Es noticia
Menú
La red de escuchas de la RFEF: Rubiales ordenó a su equipo que también hiciera grabaciones
  1. España
usaron una grabadora digital

La red de escuchas de la RFEF: Rubiales ordenó a su equipo que también hiciera grabaciones

El máximo responsable de la Selección dio instrucciones al presidente de la Federación Valenciana para que grabara una conversación con un directivo del principal sindicato de jugadores

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Luis Rubiales no solo grabó personalmente a ministros y altos cargos del Gobierno y guardó mensajes en los que amenazaba al propio Pedro Sánchez con dejar a España sin el Mundial de 2030 si no le recibía inmediatamente en Moncloa. También dio instrucciones a sus colaboradores para que hicieran lo mismo con otros políticos, profesionales del mundo del fútbol y periodistas. Decenas de archivos, imágenes y audios revelan que el máximo responsable de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y de la Selección creó una red clandestina de escuchas que le ha estado surtiendo de todo tipo de grabaciones por motivos aún no aclarados.

Uno de los peones que han participado en esa trama de espionaje es el presidente de la Federación de Fútbol de la Comunidad Valenciana, Salvador Gomar, que por su cargo ocupa uno de los 148 asientos de la asamblea de la RFEF, el máximo órgano de gobierno de la entidad, que el pasado 30 de mayo aprobó el incremento del sueldo de Rubiales hasta los 675.000 euros.

En 2020, en plena operación del presidente de la Federación para echar de la Asociación de Futbolistas Española (AFE) a David Aganzo mediante una moción de censura y colocar en su puesto a un afín, Gomar escribió a su jefe para avisarle de que le había llamado el exfutbolista Diego Rivas, número dos del sindicato. “Rubi, buenas tardes, me ha llamado Diego Rivas esta tarde, no me he puesto. Tengo q estar atento [sic]”, le avisó Gomar.

Rubiales dio instrucciones al presidente de la Federación Valenciana. “Llámale y entérate de qué quiere. Ok? Grábalo. Vale?”, ordenó. Gomar le envío minutos después otro mensaje para contarle que Rivas le había llamado “dos veces más” y finalmente había hablado con él. “Quería ver un jugador de Segunda B q si tenía contrato profesional de un año (…) Me ha parecido raro esa pregunta [sic]”. Rubiales trasladó al dirigente valenciano sus sospechas: “Quieren entrar al censo. Eso creo”. El presidente de la RFEF creía que el acceso a los datos de los jugadores podía dar una ventaja a Aganzo en la guerra por su continuidad al frente de la AFE.

placeholder EC.
EC.

La lista de víctimas de las escuchas es más larga. Los archivos de los llamados Supercopa Files, la investigación periodística de El Confidencial sobre las presuntas irregularidades que se habrían producido en la RFEF durante los cuatro años de mandato de Rubiales desvela que este tenía en su teléfono móvil hasta cinco fotografías en las que se ve una grabadora digital en funcionamiento junto a un teléfono inalámbrico. En la grabadora aparece una fecha, 13 de junio de 2018, apenas un mes después de la llegada de Rubiales a la presidencia de la RFEF, y en la pantalla del teléfono fijo se aprecian los dígitos de un número de teléfono móvil.

Este diario ha confirmado que las imágenes pertenecen a la grabación furtiva de una llamada con el titular de ese número, un exportero con el que ha contactado este diario. En ese momento, la víctima era afiliado de AFE y trabajaba como profesor en la academia de entrenadores Cenafe, una empresa de Miguel Ángel Galán, uno de los enemigos declarados de Rubiales y autor de la querella que ha provocado la apertura de diligencias penales contra el dirigente de la Federación en la Fiscalía Anticorrupción. El afectado llamó a la AFE por un asunto relacionado con unas becas de formación para exjugadores. Rubiales y sus colaboradores decidieron registrar esa conversación para tratar de emplearla para chantajear a Galán.

El archivo secreto de Rubiales evidencia otras prácticas igual de cuestionables. Este diario ha tenido acceso a otra de las grabaciones que realizó para quedarse una copia de un intercambio de mensajes con Irene Lozano, presidenta del Consejo Superior de Deportes (CSD) y secretaria de Estado para el Deporte entre enero de 2020 y marzo de 2021. Lozano se comunicaba con Rubiales a través de Telegram con una modalidad que autodestruye el texto unos segundos después de ser leído por la persona que está al otro lado del chat, porque temía que el dirigente de la Federación almacenara los mensajes para usarlos en su contra. No iba mal encaminada. Rubiales usó otro móvil para grabar en vídeo los mensajes que le enviaba Lozano y quedarse de esa forma con un duplicado de la conversación antes de que Telegram la borrara.

placeholder EC.
EC.

Como ya desveló este diario, Rubiales también grabó llamadas con la propia Lozano y con el exministro de Cultura y Deporte José Guirao, entre otros. Además, contrató una agencia de detectives a través de una empresa pantalla para obtener información sobre la vida privada de David Aganzo. La RFEF pagó a los detectives a través de una presunta factura falsa.

La obsesión de Rubiales por espiar contrasta con su miedo a ser espiado. En agosto de 2020, el dirigente recurrió a una empresa externa especializada en la destrucción de archivos digitales para formatear su teléfono móvil por temor a que la Policía Nacional o la Guardia Civil encontraran información comprometedora si era detenido por alguna de las causas judiciales que le afectaban. También efectuó barridos en las oficinas de la RFEF en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas en busca de micrófonos ocultos.

Luis Rubiales no solo grabó personalmente a ministros y altos cargos del Gobierno y guardó mensajes en los que amenazaba al propio Pedro Sánchez con dejar a España sin el Mundial de 2030 si no le recibía inmediatamente en Moncloa. También dio instrucciones a sus colaboradores para que hicieran lo mismo con otros políticos, profesionales del mundo del fútbol y periodistas. Decenas de archivos, imágenes y audios revelan que el máximo responsable de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y de la Selección creó una red clandestina de escuchas que le ha estado surtiendo de todo tipo de grabaciones por motivos aún no aclarados.

Luis Rubiales Real Federación Española de Fútbol
El redactor recomienda