Es noticia
Menú
Sánchez se da de bruces con la 'alta velocidad' extremeña: "Esto es solo el principio"
  1. España
Tren en Extremadura

Sánchez se da de bruces con la 'alta velocidad' extremeña: "Esto es solo el principio"

Tras el viaje inaugural junto al Rey, el presidente del Gobierno asume que queda mucho por hacer para que Extremadura tenga el tren que "legítimamente" reclama

Foto: Raquel Sánchez, Felipe VI, Pedro Sánchez y Guillermo Fernández Vara. (EFE/Jero Morales)
Raquel Sánchez, Felipe VI, Pedro Sánchez y Guillermo Fernández Vara. (EFE/Jero Morales)

La promesa de Pedro Sánchez era que el AVE llegaría a Extremadura en verano de 2022, pero este lunes el jefe del Ejecutivo se ha dado de bruces con la realidad. Ha tenido que rebajar su discurso, para afirmar en su lugar que Extremadura está dando este lunes “un paso importante” en su camino hasta lograr un tren digno. “Es el inicio de un camino para el que no hay vuelta atrás”, “es solo el principio”, defendía. Sabía, como el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, que los avances que querían anunciar no bastaban para satisfacer las demandas históricas, y han hecho lo posible por convencer de la mejora que suponen los nuevos 150 km de vía y el nuevo tren en servicio (un Alvia S-730), asumiendo la deuda en materia de infraestructuras que el Estado aún tiene con Extremadura, y comprometiéndose a seguir "avanzando".

Sánchez, junto a Felipe VI y a decenas de cargos políticos (diputados en el Congreso y la Asamblea autonómica, senadores o concejales), ha viajado en el tren que inaugura la nueva plataforma, anunciada a bombo y platillo, y que ahorra algo menos de 15 minutos de viaje con respecto a un coche normal entre las mayores ciudades extremeñas. El trayecto promocional entre Cáceres y Badajoz, con parada en Mérida, se ha extendido durante una hora y 17 minutos, frente a la hora y media larga que supone para un utilitario. Arrancaba a decenas de metros de una protesta, y entre los concentrados había quienes deseaban que el tren sufriera una de las averías a las que están habituados, y que esta anécdota sirviera para atraer más focos sobre sus reivindicaciones. No pasó.

Sánchez: "Es un paso importante en relación con lo que se había hecho hasta ahora”

Ya durante la mañana, el propio presidente del Gobierno reconocía en un acto en Navalmoral de la Mata que la "inauguración definitiva" de la denominada 'alta velocidad extremeña' no se producirá hasta 2023, y esta rebaja de resultados frente a las expectativas ha teñido todos los discursos del acto institucional celebrado en Badajoz, cargado de menciones a los incendios que han asolado la región, y ha forzado que hubiera que modificar la hora del acto.

Sánchez inaugura el AVE en Extremadura: ''Este es solo el principio''

“Lo más importante no es la novedad de estos primeros 150 kilómetros", decía Sánchez, subrayando 'primeros'. "Es un paso importante en relación con lo que se había hecho hasta ahora”, se defendía, señalando a los gobiernos centrales que, durante dos décadas, desoyeron las denuncias de una región que todavía mantiene vías férreas de 1890.

Sánchez: "Se acabaron los retrasos injustificables; asumimos las enormes carencias"

"Es un paso más para terminar con las carencias", un "primer hito", apostillaba la ministra de Transportes, Raquel Sánchez. "Hoy no concluye nada, hoy no finaliza nada", reconocía, insistiendo en que este "paso" ha costado 1.700 millones de euros. Más difícil lo tenía el presidente extremeño, uno de los barones socialistas con más peso, consciente de la importancia que tendría el desarrollo ferroviario para la región, y de la cercanía de las elecciones autonómicas y municipales de 2023. De hecho, recordaba la visita este lunes de los terrenos que albergarán una gigafactoría de baterías de litio para coches eléctricos, en Navalmoral de la Mata, y explicaba que esta infraestructura no sería posible sin las mejoras en las infraestructuras ferroviarias. "Entiendo las críticas", concedía, pero afirmaba que el actual escenario "no va a dejar de mejorar en los próximos meses y años".

"Se acabaron los retrasos injustificados e injustificables, las falsas promesas y los eufemismos para hablar del tren en Extremadura", "asumimos las enormes carencias", argumentaba Sánchez, dándole la vuelta a la inauguración: lo que antes era "el primer hito de la alta velocidad extremeña", ahora era "no una forma de disfrazar" estas carencias, "sino de reconocerlas". El mero hecho de que el Gobierno se refiriera a la 'alta velocidad' ya ha sido polémico.

Foto: Pedro Sánchez junto a Guillermo Fernández Vara y a María Yolanda García Seco en Casas de Miravete (Cáceres). (EFE/Ballesteros)

De hecho, en su propia página web, Renfe afirma que la velocidad comercial media de la alta velocidad española es de 222 km/h, y ninguno de los nuevos tramos se acerca siquiera a estas cifras, según los datos de la propia ferroviaria. La velocidad media entre las estaciones de Monfragüe-Plasencia y Cáceres es de 130 km/h (antes era de 89,9 km/h); entre Badajoz-Mérida es de 122 km/h (antes 98,6 km/h), y entre Madrid Atocha y Badajoz, el trayecto completo, 106,7 km/h (antes, 90,1 km/h), siempre según los datos de Renfe.

Eso, entre las ciudades que inauguran nuevo tramo: Plasencia, Cáceres, Mérida y Badajoz. El Gobierno ha defendido en las últimas semanas que la distancia entre Badajoz y la capital de España con el nuevo tren se reduce en 50 minutos, pero trabajadores de Renfe precisan que hay varios factores para comprender esta reducción: "Por la vía nueva no se para en Montijo ni en Plasencia, no es porque sea alta velocidad". Explican que el nuevo tramo a la altura de Plasencia ni siquiera pasa por este municipio, sino por Plasencia-Monfragüe, a 15 minutos de la ciudad, que cuenta con su propia estación, porque así ahorra tiempo en el cómputo global.

Foto: El Rey Felipe VI visita el centro de mando avanzado. (EFE/Ballesteros)

El tramo entre Plasencia y Madrid, además, aún se sirve de la vieja plataforma, por lo que el nuevo tren no puede alcanzar los 180 km/h que sí desarrolla en las nuevas vías. Se queda muy lejos, además, de la velocidad máxima que alcanza el AVE, al filo de los 300 kilómetros por hora. Un coche tarda cerca de 48 minutos desde la estación de Cáceres a la de Mérida; la 'alta velocidad' extremeña ha requerido algo más de 39, casi nueve minutos menos. De la estación de Mérida a la de Badajoz, la media de tiempo que requiere un utilitario es de 47 minutos, mientras que el nuevo tren ha utilizado 31, con una parada de 10 minutos, por lo que ahorra seis minutos.

Además, el nuevo tren es de propulsión híbrida, pero en Extremadura todavía emplea diésel, ya que las vías electrificadas no estarán en funcionamiento hasta 2023.

"Ya no es que seamos la región olvidada, somos la región olvidada y abandonada"

Varias decenas de personas han protestado este lunes, a pesar del calor, frente al perímetro de seguridad que las mantenía alejadas de la estación. La plataforma Milana Bonita denunciaba que el acto de este lunes suponía un acto propagandístico. "Ya no es que seamos la región olvidada, somos la región olvidada y abandonada", aseguraba a El Confidencial Juan Carlos López, portavoz de la plataforma, que ha promovido numerosas protestas por el aislamiento de Extremadura.

López recuerda que la reclamación de los extremeños no es un AVE en concreto, sino un tren eléctrico, moderno y "digno", y no el "desecho de tienta" que han "arreglado, limpiado y pintado" para traerlo desde Galicia. Sucesivos gobiernos centrales han desoído estas reivindicaciones, y solo se ha conseguido este "primer paso", "el inicio del camino", a escasos meses de las elecciones.

La promesa de Pedro Sánchez era que el AVE llegaría a Extremadura en verano de 2022, pero este lunes el jefe del Ejecutivo se ha dado de bruces con la realidad. Ha tenido que rebajar su discurso, para afirmar en su lugar que Extremadura está dando este lunes “un paso importante” en su camino hasta lograr un tren digno. “Es el inicio de un camino para el que no hay vuelta atrás”, “es solo el principio”, defendía. Sabía, como el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, que los avances que querían anunciar no bastaban para satisfacer las demandas históricas, y han hecho lo posible por convencer de la mejora que suponen los nuevos 150 km de vía y el nuevo tren en servicio (un Alvia S-730), asumiendo la deuda en materia de infraestructuras que el Estado aún tiene con Extremadura, y comprometiéndose a seguir "avanzando".

Rey Felipe VI Pedro Sánchez Extremadura Badajoz Renfe
El redactor recomienda