Es noticia
Menú
Yolanda Díaz y Podemos escenifican la tregua tras las tensiones desde que se lanzó Sumar
  1. España
Cursos de verano en El Escorial

Yolanda Díaz y Podemos escenifican la tregua tras las tensiones desde que se lanzó Sumar

La vicepresidenta acudió como ponente invitada a los cursos de verano de los morados junto a la secretaria de Organización, Lilith Vestrynge

Foto: La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, asistía a la mesa redonda organizada por Podemos. (EFE/Juanjo Martín)
La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, asistía a la mesa redonda organizada por Podemos. (EFE/Juanjo Martín)

La relación entre Podemos y Yolanda Díaz no ha sido la mejor en los últimos tiempos. Las tensiones de los morados con la ministra de Trabajo se avivaron desde que esta presentó Sumar, la plataforma con la que iniciará el tan vaticinado “proceso de escucha” para un nuevo contrato social. Desde que fue designada por Iglesias como su sucesora en un proceso sin primarias, ha tratado de desligarse de Podemos. Y el culmen fue lanzar su propio proyecto.

Pero eso no ha impedido que asista como ponente invitada a los cursos de verano que organizan los morados. Lo hacía junto a la secretaria de Organización del partido, Lilith Vestrynge, quien al dar paso a la vicepresidenta no perdió oportunidad: “Espero que Podemos esté lo más fuerte posible para aportar a este proyecto político”, dijo refiriéndose a Sumar. Un "proyecto político", como así lo llamó, que Vestrynge consideró "necesario" para el país junto con una candidata como Díaz.

Ella también recogió el guante que le lanzó Vestrynge y alabó el papel de Podemos en general, y de Pablo Iglesias en particular, para "ponerlo todo patas arriba" y "resquebrajar" un bipartidismo "que no va a volver", aseguró. Pero ahora cree que es momento de ir más allá. "Toca ensanchar la democracia para poder ganar este país", ambicionó la ministra, que pidió hacerlo con "mucha inteligencia, muchas manos y con mucho corazón". Hace días habló precisamente en una entrevista para 'El País' de que al Gobierno, del que forma parte, le faltaba "alma". Unas palabras que no parecieron gustar demasiado al socio mayoritario de la coalición, el PSOE.

Foto: Pedro Sánchez y Yolanda Díaz, en el Congreso de los Diputados. (EFE/Emilio Naranjo)

Ahora, Díaz volvió a hablar de la importancia de la "empatía" para que la ciudadanía pueda reconectar con la política. Y esa es una de las claves de su discurso. No basta solo con contemplar: "La política es algo que entre todas podemos hacer, construir y enmendar", garantizó, señalando a la acción ciudadana como parte de la "respuesta política del futuro". Poco antes de comenzar la charla, Díaz también habló ante los medios de José Antonio González, el barrendero de 60 que murió por un golpe de calor mientras trabaja a pleno sol en las calles de Madrid. Afirmó que desde su ministerio se remitió una misiva a las empresas de limpieza a cargo para advertirles de la necesidad de incorporar medidas preventivas ante las altas temperaturas. Pero no ha sido así, por lo que indica que se tomarán "todas las medidas pertinentes" y que se está actuando desde la Inspección de Trabajo para esclarecer los detalles.

Volviendo a hablar de la desafección ciudadana hacia la política, la fundadora de Sumar valoró el título de la charla, 'La sociedad de la desconfianza', como un oxímoron en sí mismo. "Toda sociedad debe basarse en la confianza", señaló, evaluando el papel de los partidos políticos y las estructuras "jerárquicas" como uno de los puntos que dificultan su conexión con la sociedad. Se refirió a la crisis de 2008 como uno de los puntos de inflexión que evidenciaron "la incapacidad de muchos políticos", que impusieron "medidas de precarización y degradación salarial", como uno de los orígenes que incentivaron esta desconfianza por parte de la gente hacia los partidos.

placeholder La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, durante su intervención en la mesa redonda. (EFE/Juanjo Martín)
La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, durante su intervención en la mesa redonda. (EFE/Juanjo Martín)

Y es que, de momento, la plataforma ciudadana impulsada por Díaz no es más que eso, una plataforma. Aunque nada impide que una vez finalizado el proceso de escucha pueda convertirse en una formación que concurra a las próximas elecciones generales, con la actual ministra de Trabajo como la candidata más previsible. Pero advierte: "He dicho siempre que los partidos han de estar, pero no han de ser". Lo que considera esencial es que las formaciones políticas "estén" junto al ciudadano, que sirvan de herramienta e hilo conductor para conseguir su propósito. Que formen parte de la "red pública", sí, pero que no se apoderen de ella.

Sí alabó la labor del Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos al frente de las últimas crisis, como la pandemia o el estallido de la guerra en Ucrania. "Hemos demostrado cómo salvamos vidas con un escudo social sin precedentes", se vanaglorió. Ambas ponentes, tanto Díaz como Vestrynge, repasaron los logros del Ejecutivo tras su llegada al poder: desde la ley 'rider', la aprobación de la ley trans o la ley 'solo sí es sí' hasta la reforma laboral y la subida del salario mínimo. "El Estado no puede tener únicamente una función correctora de la pobreza", apuntaló la vicepresidenta. Pero eso pidió la colaboración de toda la sociedad para alcanzar un "acuerdo profundo" que les haga reconectar con las instituciones económicas y democráticas. "Es ahí donde radica el reto de Sumar: en saber atender a lo urgente, pero sin olvidar el horizonte de lo importante".

La relación entre Podemos y Yolanda Díaz no ha sido la mejor en los últimos tiempos. Las tensiones de los morados con la ministra de Trabajo se avivaron desde que esta presentó Sumar, la plataforma con la que iniciará el tan vaticinado “proceso de escucha” para un nuevo contrato social. Desde que fue designada por Iglesias como su sucesora en un proceso sin primarias, ha tratado de desligarse de Podemos. Y el culmen fue lanzar su propio proyecto.

Yolanda Díaz