Es noticia
Menú
Rubiales maniobró contra la responsable de Integridad de la RFEF: "Es mala persona"
  1. España
Las tensiones con Ana Muñoz

Rubiales maniobró contra la responsable de Integridad de la RFEF: "Es mala persona"

Conversaciones del presidente de la Federación revelan que retrasaron el anuncio de la salida de la directiva, crítica con la Supercopa de Arabia Saudí, hasta después del torneo

Foto: El presidente de la RFEF, Luis Rubiales. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)
El presidente de la RFEF, Luis Rubiales. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Las comunicaciones entre Luis Rubiales y su equipo evidencian las tensiones internas que mantuvieron con la ex responsable de Integridad de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) Ana Muñoz, que coincidieron en el tiempo con la primera Supercopa de España en Arabia. El Confidencial ha tenido acceso a los chats de Rubiales y su mano derecha en que se aprecia cómo tildaban a Muñoz de “mala persona” y cómo maniobraron para retrasar su salida voluntaria de la Federación. La marcha de esta directiva se anunció oficialmente apenas unos días después de la disputa del torneo en la ciudad saudí de Jeddah, un proyecto con el que Ana Muñoz se había manifestado crítica públicamente.

Ana Muñoz Merino, ex directora general de deportes del Consejo Superior de Deportes, fue un fichaje estrella de Rubiales para dar apariencia de buen gobierno y transparencia, en contraposición con el convulso final de los 29 años de mandato de Ángel María Villar al frente del fútbol español, marcado por la corrupción. Sin embargo, Muñoz presentó su renuncia menos de dos años después. Según la documentación a la que ha tenido acceso este periódico en el marco de su investigación sobre los Supercopa Files, el entorno de Rubiales le puso trabas a la hora de auditar las negociaciones que derivaron en el lucrativo contrato con los árabes.

Ella misma mostró sus recelos a que se vendiese la Supercopa de España a un país que no respeta los derechos humanos como Arabia Saudí. Algunas de estas críticas las hizo incluso en público, mostrando su rechazo a estar presente en el evento. En su propia cuenta de Twitter llegó a compartir un artículo periodístico crítico con la sede del evento firmado por la periodista Mónica Marchante. El 16 de enero de 2020, apenas cuatro días después de que finalizase el polémico torneo, la RFEF emitió un comunicado oficial para anunciar la salida de Ana Muñoz. El tono del texto era cordial y lo presentaban como el inicio de “una nueva etapa profesional”. “La Real Federación Española de Fútbol quiere agradecer a Ana Muñoz el trabajo realizado”, añadían. De puertas para dentro, la realidad era mucho más cruda.

En los mensajes del máximo representante del fútbol español se recoge que Muñoz quiso dejar la Federación antes, pero no le dejaron hacerlo: “Esta mañana Ana Muñoz ha venido a entregarme el ordenador y llave y me dijo que la diera de baja. Le he dicho que hasta el lunes nada”. Este intercambio se produjo entre Rubiales y su secretario general, Andreu Camps. “Muy bien”, “es mala persona”, dicen los mensajes de la conversación. Unos días después, Camps volvió a ponerse en contacto con Rubiales por la situación de Ana Muñoz: “Hola, Luis, ¿estás? Ana Muñoz me pregunta o mejor me insta a que mañana la demos de baja de la Seguridad Social. Yo le he dicho que en 15 días desde el escrito y ella dice que te lo comunicó por escrito el día 30 y que mañana se cumplen los 15 días y que quiere se haga la baja”. La indicación de Rubiales fue prolongar ese trámite un poco más: “Hablamos mañana, pero retrásalo al menos un día”.

"La diplomacia del deporte"

El contrato firmado por la Federación con una empresa pública del país árabe reporta unos beneficios anuales de 40 millones de euros. La empresa que dirige Gerard Piqué se garantizó 24 millones de euros en concepto de comisión por ejercer de intermediaria. Desde la Federación, se escudan en que el acuerdo forma parte de "la diplomacia del deporte", que permite mayores avances sociales en países como Arabia Saudí que el boicot.

Foto: El presidente de la RFEF, Luis Rubiales.

Cuando El Confidencial comenzó a desvelar las irregularidades en la dirección de la RFEF, Luis Rubiales convocó una rueda de prensa en la que tachó de falsas las informaciones. Se escudó en que la decisión de ir a Arabia Saudí contó con el visto bueno de los órganos de control interno de la Federación. Los periodistas que estaban en la sala le preguntaron por qué motivo había renunciado entonces al cargo Ana Muñoz y el presidente de la Federación desvinculó su salida de la cuestión de la Supercopa. Ese mismo día, la aludida reaccionó a través de cuenta de Twitter: “Nadie puede decir en mi nombre por qué dimití, y menos por qué no lo hice. Soy la única dueña de mis silencios, y responsable, siempre, de mis palabras y mis actos”.

Por el mismo medio, Ana Muñoz también aclaró que la RFEF no se apoyó en ningún informe de su departamento ni del Comité de Ética para seguir adelante con los árabes: “No se apoyaron en ningún informe que tuviera relación ni con el Departamento de Integridad ni con el Comité de Ética. Ignorábamos el contrato. El informe del Comité de Ética es posterior al contrato con Arabia Saudí”.

En los mensajes de aquellos días previos a su salida, se aprecia cómo Rubiales y su mano derecha estaban preocupados por el tratamiento mediático que se podía dar a la marcha de la persona que se encargaba de Integridad en la RFEF. “Alguien debería pactar con Ana Muñoz como cuando que decir sobre su relevo Mañana lo hablamos (sic)”, dicen. “Deberíamos intentar evitar tener otro caso como Robert”, dicen en otro mensaje. Robert Moreno es el entrenador que pasó de ayudante a sustituir en el cargo de seleccionador a Luis Enrique cuando el exjugador del Barça se apartó por motivos personales a mediados de 2019. Cuando regresó, meses después, no quiso seguir contando con Moreno y esa sucesión generó una crisis interna en la Federación.

“Alguien debe pactar con ella cómo hacerlo, la parte comunicativa me refiero”, insistieron sobre Ana Muñoz. “Creo que lo único a pactar con ella es que lo que acordemos se haga el viernes, así ganamos dos días”, pactaron Rubiales y Camps para seguir prolongando la noticia. La salida de Ana Muñoz no se produjo en solitario, los tres integrantes del Comité de Ética de la RFEF también presentaron su dimisión en fechas cercanas.

Las comunicaciones entre Luis Rubiales y su equipo evidencian las tensiones internas que mantuvieron con la ex responsable de Integridad de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) Ana Muñoz, que coincidieron en el tiempo con la primera Supercopa de España en Arabia. El Confidencial ha tenido acceso a los chats de Rubiales y su mano derecha en que se aprecia cómo tildaban a Muñoz de “mala persona” y cómo maniobraron para retrasar su salida voluntaria de la Federación. La marcha de esta directiva se anunció oficialmente apenas unos días después de la disputa del torneo en la ciudad saudí de Jeddah, un proyecto con el que Ana Muñoz se había manifestado crítica públicamente.

Luis Rubiales Real Federación Española de Fútbol
El redactor recomienda