Es noticia
Menú
Ayuso encabeza el rechazo a los impuestos de Sánchez ante la prudencia de Feijóo
  1. España
PLAN DEL GOBIERNO CONTRA LA INFLACIÓN

Ayuso encabeza el rechazo a los impuestos de Sánchez ante la prudencia de Feijóo

El líder del PP opta por la ambigüedad y evita posicionarse sobre los tributos a la banca y a las eléctricas hasta conocer "la letra pequeña". La madrileña ataca sin miramientos la "trampa del discurso populista y comunista"

Foto: El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo (d), y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE/Emilio Naranjo)
El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo (d), y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE/Emilio Naranjo)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El anuncio del presidente del Gobierno de implantar nuevos impuestos sobre los beneficios de las energéticas y otro a las entidades financieras cogió por sorpresa al mercado. El castigo a la bolsa como vía para paliar la inflación tuvo un efecto inmediato, y costó 5.400 millones al sector financiero nada más conocerse la noticia. A pesar del desplome bursátil, Cuca Gamarra, portavoz del PP en el Congreso, evitó valorar la medida. Destacó las referencias a las víctimas del terrorismo, que opacaron, en gran parte, la artillería económica que los populares llevaban preparada al debate sobre el estado de la nación. Y no se posicionó sobre el controvertido hachazo fiscal al Ibex. "Esperaremos a conocer la letra pequeña", dijo.

La también secretaria general del PP marcó la senda de la prudencia por la que se moverá Génova en este terreno, al menos hasta conocer cómo se materializarán los dos impuestos extraordinarios para limitar los beneficios de las grandes empresas en un contexto de subida generalizada de los precios. Más allá de tildar las medidas como "globos sonda", la dirección nacional que ahora preside Alberto Núñez Feijóo ha optado por la prudencia. De hecho, el líder nacional no se posicionó este miércoles en la resaca de la primera jornada del debate de la nación. No lo hizo en la entrevista que concedió a Onda Cero, ni tampoco rechazó la iniciativa durante su intervención en la escuela de verano del PP en El Escorial. "Es imposible estar en contra de algo que no se conoce", insistió.

Foto: El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Kiko Huesca)

La tibieza de Génova fue rápidamente enmendada por la intransigencia de Isabel Díaz Ayuso, lo que volvió a poner en evidencia las dos velocidades que existen en el PP, también en la era de Feijóo. La presidenta de la Comunidad de Madrid no tardó en emitir un contundente rechazo a los dos impuestos extraordinarios anunciados por Pedro Sánchez. En paralelo a otra entrevista radiofónica del jefe del PP, Ayuso indicó en EsRadio que gravar a la banca afecta directamente a "las economías españolas que tienen fondos en los bancos", y criticó especialmente al Gobierno por utilizar las empresas para justificar su discurso contra "los poderosos" y aguantar en Moncloa.

"Es un impuesto a los bolsillos de todos los ciudadanos en el día a día", enfatizó este miércoles la presidenta madrileña, que se despachó contra "la trampa del discurso populista y comunista" por enfrentar a "la opinión pública, a los bancos y a las grandes empresas para decir que ellos son los poderosos, cuando aquí los únicos poderosos con puro son todos los amigos que tiene este Gobierno". La dirigente cargó también contra otras medidas con las que Sánchez prevé ampliar su plan anticrisis, como la bonificación del 100% en el billete de los servicios operados por Renfe —que calificó de "broma"— o el incremento en la cuantía de las becas para estudiantes mayores de 16 años, una medida que Sánchez contrapuso a la polémica por las ayudas educativas para rentas altas en la Comunidad de Madrid.

Ayuso calificó de "anuncios bolivarianos" el conjunto de medidas anunciadas por Sánchez en sede parlamentaria, una hoja de ruta que "no solo ha hundido la bolsa, sino que demuestra que no tienen ningún tipo de proyecto". La madrileña siguió desquitándose contra el Gobierno casi hasta el final de la entrevista. "Es un presidente que escupe fuego que, antes de abandonar el poder, nos hará pasar un año y medio muy malo a todos". El tono fue radicalmente distinto al empleado por Alberto Núñez Feijóo. El gallego sí denunció el "populismo fiscal" de Sánchez, pero guio su oposición por la línea de su propia alternativa económica para frenar la inflación.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE/Mariscal)

"El PP es un partido de Estado, y para posicionarse a favor o en contra de una propuesta ha de conocerla", subrayó Feijóo, a sabiendas de que la presidenta madrileña hace tiempo que no atiende a las doctrinas de Génova. El líder gallego sí señaló que las empresas y los bancos ya cuentan con un tipo nominal en el impuesto de sociedades, y pidió al Gobierno que, si una vez aterriza la medida comprueba que "supone más comisiones para operar en los bancos", "incrementa los tipos de interés" o supone "menos retribución" para los consumidores, dé marcha atrás de inmediato.

Los tributos, deslizan en Génova, podrían repercutir en el bolsillo de los consumidores. Pero no se posicionarán hasta que no conozcan la fórmula con la que el Ejecutivo comenzará a aplicar una medida con la que espera recaudar 3.500 millones de euros al año —2.000 de parte de las eléctricas y 1.500 de las entidades financieras—. En las filas populares de Congreso y Senado hay voces que, en este asunto, se posicionan más con la contundencia de Ayuso que con la ambigüedad de Feijóo, sobre todo en el caso de la banca, que el martes se hundió en bolsa tras el anuncio del Ejecutivo.

Pese a ser contraria a la política fiscal del PP —que defiende impuestos bajos y no crear nuevos tributos—, el líder nacional ha evitado entrar al ataque directo de las medidas de Sánchez, consciente de que, en un contexto de inflación desbocada, puede reunir cierto consenso entre potenciales votantes de clases medias que abrazan la teoría de que "paguen los que más tienen" que ahora abandera el PSOE desde Moncloa. El plan del Gobierno ya ha generado un fuerte rechazo por parte de la patronal, que defendió en un comunicado que la inflación la pagan por igual ciudadanos y empresas. En el mismo sentido se expresó la exminista de Empleo Fátima Báñez, precisamente en la escuela de verano del PP a la que estaba invitada como ponente. "Las empresas deben ser parte de la solución", defendió.

La incógnita del decreto anticrisis

"En el rompecabezas en que nos encontramos, es muy difícil orientarse. Necesitaríamos un mapa y una cantimplora para poder orientarnos". Con este y otros argumentos, Feijóo esquivó las preguntas de los periodistas que le pedían un posicionamiento respecto de los nuevos tributos de Sánchez. Sí volvió a sacar este miércoles la artillería pesada en el terreno económico, y advirtió de que, en el marco de una "situación económica muy grave", el plan anticrisis de Sánchez solo la empeorará. Ante un escenario de crisis, señaló Feijóo, "los planes y las reformas presentadas fueron ninguna".

Los "parches" del Gobierno, a juicio del dirigente popular, no lograrán frenar la inflación ni tampoco paliar la "profundísima recesión" de la que ya advierten desde hace semanas en el primer partido de la oposición. Pero, pese a la crítica por la "podemización" del Gobierno, Feijóo aún no ha desvelado cuál será el sentido del voto del PP al decreto anticrisis que este jueves se vota en el Congreso de los Diputados. Y no lo revelará hasta el final. En la última ocasión, el PP optó por el voto en contra por la negativa del Ejecutivo a negociar las propuestas económicas de los populares.

Foto: El líder de Vox, Santiago Abascal, en el Congreso (EFE/Mariscal)

Pero, esta vez, la coyuntura es distinta, porque varias de las iniciativas del PP, como la rebaja del IVA del 10% al 5% o las ayudas a familias vulnerables para paliar la escalada de los precios, sí han encontrado hueco en el borrador del Gobierno. Aunque Génova mantiene la premisa de que, sin reformas estructurales ni medidas de contención de gasto no se frenará la inflación, sí reconocen el guiño de Sánchez pese a que el Gobierno no levantó el teléfono para negociar con Feijóo. En el grupo parlamentario de los populares reina la incertidumbre, pero también la división. Algunas voces apuntan a que la abstención es la mejor opción, dado que no condicionará que el decreto salga adelante. Otros se inclinan por el voto en contra, ya que "no podemos ser cómplices" de las "medidas fracasadas" del Gobierno. El voto afirmativo está descartado, pero la última palabra la tendrá Alberto Núñez Feijóo.

El anuncio del presidente del Gobierno de implantar nuevos impuestos sobre los beneficios de las energéticas y otro a las entidades financieras cogió por sorpresa al mercado. El castigo a la bolsa como vía para paliar la inflación tuvo un efecto inmediato, y costó 5.400 millones al sector financiero nada más conocerse la noticia. A pesar del desplome bursátil, Cuca Gamarra, portavoz del PP en el Congreso, evitó valorar la medida. Destacó las referencias a las víctimas del terrorismo, que opacaron, en gran parte, la artillería económica que los populares llevaban preparada al debate sobre el estado de la nación. Y no se posicionó sobre el controvertido hachazo fiscal al Ibex. "Esperaremos a conocer la letra pequeña", dijo.

Alberto Núñez Feijóo Pedro Sánchez Partido Popular (PP) Inflación
El redactor recomienda