Es noticia
Menú
Podemos eleva la factura a Sánchez para salvar los PGE tras el choque con Defensa
  1. España
CALVIÑO PONE FRENO AL GASTO SOCIAL

Podemos eleva la factura a Sánchez para salvar los PGE tras el choque con Defensa

Como respuesta a la ampliación del crédito en Defensa de 1.017 millones, que aprobará hoy el Consejo de Ministros, los morados han avanzado su rechazo en el Congreso al pacto de Rota para incrementar la presencia militar norteamericana

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (Sergio Beleña)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (Sergio Beleña)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La negociación para los presupuestos entre PSOE y Unidas Podemos ha arrancado con unas alejadas posiciones de partida, tanto en lo que respecta al gasto militar como a las posibles vías planteadas para salvar este escollo fundamental. Para el PSOE, es irrenunciable no prescindir del compromiso sellado en la cumbre de la OTAN sobre el aumento del gasto en Defensa y este mismo martes se aprobará un crédito extraordinario de más de 1.000 millones de euros, que ayer desató un agrio enfrentamiento público entre las dos familias políticas del Ejecutivo, encarnadas esta vez en la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, y la ministra de Defensa, Margarita Robles.

Los morados aspiran a revertir este amargo trago hasta parámetros "asumibles". La principal vía que han planteado desde Unidas Podemos para compensar el apoyo a unos presupuestos con más gasto militar es que el gasto social se multiplique. Sin embargo, esta alternativa topa con la oposición frontal de la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, quien ya advertía este lunes sobre la necesidad de actuar con "responsabilidad" y mantener la senda de reducción de la deuda y el déficit.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), y el secretario general de la OTAN, Jeans Stoltenberg, en Madrid. (EFE/Emilio Naranjo)

Las posiciones ortodoxas de Calviño coinciden con las de la titular de Hacienda, María Jesús Montero, quien además rechaza otra de las medidas que han puesto los morados en la mesa de negociación: la reforma fiscal. Al menos, con el alcance que reclaman los morados, dada la situación económica y que la subida de impuestos en el último año de la legislatura no es la mejor carta de presentación para iniciar la campaña electoral. La reforma fiscal es una de las medidas estrella de Unidas Podemos sobre las que más hincapié han hecho, avanzando que no renunciarán a ella.

Entre las medidas que reclaman incluir los morados en la reforma fiscal se incluye el impuesto a las grandes fortunas, acelerar el impuesto extraordinario a las empresas energéticas o establecer un tipo mínimo del 15% sobre todos los beneficios de las grandes empresas. También se propone reducir el IVA veterinario o de los productos de higiene femenina hasta el tipo superreducido del 4%. Los socialistas ya tumbaron la toma en consideración de la propuesta de ley de Unidas Podemos para subir el impuesto a las fortunas de más de 10 millones euros.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la primera jornada de la cumbre de la OTAN en Madrid. (EFE/Lavandeira Jr)

Desde Economía, se pretende poner freno también al fuerte incremento del gasto social con que los morados buscan compensar el aumento del presupuesto en Defensa para 2023. Si este podría suponer un coste adicional en las cuentas de Defensa de hasta 1.000 millones de euros, Unidas Podemos reclamará incluir en las cuentas un fondo 10 veces mayor para invertir en sanidad y en educación públicas. Sin cuantificar su coste, otra de las propuestas de los morados es la creación de un cheque bebé y la ampliación de los permisos de paternidad y maternidad. A través de una ley de familias, se pretende crear una renta crianza de 100 euros al mes para cada niño de cada familia y ampliar los permisos de maternidad y paternidad de las 16 semanas actuales a los seis meses.

A todo este gasto social se añadirían otros 600 millones para ayuda a la dependencia y 200 más para el Plan Corresponsables, con el objetivo de doblar el número de beneficiados. Por último, en el capítulo de gasto social se añaden otros 70 millones más de lo que actualmente se dedica a la lucha contra las violencias machistas; seguir bajando el precio del abono transporte hasta que cueste 10 euros en todas las comunidades autónomas; aumentar en un 15% el Iprem, que es el índice que marca la cuantía de muchas prestaciones sociales en España; hacer lo propio con el salario mínimo interprofesional, y actualizar las pensiones y los salarios de los empleados públicos de acuerdo con la inflación.

Foto: La ministra de Defensa, Margarita Robles, durante la cumbre de la OTAN en Madrid. (REUTERS/Yves Herman)

En Ferraz, han tratado de apaciguar a sus socios lanzando el compromiso de que el incremento del gasto militar, un asunto reiterado por Sánchez en la reunión de la ejecutiva de su partido este lunes, no supondrá "imponer una merma a cualquier otro servicio público" ni tampoco descuidar el fortalecimiento del estado de bienestar. Así lo ha trasladado su portavoz, Felipe Sicilia, en rueda de prensa tras la reunión, concediendo también que "el Gobierno va a seguir haciendo frente a cualquier necesidad que vaya a tener el país".

"El Gobierno es consciente de que, si esta situación continúa, evidentemente tomará medidas, como ya se aprobó el decreto para paliar los efectos económicos de la guerra", añadió el portavoz de los socialistas. La lectura del Ejecutivo es que la inflación no será todo lo coyuntural que inicialmente se preveía, de ahí que no se descarten nuevas medidas durante el transcurso del debate del estado de la nación.

El Gobierno confía en convencer a Unidas Podemos de que hay que elevar el gasto en Defensa

Las tensiones, sin embargo, continuaron aumentando a lo largo de la jornada de ayer. Como respuesta a la ampliación del crédito en Defensa para este año, que pasará hoy por el Consejo de Ministros, Unidas Podemos ha avanzado su rechazo a otra de las medidas comprometidas con EEUU en el marco de la cumbre de la OTAN: la ampliación de buques de guerra en la base naval de Rota (Cádiz). El acuerdo de Rota forma parte de una declaración conjunta de cuatro folios que salió de la primera reunión que han celebrado los presidentes de EEUU y España desde la llegada de Biden a la Casa Blanca en enero de 2021. Un encuentro bilateral trabajado previamente por sus equipos y que se alargó durante alrededor de una hora antes del inicio de la cumbre de la OTAN.

Fondo de contingencia, sin pasar por el Congreso

La decisión anticipada del espacio minoritario en el Ejecutivo aumenta la presión a Pedro Sánchez sobre el aumento del gasto militar, al que también se oponen los morados, en pleno arranque de las negociaciones para los presupuestos del próximo año. Una posición similar a la que mantienen el resto de grupos a la izquierda del PSOE. Los socialistas necesitarán así del apoyo del PP para cumplir con el compromiso incluido dentro de la revisión de las relaciones estratégicas con EEUU. Fuentes de Moncloa defienden que, pese al rechazo a su izquierda, "el Gobierno va a cumplir con su responsabilidad y solidaridad para fortalecer la seguridad y la capacidad de disuasión europeas frente a la amenaza real que representa Putin". Se trata de un fondo de contingencia y no tendrá que pasar por el Congreso.

La subida de tono entre los socios ha venido de la mano de la vicepresidenta Yolanda Díaz, que suele mantenerse alejada del ruido y evitar los conflictos públicos. La gallega ha lamentado que los 1.000 millones de ampliación de crédito no vayan dirigidos a ampliar la carga de trabajo en Navantia, en los astilleros de Ferrol y Cádiz. Se refería así a las palabras de la ministra de Defensa, Margarita Robles, diciendo que la oposición de Unidas Podemos al incremento del gasto militar supone "que se dejen de construir las fragatas F-110 para la Armada, que están creando muchos puestos de trabajo".

Los ministros de Podemos insisten en que no apoyarán un incremento en el gasto de Defensa

"Estos 1.000 millones no son para la carga de trabajo en Navantia", recalcó, para acto seguido advertir a los socialistas de que "las formas en política son muy importantes" porque no se había consensuado previamente. Desde Moncloa, en cambio, aseguran que "todos los departamentos ministeriales fueron informados de la propuesta en la reunión de la Comisión General de Secretarios de Estado y Subsecretarios que se celebró la semana pasada" y que "la propuesta fue estudiada y validada sin que se produjera ningún tipo de intervención en contra".

La vicepresidenta segunda criticó así tanto el fondo como las formas, por la falta de "respeto a los aliados y respeto democrático a las Cortes Generales", en lugar de actuar "de forma prudente y serena, y no atendiendo a realidades que no son verdad". El aumento del gasto en Defensa pone en jaque la negociación de los presupuestos y con ello llevar a término la legislatura, la hoja de ruta de Pedro Sánchez. Unidas Podemos reclama contrapartidas y más "respeto" en la toma de decisiones. Por el momento, niegan haber recibido ni lo uno ni lo otro.

La negociación para los presupuestos entre PSOE y Unidas Podemos ha arrancado con unas alejadas posiciones de partida, tanto en lo que respecta al gasto militar como a las posibles vías planteadas para salvar este escollo fundamental. Para el PSOE, es irrenunciable no prescindir del compromiso sellado en la cumbre de la OTAN sobre el aumento del gasto en Defensa y este mismo martes se aprobará un crédito extraordinario de más de 1.000 millones de euros, que ayer desató un agrio enfrentamiento público entre las dos familias políticas del Ejecutivo, encarnadas esta vez en la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, y la ministra de Defensa, Margarita Robles.

Presupuestos Generales del Estado PSOE OTAN
El redactor recomienda