Es noticia
Menú
La escalada de la inflación aleja a PP y Cs de apoyar el escudo anticrisis de Sánchez
  1. España
FEIJÓO PONE CONDICIONES

La escalada de la inflación aleja a PP y Cs de apoyar el escudo anticrisis de Sánchez

La oposición defiende que la subida de los precios hasta el máximo histórico desde 1985 refrenda su argumento de que el plan del Gobierno ha sido "un fracaso". Los populares exigen "reformas estructurales" para evitar una recesión

Foto: El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, durante una comida con empresarios vascos. (EFE/Miguel Toña)
El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, durante una comida con empresarios vascos. (EFE/Miguel Toña)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Alberto Núñez Feijóo se ha paseado esta semana de foro en foro argumentando por qué "las medidas económicas del Gobierno son un fracaso". El último dato de la inflación ha servido al jefe del primer partido de la oposición para defender que, si se quiere contener los precios, Pedro Sánchez debe escucharle. El pasado miércoles se constató que los precios han subido en España un 10,2% respecto al mismo mes del año anterior, el mayor incremento desde 1985. Además de resaltar la gravedad de la situación, el dato arma de argumentos a Feijóo para justificar un eventual rechazo del PP al decreto anticrisis que el Ejecutivo llevará al Congreso previsiblemente el próximo 14 de julio.

"Tal y como está planteado, el decreto no servirá de nada", insisten en el equipo del gallego. "El tiempo y los datos nos han dado la razón. Su plan ha fracasado", repiten, casi como un mantra. Aunque acogieron de forma positiva el hecho de que Sánchez incorporase a su proyecto económico dos propuestas que también defendía Feijóo en su plan, los populares han mantenido una posición granítica respecto a un eventual respaldo a la segunda parte del decreto anticrisis de Sánchez. El guiño a Génova implementando una rebaja del IVA de la luz del 10% al 5% amenazaba con complicar al PP argumentar un voto en contra y no virar, al menos, hacia la abstención. Pero los datos económicos han servido a Feijóo para mantenerse firme: "Son medidas tardías, complejas y muy limitadas".

Foto: El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo (i), y el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi. (EFE/Javier Lizón)

Con el paso de los días, en el primer partido de la oposición han levantado varias líneas rojas sobre las que pivota toda posibilidad de valorar respaldar al Ejecutivo en las medidas que planea extender hasta el 31 de diciembre. Frente a los "parches" que, aseguran, integran la mayor parte del documento, el PP insiste en que Sánchez negocie "ajustes" en el IRPF para rentas inferiores a 40.000 euros con el objeto de devolver a las clases medias y bajas —"que están pagando la inflación"— el exceso de recaudación "que está recibiendo el Gobierno" y hacerlo, además, con carácter retroactivo desde el mes de enero.

La inflación aumenta también las colas del hambre

Para atajar "una de las mayores encrucijadas económicas de las últimas décadas", en palabras de Feijóo, el PP insta también a realizar una auditoría interna para recortar gasto público, empezando por el del propio Gobierno, y agilizar la ejecución de los fondos europeos para que lleguen "al final de la cadena". Es decir, a autónomos y pymes. Los populares insisten en que el jefe del Ejecutivo debería tener al menos algún gesto en el sentido de las propuestas que nacen de Génova, y ya avanzan que si sigue negando la interlocución y les "ignora" en su mano tendida, no tendrá sus votos.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, este viernes en Bruselas tras participar en el Consejo Europeo. (EFE/EPA STEPHANIE LECOCQ)

En la sede nacional del partido, siguen esperando una llamada por parte de Moncloa que, al menos, demuestre "voluntad de negociación" con luz y taquígrafos. El malestar se ha instalado en el PP, porque Sánchez, pese a no tener aún atada la aprobación del decreto, no ha dado ni "acuse de recibo" a las condiciones de Génova. De hecho, los populares no tenían ni idea de que Sánchez anunciaría el pasado miércoles, justo tras las elecciones del 19-J, su intención de "copiar" la propuesta para rebajar el IVA de la luz, una iniciativa de la que "nos niega hasta el 'copyright", ironiza un diputado. El proyecto del presidente incluye también una ayuda de 200 euros para trabajadores con bajos ingresos, iniciativa que también aparecía en el plan que Feijóo remitió a Moncloa el pasado 22 de abril.

Con todo, y más con el IPC desbocado, a los de Feijóo se les quedan cortos esos guiños. Exigen "reformas estructurales" y advierten de que no hacerlo solo acerca un "riesgo de recesión", con el que ya avisa el presidente del PP. "No se puede ser tan soberbio. Cuando uno aplica una política que no funciona, debe cambiarla", advertía el líder de los populares este jueves, antes de reunirse con el Círculo de Empresarios de País Vasco. "Las políticas económicas no son ideología, son economía. Cuando Sánchez dice que el Gobierno está molestando a los poderes económicos, se equivoca. Está molestando a las pymes y a las familias", insistió.

Y el PP no está solo en esa postura. El ministro de Presidencia, Félix Bolaños, se comprometió a telefonear no solo a los socios habituales del Ejecutivo, sino también a los portavoces de PP y Ciudadanos en la Cámara Baja, Cuca Gamarra y Edmundo Bal. Al menos de momento, esos contactos no se han producido. No sería la primera vez que el PSOE esquina al PP y negocia con Ciudadanos votaciones en el Congreso, una formación que aún cuenta con nueve votos clave en una Cámara completamente fragmentada.

En el partido naranja, valoran la inclusión de la rebaja fiscal en el recibo de la luz, pero justifican que "incluir una cosa buena no quita que tenga otras 15 malas" y califican de "parches" iniciativas como la rebaja del abono transporte —que proponía Unidas Podemos— o la bonificación de 20 céntimos en el litro de carburantes que han resultado "inservibles". "Seguimos en el no", aseguran fuentes de los liberales, con condiciones muy similares a las del Partido Popular, pero con una propuesta adicional para prolongar la vida útil de las centrales nucleares. "Con este panorama, podemos seguir explicando perfectamente un voto en contra", sostienen.

Alberto Núñez Feijóo se ha paseado esta semana de foro en foro argumentando por qué "las medidas económicas del Gobierno son un fracaso". El último dato de la inflación ha servido al jefe del primer partido de la oposición para defender que, si se quiere contener los precios, Pedro Sánchez debe escucharle. El pasado miércoles se constató que los precios han subido en España un 10,2% respecto al mismo mes del año anterior, el mayor incremento desde 1985. Además de resaltar la gravedad de la situación, el dato arma de argumentos a Feijóo para justificar un eventual rechazo del PP al decreto anticrisis que el Ejecutivo llevará al Congreso previsiblemente el próximo 14 de julio.

Partido Popular (PP) Inflación
El redactor recomienda