Es noticia
Menú
El PP acelera el 'cortejo' al PNV a la espera de la reunión entre Feijóo y Ortuzar
  1. España
PRETENDE ACERCAR POSTURAS

El PP acelera el 'cortejo' al PNV a la espera de la reunión entre Feijóo y Ortuzar

El líder popular se lanza a recuperar un vínculo que se rompió con la moción de censura contra Rajoy, consciente de que si llega a la Moncloa deberá afianzar nuevas sinergias parlamentarias para dar estabilidad a la legislatura

Foto: El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Biel Alino)
El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Biel Alino)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La rotunda victoria de Juanma Moreno en Andalucía aceleró un crecimiento electoral del PP nunca visto en años. Tanto que, al menos de momento, los populares pueden permitirse soñar con volver a gobernar, incluso sin ceder asientos a Vox. Alberto Núñez Feijóo se ve en la Moncloa y ese escenario le lleva a tratar de recuperar la sintonía con grupos con los que ve viable encauzar ciertas sinergias parlamentarias. El nuevo jefe de la oposición no tardó en recomponer el trato con Ciudadanos tras la 'opa hostil' que enfrentó a Inés Arrimadas y Pablo Casado; tendió la mano al PSOE para ponerse de acuerdo al menos en asuntos de Estado y tampoco ha cerrado la puerta a acuerdos con Vox. Otra de las grandes asignaturas pendientes pasa por acercar posturas con el PNV.

Los nacionalistas vascos son un partido capaz de apoyar a derecha e izquierda en el Congreso y cuyos votos resultan clave para dar mayor estabilidad a una hipotética legislatura encabezada por el PP. El presidente de los populares no ha dudado en lanzarse a recuperar un vínculo que está roto desde la moción de censura que acabó con la carrera política de Mariano Rajoy en 2018. Y no es una tarea sencilla. Para algunos cargos populares, la confianza que se rompió tras la "traición" de los jeltzales es difícil de restaurar. Los cinco diputados que tenía el PNV en el Congreso resultaron decisivos para aprobar los últimos presupuestos del expresidente del Gobierno y, poco después, facilitaron la llegada a Moncloa de Pedro Sánchez.

Foto: El presidente Mariano Rajoy en la segunda sesión de la moción de censura | REUTERS

Pero la propia fragmentación del arco parlamentario obliga al líder popular a enterrar las rencillas del pasado y tender puentes en busca de nuevas alianzas que limiten la influencia de Vox. La primera oportunidad la tendrá previsiblemente en pocas semanas, en el marco de un encuentro al que se comprometieron tanto Alberto Núñez Feijóo como Andoni Ortuzar. La cita sigue sin fecha, aseguran en Génova, donde mantienen el compromiso para fijar un encuentro en el que tratarán de convencer a los peneuvistas de que el proyecto de Sánchez está "agotado", para alejarles en la medida de lo posible del bloque de investidura.

La cita se planeó para la vuelta del verano, después de que los dos mandatarios coincidiesen en el aniversario por el asesinato de Miguel Ángel Blanco el pasado mes de julio. Pero la mano tendida de Feijóo para sentarse en una mesa con Ortuzar no es el único guiño del PP al PNV. De hecho, en los últimos días los populares no han cejado en su intento de cortejar a los jeltzales que, de momento, reafirman su lealtad al Ejecutivo liderado por Sánchez. Hace unos días fue Miguel Tellado el que puso voz a ese goteo de presión que el PP ha dejado caer en las últimas semanas.

Foto: El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, en Bilbao. (EFE/Miguel Toña)

Durante una visita a San Sebastián, el vicesecretario de Organización de Génova pidió al partido liderado por Ortuzar una "reflexión" sobre "su papel en la política española", porque "es tan responsable un Gobierno que adopta medidas erróneas como los partidos que apoyan esas medidas erróneas". Tellado, hombre de confianza de Feijóo desde su etapa en la Xunta, desplegó la estrategia de los populares con los nacionalistas vascos y pidió "sensatez" al PNV para alejarse de Sánchez. "Apelan permanentemente al argumento del voto útil para frenar a Bildu, pero ¿qué ha hecho el PNV? Si todo el peso que ahora tiene Bildu en España se lo ha dado el PNV a través de una moción de censura", recordó, sacando de nuevo a colación una herida que no termina de sanar en las filas populares.

El nuevo 'fontanero' de la estrategia de Génova utilizó su intervención para cargar contra el controvertido decreto energético de Sánchez y elevó la presión sobre el PNV por la posición reticente que también han mantenido los nacionalistas vascos ante el paquete de ahorro energético. Pero el propio Feijóo fue un paso más allá en los días siguientes. En una entrevista para 'El País', el jefe de la oposición dio otra palmada en la espalda al PNV y aseguró que es "mucho más fácil" hablar con esta formación que con el PSOE o con Vox. "Ellos creen en las autonomías, y nosotros también" añadió, en un claro órdago dirigido a los de Santiago Abascal.

Las palabras de Feijóo cayeron como un jarro de agua fría en la formación situada a su derecha. El vicesecretario de Acción Política del partido, Jorge Buxadé, publicó una dura columna en la que censuró que el gallego prefiera "pactar con el partido de Sabino Arana que con el de Ortega Lara" y en la que calificó al PNV como el partido "de los que gestionaron con la eficacia de un cirujano los efectos y réditos políticos del asesinato". Vox pretende que el pacto de gobierno que firmó con el PP en Castilla y León sirva de precedente para el resto de España, pero Feijóo se resiste, y más tras la experiencia en Andalucía. De hecho, en la misma entrevista, el jefe de la oposición reconoció que intentó llegar a un acuerdo con el socialista Luis Tudanca antes de firmar el acuerdo con el actual vicepresidente de la Junta, Juan García-Gallardo.

Foto: El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, y la portavoz del partido, Cuca Gamarra. (EFE/Chema Moya)

Feijóo tiene previsto iniciar en septiembre una ronda de contactos con los líderes de los principales partidos políticos, una tarea que prometió realizar tan pronto como se instalase en Génova, pero que ha ido dilatando por exigencias de agenda. Está por ver si en esa ronda prioriza a Andoni Ortuzar o a Santiago Abascal. La relación con el líder de Vox permanece congelada y, por el momento, la respuesta de Génova a ese encuentro es que acudirá si el presidente de la formación 'verde' le llama a consultas, pero no tomará la iniciativa para acelerar la cita.

El desafío de Feijóo en País Vasco

Los guiños de Feijóo al PNV han sido constantes en los últimos meses. El jefe de la oposición y sus cargos de confianza han multiplicado las visitas a una región en la que el partido necesita resucitar una marca que ha caído en picado en los últimos años. En una de sus últimas visitas, Feijóo deslizó su intención de recuperar la interlocución con Iñigo Urkullu, con el que mantiene una buena relación que fue labrándose durante años. El gallego planteó reunirse con el lendakari para "profundizar" en el vínculo que mantienen, y evita criticar la gestión del dirigente en País Vasco.

"Tengo una relación muy cordial con Urkullu. Coincidimos en políticas industriales, fiscales y energéticas", pero "discrepamos en la visión del Estado", subrayó el propio Feijóo. Este jueves, en su primera intervención ante los medios de comunicación tras un breve descanso estival, el jefe de la oposición celebró que el País Vasco haya deflactado un 4% adicional el IRPF para hacer frente a la emergencia económica y energética, en línea con la medida estrella que defiende Génova a nivel nacional.

Foto: El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, en Bilbao. (EFE/Miguel Toña)

El líder popular ha decidido apagar primero otros fuegos y ha aparcado el congreso del PP vasco para abrir el debate sobre el relevo de Carlos Iturgaiz. El desafío no es menor, y Feijóo se propone volver a insuflar oxígeno a la marca popular en País Vasco, con la ventaja de que el marcado perfil autonomista del gallego le permite tener buena entrada en la región. Como publicó El Confidencial, el dirigente popular tratará de crecer a costa de votantes huidos al PNV agitando la bandera de la moderación y de la gestión por encima de cuestiones identitarias que "dividen" a la sociedad vasca.

La rotunda victoria de Juanma Moreno en Andalucía aceleró un crecimiento electoral del PP nunca visto en años. Tanto que, al menos de momento, los populares pueden permitirse soñar con volver a gobernar, incluso sin ceder asientos a Vox. Alberto Núñez Feijóo se ve en la Moncloa y ese escenario le lleva a tratar de recuperar la sintonía con grupos con los que ve viable encauzar ciertas sinergias parlamentarias. El nuevo jefe de la oposición no tardó en recomponer el trato con Ciudadanos tras la 'opa hostil' que enfrentó a Inés Arrimadas y Pablo Casado; tendió la mano al PSOE para ponerse de acuerdo al menos en asuntos de Estado y tampoco ha cerrado la puerta a acuerdos con Vox. Otra de las grandes asignaturas pendientes pasa por acercar posturas con el PNV.

Partido Popular (PP) PNV Alberto Núñez Feijóo
El redactor recomienda