Es noticia
Menú
Feijóo congela hasta otoño su 'think tank': la Oficina del Presidente sigue desierta
  1. España
GOBIERNO EN LA SOMBRA

Feijóo congela hasta otoño su 'think tank': la Oficina del Presidente sigue desierta

El líder popular anunció en marzo la creación de un comité asesor anónimo y ajeno a Génova para estructurar la alternativa económica e ideológica del partido. El proyecto lleva aparcado cuatro meses

Foto: El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, con algunos diputados en el Congreso. (EFE/Mariscal)
El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, con algunos diputados en el Congreso. (EFE/Mariscal)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Alberto Núñez Feijóo aún no se había puesto el traje de líder del Partido Popular cuando anunció un ambicioso proyecto para mejorar el "ideario" de la formación con aportaciones que llegasen más allá de las lindes de Génova. La bautizada como Oficina del Presidente estaba llamada a funcionar como un nuevo 'think tank', pero con el sello del nuevo dirigente popular. Según el plan inicial, el órgano estaría liderado por un "comité asesor" repleto de "profesionales de prestigio" con implantación tanto dentro como fuera de la política, con el objeto de abrir un canal confidencial que uniese la dirección con altos ejecutivos del Ibex, organizaciones sindicales, exministros alejados de la vida pública, embajadores o exdirigentes de otras fuerzas para sembrar de propuestas externas la nueva hoja programática.

Era uno de los primeros compromisos en el terreno orgánico del todavía candidato a la presidencia del PP. El partido lo anunció el pasado 29 de marzo, a apenas cuatro días del congreso nacional de Sevilla que entronizaría definitivamente a Feijóo. Cuatro meses después, el 'consejo de sabios' del líder gallego continúa desierto. No se ha nombrado al comité ajeno a la estructura de Génova, ni tampoco ha elegido al coordinador encargado de darle forma —se buscaba un perfil "de peso", con vinculación al partido y al nivel de alguien que haya ocupado una cartera de Gobierno—. Tampoco es un asunto prioritario en la agenda del jefe de la oposición.

Foto: La ministra de Educación y nueva portavoz de la ejecutiva, Pilar Alegría. (EFE/Mariscal)

En la dirección popular reiteran que Feijóo sí está recibiendo "información, opiniones y posicionamientos" ajenos al PP desde que se hizo con las riendas de Génova. Precisamente, uno de los objetivos de la Oficina del Presidente pasaba por "canalizar" todas las propuestas externas que se acumulaban en el buzón del líder, pero al menos de momento se ha decidido "vehicularlo" de otra forma. "Están llegando aportaciones muy potentes al PP que recoge y tramita personalmente el presidente o su gabinete", aseguran. La gran estructura alternativa no ha sido necesaria, aunque en el equipo de Feijóo se comprometen a "impulsarla" este otoño. Con el organigrama de Génova ya finiquitado, se buscan perfiles potentes con los que asentar su alternativa y conformar una especie de 'Gobierno en la sombra' con el que llegar a Moncloa.

Feijóo proyectó el órgano como un canalizador de propuestas eminentemente económicas, el guion sobre la que ha desplegado toda su estrategia de oposición contra el Gobierno. Priorizó, por tanto, los consejos que pudiesen llegar de la clase empresarial y sindical, organizaciones con las que ha afianzado lazos desde su aterrizaje en Génova. Para que los planteamientos fuesen más fructíferos y llegasen desde "todo tipo de sensibilidades políticas e ideológicas", Feijóo se comprometió a mantener el anonimato de los participantes y de la composición del propio comité asesor, que sigue sin definir. "Será un órgano discreto, sin perfil comunicativo, cuyo único objetivo será estar al servicio del país y no solo del PP", informaron los populares.

Foto: Santiago Abascal en el debate sobre el estado de la nación. (EFE/Mariscal)

Eso no quiere decir que no haya personas que, en privado, han estado susurrando Alberto Núñez Feijóo. El máximo mandatario popular tardó veinte días desde su coronación en enviar su primer plan económico a Moncloa, que sirvió de carta de presentación de la llamada "alternativa" del nuevo PP al Gobierno de Sánchez. No lo hizo solo. El gallego contactó durante semanas con exministros, consejeros de autonomías lideradas por el PP y exsecretarios de Estado para diseñar una estrategia económica "solvente" y "prudente", en un momento en que las cinco vicesecretarías de Génova, incluida la económica que dirige Juan Bravo, seguían despobladas.

Además de la actual presidenta de la Fundación CEOE, Fátima Báñez, que se ha dejado ver con Feijóo en varios actos públicos en los últimos meses, en el sanedrín económico del PP hubo hueco para la cúpula del Instituto de Estudios Económicos (IEE) Íñigo Fernández de Mesa o Gregorio Izquierdo. Pero también para dirigentes que, en su día, fueron 'pesos pesados' del Gobierno, como Luis de Guindos, Cristóbal Montoro, Rafael Catalá o los hermanos Nadal. Feijóo confeccionó su plan con ayuda de organizaciones empresariales —se reunió días antes con el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi— y sindicales. Citó a los líderes de CCOO y UGT en Génova, un movimiento que provocó una feroz crítica por parte de su homólogo de Vox, Santiago Abascal.

Foto: El futuro presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Jero Morales)

En un principio se planteó que la Oficina del Presidente estuviese compuesta por perfiles que supiesen lo que es estar en la primera línea del partido, pero que abandonaron la política activa hace años y que ahora se dedican a la actividad privada, en muchos casos con un sueldo mayor al que percibirían en la vida pública. A muchos de esos exdirigentes no les compensa dar el salto, al menos mientras el PP siga en la oposición, por lo que el comité asesor serviría de gabinete estratégico en la sombra para contribuir al proyecto de Feijóo de forma anónima, sin que ello pueda provocar un choque de intereses en sus respectivas corporaciones privadas. Solo ha habido dos incorporaciones de exministros que se hayan hecho públicas: a principios de mayo, el exministro de Fomento Íñigo de la Serna y el extitular de Trabajo Juan Carlos Aparicio se incorporaron al nuevo comité electoral de Génova.

Deberes para septiembre

Una vez termine de crearse, el 'think tank' funcionaría de forma paralela a otras organizaciones externas ya adscritas del partido, como la FAES de José María Aznar o la Fundación Concordia y Libertad, dirigida por Adolfo Suárez Illana. En el equipo de Feijóo aseguran que el proyecto no está abandonado y se retomará a partir de otoño, pero en la agenda del líder gallego figuran otros asuntos prioritarios. El primero y más importante es el de la celebración de los congresos regionales pendientes, una tarea de primer nivel para una dirección de Génova que ha aplazado cónclaves como el de La Rioja, Aragón, Cantabria, Asturias y Navarra. Los de País Vasco y Cataluña se dejarán para más adelante, ya que son dos territorios que no se enfrentarán a las urnas en 2023.

En algunos se prevén importantes cambios que la dirección nacional aún no tiene cerrados. La máxima es la de la "unidad", como ha logrado imponer Génova en los últimos congresos regionales —tanto en Extremadura como en Murcia hubo lista única—, pero el partido sabe que debe acelerar la renovación en septiembre para conformar las estructuras territoriales pendientes de cara a las autonómicas y municipales del 28 de mayo de 2023, a las que Feijóo ha fiado su llegada a Moncloa. Como en 2011, el PP quiere volver a teñir el mapa de azul y arrebatar a la izquierda feudos como la Comunidad Valenciana, Aragón o Castilla-La Mancha.

Alberto Núñez Feijóo aún no se había puesto el traje de líder del Partido Popular cuando anunció un ambicioso proyecto para mejorar el "ideario" de la formación con aportaciones que llegasen más allá de las lindes de Génova. La bautizada como Oficina del Presidente estaba llamada a funcionar como un nuevo 'think tank', pero con el sello del nuevo dirigente popular. Según el plan inicial, el órgano estaría liderado por un "comité asesor" repleto de "profesionales de prestigio" con implantación tanto dentro como fuera de la política, con el objeto de abrir un canal confidencial que uniese la dirección con altos ejecutivos del Ibex, organizaciones sindicales, exministros alejados de la vida pública, embajadores o exdirigentes de otras fuerzas para sembrar de propuestas externas la nueva hoja programática.

Alberto Núñez Feijóo Partido Popular (PP)
El redactor recomienda