Es noticia
Menú
Vox toma la delantera ideológica a Feijóo para evitar estancarse en las encuestas
  1. España
BATALLA EN LOS TRIBUNALES

Vox toma la delantera ideológica a Feijóo para evitar estancarse en las encuestas

El PP se mantiene en el carril central y descarta recurrir a la Justicia para frenar la agenda de Sánchez. Abascal se erige como adalid de la batalla cultural para crecer a la derecha de Feijóo y revertir el 'pinchazo' de Olona

Foto: El líder de Vox, Santiago Abascal, junto a los diputados del partido Iván Espinosa de los Monteros e Inés Cañizares. (EFE/Mariscal)
El líder de Vox, Santiago Abascal, junto a los diputados del partido Iván Espinosa de los Monteros e Inés Cañizares. (EFE/Mariscal)

En febrero de 2020, Vox cruzó por primera vez la puerta del Tribunal Constitucional. Los 52 diputados que obtuvieron en la última cita con las urnas resultan suficientes como para llevar a la Justicia todas las leyes que estimen oportunas. La primera toma de contacto fue contra la fórmula que emplearon algunos diputados nacionalistas en el Congreso para tomar posesión de su acta como parlamentarios. Su última visita a la ventanilla del TC ha corrido a cuenta de la reforma del Código Penal impulsada por el Gobierno para castigar el acoso a las mujeres que acuden a clínicas abortivas por parte de colectivos provida, y que se aprobó definitivamente el pasado mes de abril con el voto en contra de PP y Vox. En total, 37 recursos en lo que va de legislatura.

Los de Santiago Abascal están dispuestos a abrir todos los melones que en Génova tildan de "debates estériles", conscientes de que es una estrategia que, con la salvedad de Andalucía, siempre les ha dado buen rédito en las urnas. En la dirección, subrayan que no renunciarán a desgastar al Gobierno por la vía económica, a sabiendas de que la crisis por la escalada de los precios es un tema capital ante un otoño caliente alimentado por el fantasma de una recesión. Pero al tratarse de una cuestión que ha capitalizado casi por completo Alberto Núñez Feijóo, Vox buscará hueco en el bloque de la derecha por un flanco que conoce bien: el de la batalla ideológica a Sánchez.

Foto: El presidente de Castilla y León, Mañueco, junto a Núñez Feijóo. (EFE/Salvador Sas)

El vicesecretario de Acción Política de Vox, Jorge Buxadé, reiteró este lunes en rueda de prensa el mensaje de que Vox derogará "toda la agenda ideológica" del Gobierno en defensa, dijo, "de los derechos y libertades de los españoles". Y lo hará con o sin el PP. Durante el debate sobre el estado de la nación, Santiago Abascal se dirigió desde la tribuna a Alberto Núñez Feijóo para instarle directamente a derogar "juntos" la "porquería legislativa extremista" del Ejecutivo. Mencionó la ley del aborto, la de memoria, la de eutanasia, la reciente ley trans o la de "suicidio climático". Pero el PP dio la callada por respuesta.

Vox ha tomado la delantera ideológica al PP en los tribunales, y ya anunció la pasada semana que llevaría al Tribunal Constitucional la controvertida ley de memoria, que salió adelante en el Congreso gracias a un pacto del PSOE con Bildu, una alianza que trajo de cabeza a las víctimas —y a la oposición— en la semana en que se conmemoraba el 25 aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco. Fuentes de la formación subrayan que, mientras haya cualquier resquicio legal, darán la batalla al PSOE en los tribunales, la única vía que tiene la derecha de obstaculizar la agenda legislativa de Sánchez. Recuerdan en este punto el "hito" de la sentencia que declaró inconstitucional el decreto por el que se acordó el segundo estado de alarma, fruto de un recurso de Vox.

Foto: El ministro de  la Presidencia, Félix Bolaños. (EFE/Luca Piergiovanni)

El PP, sin embargo, rehúsa la mano tendida de sus homólogos situados a su derecha, y no se plantea transitar el camino judicial como vía para meter presión al Ejecutivo. "Nuestro planteamiento no es recurrir la ley de memoria, sino derogarla", ejemplifican, en línea con el anuncio que hizo Feijóo en Ermua. En la dirección de Génova, ignoran el señalamiento que llega desde Vox —y desde algunos sectores del partido— para no renunciar a la batalla ideológica contra Sánchez, pero el PP no se moverá un ápice de su estrategia de confrontación contra el Gobierno, centrada casi en exclusiva en la economía.

En Génova, se ha hecho fuerte la teoría de que abonar "debates estériles" en un momento de emergencia inflacionista es un camino a evitar, en parte por la certeza de que las próximas elecciones generales se jugarán en el terreno económico. "No es el momento", insisten en la cúpula del partido. "Ni Abascal ni nadie va a marcarnos la agenda", reiteran. La vía de los tribunales permanecerá, de momento, cerrada, y no seguirán la estela de Vox en cuestiones como la ley de memoria, la de las clínicas abortistas o la de la ley trans. En este último caso, esperan poder enmendar el texto durante el proceso de tramitación en colaboración con el PSOE.

El PP rechaza recurrir la agenda ideológica de Sánchez: "Abascal no va a marcarnos la agenda"

Los de Abascal transitarán por la vía de la guerra sin cuartel a Sánchez y ocuparán el carril que deja libre el PP en la derecha. No evitarán la batalla económica, aun a sabiendas de que el partido adolece de una experiencia de gestión que sí enarbola Feijóo en un momento especialmente delicado por la coyuntura internacional. Con esta estrategia, Vox trata de evitar una tendencia de estancamiento en la encuestas que asegura no atisbar, pese al precedente de las elecciones andaluzas, donde el partido se quedó por primera vez muy por debajo de sus previsiones iniciales por el 'pinchazo' de Macarena Olona.

La media de encuestas publicadas en las últimas semanas arroja un escenario en que el PP ganaría las elecciones con más de 120 escaños —la cifra con la que Sánchez construyó su mayoría—, mientras que Vox podría alcanzar los 59 diputados, siete más de los que actualmente ostenta en la Cámara Baja. Algunos sondeos, como el reciente barómetro de GAD3 para Nius, pinchan la burbuja de los de Abascal y sitúan el partido en caída libre, con una horquilla mínima de 38 escaños. A año y medio de las próximas generales, el partido verde mantiene el optimismo y algunas voces siguen señalando como escenario factible alcanzar los 70 diputados en el Congreso. El fiasco de Olona en Andalucía, señalan las fuentes consultadas, "no marcó un precedente".

En febrero de 2020, Vox cruzó por primera vez la puerta del Tribunal Constitucional. Los 52 diputados que obtuvieron en la última cita con las urnas resultan suficientes como para llevar a la Justicia todas las leyes que estimen oportunas. La primera toma de contacto fue contra la fórmula que emplearon algunos diputados nacionalistas en el Congreso para tomar posesión de su acta como parlamentarios. Su última visita a la ventanilla del TC ha corrido a cuenta de la reforma del Código Penal impulsada por el Gobierno para castigar el acoso a las mujeres que acuden a clínicas abortivas por parte de colectivos provida, y que se aprobó definitivamente el pasado mes de abril con el voto en contra de PP y Vox. En total, 37 recursos en lo que va de legislatura.

Alberto Núñez Feijóo Partido Popular (PP) Santiago Abascal
El redactor recomienda