Es noticia
Menú
El Gobierno se revuelve contra Bruselas y rechaza la "imposición" del plan energético
  1. España
Crisis energética

El Gobierno se revuelve contra Bruselas y rechaza la "imposición" del plan energético

"No nos pueden pedir un sacrificio sobre el que ni siquiera nos han pedido opinión", sostiene la vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, que reclama a la Comisión Europea abrir un debate entre los 27.

Foto: Plan de contingencia de seguridad energética
Plan de contingencia de seguridad energética

El Gobierno ha dado un puñetazo sobre la mesa este miércoles y ha rechazado frontalmente el plan de la Comisión Europea para los 27 ante la crisis energética. La vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, aseguraba que la propuesta del Ejecutivo comunitario para que todos los estados, por igual, reduzcan un 15% su consumo de gas, "no es la más eficaz, la más eficiente ni la más justa". En una rueda de prensa desde el Ministerio, Ribera defendía que España "ha hecho los deberes" en materia energética, y remarcaba que el Gobierno no acatará esta "imposición" desde Bruselas. "No nos pueden pedir un sacrificio sobre el que ni siquiera nos han pedido opinión", argumentaba.

Con tono duro, la vicepresidenta tercera ha edificado la argumentación de este portazo a Bruselas sobre tres ejes: el primero, hay que rechazar esta "imposición", palabra que ha repetido en varias ocasiones, para reclamar "un debate serio y honesto" entre los estados miembros, el 26 de julio; el segundo, que "pase lo que pase" no habrá cortes "de luz ni de gas" para las familias ni para las industrias; y el tercero, su defensa de España como un socio que ya aporta más que los otros integrantes del club comunitario. "España ha hecho los deberes", "de manera constante y pagando más que el resto", sostenía. Se refería así a las inversiones llevadas a cabo por los sucesivos Ejecutivos en los últimos "25 años", por ejemplo, en materia de almacenamiento del combustible.

Y, antes de la reunión del Consejo Europeo del 26 de julio, donde debe articularse la respuesta definitiva de los 27 a la crisis, la vicepresidenta reclamaba una discusión "abierta, transparente y respetuosa". La actual propuesta, decía, solo vale "como punto de partida", y "no como un punto al que llegar".

Ribera: "Los españoles no hemos vivido por encima de nuestras posibilidades"

"Unidad, solidaridad y flexibilidad", argumentaba, son las variables que deben definir la respuesta conjunta de la UE, pero para el Gobierno esto debe ser compatible con "defender el respeto que merecemos los españoles y la industria española". "Somos solidarios, pero no se nos puyede pedir un sacrificio desporporcionado", decía, porque "los consumidores domésticos e industriales" ya pagan "desde hace mucho una factura muy elevada", y no merecen "restricciones ni racionamientos". "Ahorro y eficiencia" sí, incidía, pero no a costa de "ningún tipo de consumidor".

En algunos puntos, su discurso recordaba al de los países europeos que en su día se posicionaron contra los fondos covid que España reclamó con ahínco: "A diferencia de otros países, los españoles no hemos vivido por encima de nuestras posibilidades", llegaba a afirmar.

Consciente de ello, con una mano Ribera nadaba - "Sabemos que muchos socios lo están pasando mal, queremos ayudar"; "no nos vamos a posicionar como otros"-, y con la otra guardaba la ropa: "Ningún otro estado miembro de la UE es la puerta de entrada al 30% del gas licuado". En esta línea, la vicepresidenta tercera ha recordado que los depósitos de gas licuado están al 80%, frente al 50% de media del resto de la UE.

Foto: Los ministros de Presidencia y Transición Energética, Félix Bolaños y Teresa Ribera, también vicepresidenta tercera, en la reunión de este martes. (EFE/Luis Millán)

Bruselas ha reclamado que todos los estados miembros reduzcan un 15% su consumo energético entre el 1 de agosto y el 31 de marzo de 2023, de forma voluntaria, pero también ha pedido incluir un botón del pánico en este plan, para poder responder al peor de los escenarios contemplados. En este caso, los objetivos de ahorro dejarían de ser voluntarios, para pasar a ser de obligado cumplimiento. Y, si bien algunos miembros del Ejecutivo, como la vicepresidenta segunda, Nadia Calviño, o la propia Ribera, habían dejado ver que no compartían el objetivo de ahorro igualitario para los 27, nada hacía presagiar una respuesta tan contundente.

Por otra parte, el Gobierno ha rechazado el plan de la UE, pero no ha concretado aún su propio plan de respuesta a la crisis energética. Ribera ya ha mantenido reuniones con los portavoces de los grupos políticos en el Congreso, el martes, y hasta con representantes del sector industrial y energético, la semana pasada, pero no han trascendido propuestas concretas. El Ejecutivo ya ha dejado claro qué escenarios no contempla, o qué respuestas no le agradan, pero aún falta por aterrizar lo que sí está dispuesto a hacer para atajar esta crisis.

El Gobierno ha dado un puñetazo sobre la mesa este miércoles y ha rechazado frontalmente el plan de la Comisión Europea para los 27 ante la crisis energética. La vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, aseguraba que la propuesta del Ejecutivo comunitario para que todos los estados, por igual, reduzcan un 15% su consumo de gas, "no es la más eficaz, la más eficiente ni la más justa". En una rueda de prensa desde el Ministerio, Ribera defendía que España "ha hecho los deberes" en materia energética, y remarcaba que el Gobierno no acatará esta "imposición" desde Bruselas. "No nos pueden pedir un sacrificio sobre el que ni siquiera nos han pedido opinión", argumentaba.

Comisión Europea Bruselas
El redactor recomienda