxito de este nuevo viraje. El PP sigue agrandando la distancia con el PSOE.

Entre los presidentes y alcaldes socialistas que irán a las urnas en 2023, hay desánimo al ver que no se corrigen los errores: "Si machacamos a los empresarios en plena crisis, habrá despidos y se incendiará la calle", advierte un líder regional, que da por hecho que en los próximos comicios "tocará sufrir".

Lunes 31 de agosto de 2020. Pedro Sánchez arrancaba el curso político en la Casa América rodeado de empresarios y sociedad civil. Dos días después, en su agenda había encuentros con el entonces líder de la oposición, Pablo Casado, y su homóloga en Ciudadanos, Inés Arrimadas. El título de aquel acto dejaba un nuevo mantra del sanchismo: la 'resiliencia'. Eran tiempos difíciles, con la pandemia aún acuciante. El presidente llevaba el traje de hombre de Estado y proponía pactos políticos y económicos para "la recuperación" de España.

Ibex 35 Alberto Núñez Feijóo Yolanda Díaz Pedro Sánchez PSOE
El redactor recomienda