Es noticia
Menú
El incendio de Zamora acorrala al Gobierno de Mañueco por la gestión forestal
  1. España
Tragedia en la sierra de la culebra

El incendio de Zamora acorrala al Gobierno de Mañueco por la gestión forestal

Bomberos, oposición y sindicatos denuncian la falta de medios para hacer frente al fuego. Vecinos de un pueblo afectado increparon y expulsaron a una comitiva de la Junta cuando se desplazó al lugar

Foto: Incendio en la sierra de La Culebra, en Zamora. (Reuters/Isabel Infantes)
Incendio en la sierra de La Culebra, en Zamora. (Reuters/Isabel Infantes)

La tragedia de la sierra de La Culebra, en Zamora, ha reavivado también el fuego sobre la gestión forestal en Castilla y León, que enfrenta desde hace años al sector con el Gobierno regional, en manos de Alfonso Fernández Mañueco. Bomberos, sindicatos y oposición denuncian la política "irresponsable" de la Junta y la falta de medios para hacer frente al incendio que ha arrasado más de 30.000 hectáreas, el más grave de la historia de la comunidad. Cuando aún no se ha cumplido un año de la devastación por las llamas de 22.000 hectáreas en Navalacruz (Ávila), las críticas vuelven a acorralar al Ejecutivo autonómico.

El malestar es evidente y generalizado. Vecinos de Villanueva del Valrojo, uno de los pueblos afectados, increpaban este fin de semana al presidente de la Junta de Castilla y León y a la delegada territorial, Clara San Damián, al acudir a la zona. “Nos habéis dejado sin reserva”, le recriminaban a gritos desde fuera de los coches, en actitud agresiva e incluso golpeando algunos vehículos. Los bomberos de la región, además, se manifestarán este miércoles ante el Parlamento autonómico para exigir mejoras en el servicio y más medios personales. Desde el cuerpo, defienden que en otras circunstancias podría haberse atajado mucho antes y el daño habría sido menor. Desde el Gobierno autonómico, en cambio, aseguran que la respuesta fue adecuada y que se desplegaron todos los efectivos.

La Asociación Bomberos Forestales en Lucha de Castilla y León es contundente. “Efectivamente, no ha faltado ningún medio, todos los que estaban contratados estaban en el incendio, que eran en torno a unas ciento y pico personas. El problema es que el periodo de riesgo alto se decreta por norma del 1 de julio al 30 de septiembre, sin atender a las condiciones climáticas que hay en ese momento. Las cuadrillas no estaban la mayoría contratadas y las contratadas estaban con cinco personas cuando deberían ser 11. Los medios aéreos no habían llegado a sus bases porque no estaban todavía operativos. Las autobombas muchas solo tenían una persona disponible y si solo está el manguerista y no está el conductor, no te vale de nada”, explica el portavoz de la plataforma, que prefiere no dar su nombre por temor a represalias. “Había momentos en que solo una quinta parte del operativo eran medios de la Junta y el resto eran medios externos aportados por otras administraciones”, añade.

El Gobierno de CyL defiende que las tareas de prevención son correctas: "Se puede mejorar, pero somos los que más hacemos"

Uno de los argumentos más repetidos por la Junta es que la virulencia del incendio hizo imposible su control a pesar de los medios empleados. El director general de Patrimonio Natural y Política Forestal, José Ángel Arranz, asegura que “no faltaron medios en el operativo, el problema fue otro": "Probablemente, tengamos el triste récord de incendio que ha quemado más masa arbórea en menos tiempo, y es un incendio que salta un embalse de 500 metros, ¿qué haces ahí? Eso no lo puedes prever. Hay que prepararse para estos incendios todos”.

Los sindicatos también se han sumado a las críticas. Para CCOO es imprescindible “profesionalizar las cuadrillas de extinción, reconociendo la categoría de bombero forestal y desarrollando una labor preventiva todo el año”. UGT, por su parte, ha llegado a calificar la política de la Junta en materia de prevención y extinción de incendios como “una ruleta rusa” al contar con “equipamiento mísero”.

"Pudo frenarse"

Los bomberos consideran que podría haberse frenado. “No fue un incendio de sexta generación, ni el de Navalacruz del año pasado. Fue un incendio que se expandió rápido, pero no fue de sexta generación. Una vez que te agarra un incendio de estos es muy difícil pararlo. La cosa es, ¿podríamos haber atajado este incendio antes de que fuera tan grande? Pues probablemente sí. Hay maniobras que no se pudieron llevar a cabo cuando convenían porque no había personal y si se hubieran realizado se hubiera quedado en un incendio de 3.000 o 4.000 hectáreas”, declara el portavoz Asociación Bomberos Forestales en Lucha.

La reivindicación del sector de un servicio de bomberos público activo todo el año lleva mucho tiempo sobre la mesa. La Asociación de Bomberos en Lucha de Castilla y León considera que “es un tema puramente económico": "El dispositivo está privatizado casi en su totalidad. De los 4.500 que aparecen sobre el papel, 4.200 son subcontratados”, concluyen. Una situación que no permite realizar el mantenimiento necesario de los bosques en invierno. “Es cierto, como dice el consejero, que no se puede tener el monte como un jardín, pero nosotros los bomberos forestales tenemos que hacer en invierno una serie de medidas preventivas como cortafuegos o fajas auxiliares para que cuando llegue el verano tengamos la infraestructura preparada para atajar los incendios”. El director de Medio Natural rebate esta cuestión y señala que Castilla y León es la comunidad que más tratamientos preventivos hace: "Se puede mejorar, pero somos los que más hacemos. Nuestro modelo trabaja en el monte".

Foto: El incendio de Sierra de la Culebra, Zamora. (Reuters/Isabel Infantes)

La temporalidad de los contratos de los efectivos obliga a acumular todo ese trabajo en unos pocos meses, lo que según los bomberos asfixia las plantillas porque “todo lo que no se hace el invierno se hace en verano". "Al final los retenes se pasan todo el verano con la motosierra y la desbrozadora limpiando caminos y luego cuando llevas esas horas te llaman para un incendio y puedes estar otras 10 horas. La gente llega a los incendios pidiendo la hora”. Una reivindicación que la Junta dice estar atendiendo. “Estamos trabajando en que haya más cuadrillas estables y estamos intentando atenderlo”, confirma Arranz.

Los bomberos se van a manifestar este miércoles ante las Cortes de Castilla y León, aprovechando que en el pleno va a debatirse una vez más una propuesta socialista para cambiar la gestión del fuego que hace la Junta. El PSOE exige el cese del consejero de Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez Quiñones, por “irresponsabilidad negligente” al no haber tomado medidas ni tras lo ocurrido el año pasado en Ávila ni ante las malas previsiones meteorológicas. “Tengo la certeza de que ni cesarán al consejero ni adoptarán medidas de forma inmediata y seguirán fiándolo todo a la colaboración del resto de las administraciones”, declara José Luis Vázquez, portavoz de Medio Ambiente del partido en las Cortes de Castilla y León.

Críticas de la oposición

Los socialistas también insisten en que la Junta mantiene la comunidad autónoma en una posición de “debilidad” ante el fuego porque faltan medios materiales y personales para hacerle frente. “Es imposible tener movilizado más de un 25% del operativo cuando el 40% de los agentes ambientales está sin cubrir durante todo el año desde hace varios años y en lo privado son incapaces de poder licitar y tramitar los expedientes de contratación”, señala Vázquez. Unas críticas que desmiente tajantemente José Ángel Arranz: "La parte que estaba incorporada al operativo era una parte importante, el 84% de técnicos o el 94% de agentes medioambientales y el 96% de las autobombas".

Foto: La UME luchando contra el fuego en Artazu, Navarra. (Reuters/Vincent West)

Arranz insiste en rechazar la acusación de que no haber elevado el riesgo antes del 1 de julio haya supuesto una menor dotación para afrontar este incendio. “Hubo un operativo importante y no faltaron medios para apagarlo. Que se quiera utilizar desde los partidos políticos para criticar al Gobierno o desde algunas asociaciones para hacer reivindicaciones laborales, pues ellos sabrán su ética”.

Un incendio grave en Castilla y León supone dejar desprotegido el resto del territorio. Es la alarmante sentencia en la que coinciden tanto el PSOE como la Asociación Bomberos en Lucha. Algo que ya sucedió en los últimos días cuando la magnitud del incendio de la sierra de la Culebra dejó sin efectivos provincias enteras de la comunidad. “De hecho, a día hoy Valladolid todavía no tiene ningún retén operativo porque hay cuatro retenes contratados y dos se fueron a Zamora y los otros dos volvieron de allí y están librando”, relata el portavoz de los bomberos.

La tragedia de la sierra de La Culebra, en Zamora, ha reavivado también el fuego sobre la gestión forestal en Castilla y León, que enfrenta desde hace años al sector con el Gobierno regional, en manos de Alfonso Fernández Mañueco. Bomberos, sindicatos y oposición denuncian la política "irresponsable" de la Junta y la falta de medios para hacer frente al incendio que ha arrasado más de 30.000 hectáreas, el más grave de la historia de la comunidad. Cuando aún no se ha cumplido un año de la devastación por las llamas de 22.000 hectáreas en Navalacruz (Ávila), las críticas vuelven a acorralar al Ejecutivo autonómico.

Castilla y León Bomberos Incendios
El redactor recomienda