Es noticia
Menú
El efecto Olona no suma: casi un tercio de los votantes de Vox se inclina por Moreno
  1. España
SEGÚN EL CIS

El efecto Olona no suma: casi un tercio de los votantes de Vox se inclina por Moreno

La candidata no logra frenar el trasvase de electores a Juanma Moreno, que crece tres puntos en apenas dos semanas. El barón del PP afianza su liderazgo entre los votantes de Vox y en Génova ya asumen que gobernará en solitario

Foto: La candidata de Vox a la presidencia de la Junta, Macarena Olona. (EFE/José Manuel Pedrosa)
La candidata de Vox a la presidencia de la Junta, Macarena Olona. (EFE/José Manuel Pedrosa)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Tras el hito en Castilla y León, Santiago Abascal se marcó como objetivo que Andalucía terminase de construir su escalera hacia Moncloa. Para asegurar el tiro, envió a la batalla a una candidata en condiciones de arrastrar más voto por sí misma que con la propia marca del partido. Sin embargo, el 'huracán Olona' no termina de cuajar en una región donde el electorado de centro izquierda ha sido mayoritario durante cuatro décadas. A tan solo seis días de las elecciones, la mayoría de sondeos coinciden en el diagnóstico de que Vox mejorará sus resultados de 2018 —entró en el Parlamento andaluz con 12 diputados—, pero no con el empuje que habían previsto. En parte, ese freno a sus expectativas no se produce a cuenta de la falta de tirón de Macarena Olona, sino por la fortaleza de Juanma Moreno. Día a día, el barón andaluz afianza su liderazgo, también entre los votantes de su rival en la derecha, mientras que el perfil de la diputada alicantina parece estancarse.

* Si no ves correctamente este formulario, haz click aquí

Es una de las conclusiones que se extraen del último barómetro 'flash' publicado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), cuyas entrañas dan pistas sobre el trasvase de votos que se estaría produciendo entre PP y Vox en la recta final de la campaña. Casi el 30% de los electores que optaron por los de Abascal en las elecciones autonómicas de 2018 se inclina por la papeleta de Moreno para este domingo. Hace tan solo dos semanas, el primer estudio preelectoral del CIS situaba ese porcentaje en el 27%. La situación es similar si la comparativa se centra en los últimos comicios generales: el 32,7% de los andaluces que votaron a Santiago Abascal en noviembre de 2019 maneja la opción de los populares el 19-J, una cifra que se ha incrementado cuatro puntos en apenas 15 días.

El tirón de Macarena Olona no logra frenar la fuga de votos hacia el PP de Juanma Moreno

De acuerdo con los últimos estudios del CIS, la fuga de votos de PP a Vox también tiene cabida, aunque en mucha menor medida. De hecho, Juanma Moreno ha conseguido recortar unas décimas ese trasvase al partido situado a su derecha, que en estos momentos se sitúa en el 9,3%. Los populares crecerán eminentemente alimentados por la práctica desaparición de Ciudadanos —más de la mitad de los votantes naranjas optarán esta vez por el PP, mientras que otro 18% permanece indeciso—; por la estrategia del voto útil que atenaza a Macarena Olona, y por la alta desmovilización en el bloque de la izquierda, producto de la fragmentación y de perfiles que, como es el caso de Juan Espadas, no terminan de despegar. La última encuesta 'flash' del CIS limita la fuga de voto del PSOE al PP en el 9,2%, lejos del 20% que elevan en las filas populares.

Foto: La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas. (EFE/Marta Pérez)

El estancamiento del perfil de Macarena Olona se atisba también en la propia valoración de la candidata. La dirigente de Vox no ha variado su nota media en las dos últimas semanas y los encuestados andaluces la suspenden con un 3,8. Moreno, sin embargo, afianza su liderazgo y crece también en esta vertiente, pasando de un 6,2 a un 6,5. La tendencia del CIS coincide con los datos del último barómetro de IMOP-Insights para El Confidencial: la política alicantina es la peor valorada de los líderes que optan a la presidencia de la Junta, con un 3,3.

Un dato llamativo es que los propios votantes de Vox otorgan a Olona una valoración que tan solo supera en dos décimas —7,1— la nota que recibe Juanma Moreno —6,9—. Es el mismo escenario que replica el CIS, donde los electores de Macarena Olona valoran al barón del PP con un 7,2, por el 7,9 que otorgan a su propia candidata. Estos datos acercan la lectura de que el liderazgo de la alicantina no termina de cuajar, no tanto por un problema propio, sino por la confianza que recibe Moreno de los propios votantes de Vox. Otro dato que refrenda esta teoría es que un altísimo porcentaje de afines a Santiago Abascal el 41,7%— opina que el barón andaluz es el que más se preocupa por los intereses de los andaluces, una cifra que cae al 38,2% en el caso de Macarena Olona.

El 41,7% de los votantes de Vox opina que Juanma Moreno se preocupa más por los andaluces

A la espera de cómo avancen los compases finales de la campaña, tanto PP como Vox han seguido estrategias distintas a la hora de confrontar con el contrario. Macarena Olona ha optado por endurecer el tono contra Juanma Moreno, una estrategia aderezada desde Madrid y que llegó a su máximo exponente durante el primer debate andaluz, que celebró RTVE, un cara a cara en que la candidata de Vox se ensañó con el político malagueño. El presidente de la Junta, sin embargo, esquivó las embestidas de Olona en el marco de una estrategia de campaña que en Génova respetan al milímetro: ignorar a Vox para tratar de pinchar su burbuja.

El PP sigue subiendo en las encuestas en Andalucía

Ese es uno de los motivos que algunas fuentes de los populares andaluces ven en la decisión de 'ocultar' a Isabel Díaz Ayuso en campaña. El barón andaluz puja por conseguir un resultado similar al de la madrileña para defender su intención de gobernar en solitario, pero con una estrategia distinta: Moreno prefiere mirar a su izquierda, y Ayuso a su derecha. De hecho, la presidenta de la Comunidad de Madrid ensalzó en su única visita a Cádiz una coalición con los de Abascal como única vía para expulsar a la izquierda de las instituciones. "PP y Vox tienen mucho que hacer", defendió. Pero no tuvo ocasión de repetir el mensaje.

Vox mantiene las expectativas

La conclusión que puede extraerse de los últimos sondeos es que el liderazgo de Macarena Olona en Andalucía no resta al partido, pero tampoco suma. Al menos no según las expectativas que se marcaron los de Abascal desde el principio, desde cuyas filas apuntaban que la candidatura de la alicantina podría arrastrar por sí sola siete u ocho escaños más de las perspectivas que ya les daban las encuestas. Sin embargo, en Vox mantienen el timón firme frente al huracán demoscópico, y mantienen el triunfalismo que ha acompañado a la dirigente durante toda la campaña, tildando los sondeos que perciben el 'pinchazo' de la formación de "desinformación".

Vox inició el camino hacia las urnas agitando la tesis de que los sondeos siempre han infravalorado sus perspectivas en los distintos procesos electorales, y esa es la teoría en que se mantienen. Abascal aseveró en una entrevista para esRadio hace unas semanas que, según sus cálculos internos, su umbral estaría en los 26 escaños. Y en las filas mantienen como escenario posible un optimista "triple empate electoral" entre PP, Vox y la izquierda, con un margen de un máximo de cuatro escaños entre ellos.

Abascal y Olona se ven fuertes, y por ese motivo no han desistido de su objetivo vital en estas andaluzas: conquistar su segunda plaza de poder. Vox mantiene un órdago del que Moreno ya se sacude, alentado por sus buenas perspectivas electorales, que lo acercan a una mayoría amplia, casi absoluta, similar a la que logró Javier Arenas en 2012. Por primera vez en semanas, la sede de Génova rezumaba triunfalismo, asumiendo que el barón andaluz podrá gobernar en solitario. "Ahora que parece claro quién va a gobernar, lo que se decide el próximo domingo es cómo se va a gobernar", deslizaba Esteban González Pons, azuzando de nuevo la estrategia del voto útil para frenar las ganas de poder de Vox. "Juanma Moreno no debería depender de ninguna formación política".

Tras el hito en Castilla y León, Santiago Abascal se marcó como objetivo que Andalucía terminase de construir su escalera hacia Moncloa. Para asegurar el tiro, envió a la batalla a una candidata en condiciones de arrastrar más voto por sí misma que con la propia marca del partido. Sin embargo, el 'huracán Olona' no termina de cuajar en una región donde el electorado de centro izquierda ha sido mayoritario durante cuatro décadas. A tan solo seis días de las elecciones, la mayoría de sondeos coinciden en el diagnóstico de que Vox mejorará sus resultados de 2018 —entró en el Parlamento andaluz con 12 diputados—, pero no con el empuje que habían previsto. En parte, ese freno a sus expectativas no se produce a cuenta de la falta de tirón de Macarena Olona, sino por la fortaleza de Juanma Moreno. Día a día, el barón andaluz afianza su liderazgo, también entre los votantes de su rival en la derecha, mientras que el perfil de la diputada alicantina parece estancarse.

Partido Popular (PP) Santiago Abascal Elecciones Andalucía Juanma Moreno Vox
El redactor recomienda