Es noticia
Menú
Las explicaciones de Sánchez no aplacan a sus socios: "El CNI lo controla el presidente"
  1. España
COMPARECENCIA POR PEGASUS

Las explicaciones de Sánchez no aplacan a sus socios: "El CNI lo controla el presidente"

ERC, PNV, Bildu o la CUP cargan contra el intento de escapismo del Gobierno por la responsabilidad de las escuchas. Rufián reprocha que se combata al independentismo como al yihadismo

Foto: El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, en el Congreso. (EFE/Fernando Alvarado)
El portavoz de ERC, Gabriel Rufián, en el Congreso. (EFE/Fernando Alvarado)

Sánchez ha intentado dar carpetazo este jueves al caso Pegasus para reconducir la relación con sus socios tras un episodio que tensó los mimbres de la legislatura. El presidente del Gobierno ha recogido las demandas que han dejado caer en las últimas semanas nacionalistas vascos y catalanes, y ha anunciado dos iniciativas: el reforzamiento del control judicial del Centro Nacional de Inteligencia siguiendo las indicaciones del informe del Defensor del Pueblo; y la reforma de la Ley de Secretos Oficiales, que sustituirá a la actual que data de 1968. Pero no es suficiente, al menos a ojos de los socios habituales del Ejecutivo, que han apuntado a Sánchez al entender que sí tenía conocimiento de las escuchas, pese al intento del presidente de despojar a su Gobierno de toda responsabilidad sobre las operaciones del CNI.

"¿Por qué promete un mayor control judicial del CNI cuando el mayor controlador del CNI es el presidente del Gobierno? O sea, usted. No puede blanquear a su Ejecutivo frente a todo lo que ha pasado". Las palabras de Gabriel Rufián han caído como un jarro de agua fría sobre el intento de escapismo de Sánchez sobre el escándalo del espionaje a decenas de líderes independentistas, de cuyas actuaciones ha responsabilizado exclusivamente al CNI. El portavoz de ERC ha elevado el tono contra el PSOE, y ha reprochado que actúe contra el independentismo del mismo modo en que lo haría con el yihadismo. "¿Qué amenaza representaba Pere Aragonès? ¿Quién de los espiados era un terrorista?", ha lanzado. "España huele a cerrado", añadía.

Foto: La ministra de Defensa, Margarita Robles (c), junto a la nueva directora del CNI, Esperanza Casteleiro (d), y a la directora destituida, Paz Esteban. (EFE/Chema Moya)

Rufián ha abierto su intervención denunciando el desconcierto por la negativa de Sánchez a asumir responsabilidad alguna y a obstaculizar una investigación parlamentaria sobre las escuchas a "activistas" independentistas mientras "negociaban con ustedes una investidura". "¿Qué ha venido a hacer aquí? ¿Es consciente de que intervenciones como la de hoy lo único que hace es darnos a nosotros más excusas?", cuestionaba. El portavoz de ERC, cabeza de una formación de cuyos 13 diputados dependen votaciones clave para el Ejecutivo en la Cámara Baja, ha insistido en la apertura de una comisión de investigación después de que a Sánchez se le haya "llenado la boca hablando de transparencia", y ha denunciado el "patriotismo tóxico" exhibido desde el Gobierno. "No pueden decir ante cualquier escándalo que no pasa nada, porque esto es una democracia plena", ahondaba.

"Si cree que nos ha tranquilizado, se equivoca", coincidía Aitor Esteban. El portavoz del PNV en el Congreso también ha cuestionado la negativa de Sánchez a asumir responsabilidades por Pegasus —durante su intervención ha asegurado que "el Gobierno no decide ni conoce las decisiones operativas de los servicios de inteligencia"—, algo que, a su juicio, no resta gravedad a la cuestión. "No sé qué me produce mayor desazón, que usted lo conociera o que no, aunque lo lógico es pensar que usted sabía que se estaba investigando al presidente de la Generalitat", señalaba Esteban, que incidía en las incoherencias del discurso de Sánchez. "Si no lo sabía, lo que está diciendo es que el CNI es una célula autónoma que se dedica a escoger objetivos a los que espiar. Eso es mucho más grave. Un Gobierno democrático debe conocer las operaciones de los servicios de inteligencia".

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. (EFE/José Manuel Pedrosa) Opinión

En el mismo sentido se han expresado las portavoces de Bildu, la CUP o Junts, que han acusado en bloque al jefe del Ejecutivo de tratar como "estúpidos" al independentismo tras su comparecencia. "Los mismos mecanismos que utilizan contra el yihadismo los utilizan contra personas que ponen urnas", insistía Mertxe Aizpurua, recogiendo el guante que había tendido Gabriel Rufián. "Si no fue el Gobierno quien ordenó las escuchas, ¿debemos pensar que el CNI actúa al margen del Gobierno? ¿Ante quién responde la inteligencia española?", ha insistido.

Pero no solo han sido los socios del Gobierno los que han subrayado, aunque con matices, la responsabilidad de Sánchez sobre el espionaje de Pegasus. En su segunda réplica, la portavoz del PP ha evidenciado que "todos los grupos parlamentarios" coinciden en que el presidente "miente" negando que estaba involucrado en la investigación del CNI. "¡Claro que lo sabía!", ha denunciado. "¿Le parece normal?", insistía.

Son preguntas a las que, de momento, Sánchez no ha respondido. El presidente del Gobierno ha defendido que las actuaciones del CNI, pese a no conocerlas, se basan en la "legalidad" y contaban con autorización judicial. Al margen del anuncio del reforzamiento del control sobre Inteligencia, del que recelan magistrados del Tribunal Supremo, Sánchez ha centrado su intervención en agitar la corrupción del PP y en presumir de que su Gobierno garantiza la "transparencia" y la "regeneración democrática".

Tal y como reiteran fuentes del Tribunal Supremo a El Confidencial, y pese a los intentos de Sánchez por "blanquear" la imagen del Ejecutivo con Pegasus, "el control del CNI le corresponde al presidente", tal y como aparece en la ley reguladora del centro de inteligencia, que establece desde el primer artículo que el CNI es el organismo responsable de "facilitar al presidente del Gobierno y al Gobierno de la nación las informaciones, análisis, estudios o propuestas que permitan prevenir y evitar cualquier peligro, amenaza o agresión contra la independencia o integridad territorial de España".

Sánchez ha intentado dar carpetazo este jueves al caso Pegasus para reconducir la relación con sus socios tras un episodio que tensó los mimbres de la legislatura. El presidente del Gobierno ha recogido las demandas que han dejado caer en las últimas semanas nacionalistas vascos y catalanes, y ha anunciado dos iniciativas: el reforzamiento del control judicial del Centro Nacional de Inteligencia siguiendo las indicaciones del informe del Defensor del Pueblo; y la reforma de la Ley de Secretos Oficiales, que sustituirá a la actual que data de 1968. Pero no es suficiente, al menos a ojos de los socios habituales del Ejecutivo, que han apuntado a Sánchez al entender que sí tenía conocimiento de las escuchas, pese al intento del presidente de despojar a su Gobierno de toda responsabilidad sobre las operaciones del CNI.

Centro Nacional de Inteligencia (CNI)