Es noticia
Menú
Merche y su lucha por ver a sus hijas: absuelta de maltrato tras dos años de batalla con su ex
  1. España
"Instrumentalización" paterna

Merche y su lucha por ver a sus hijas: absuelta de maltrato tras dos años de batalla con su ex

"Las menores están inmersas en el divorcio, presentando una clara preferencia por su padre, lo que no se puede obviar a efectos de restar credibilidad a su declaración", dice la sentencia

Foto:  Vista de la entrada a los juzgados de plaza Castilla en Madrid. (EFE)
Vista de la entrada a los juzgados de plaza Castilla en Madrid. (EFE)

Un juzgado de Madrid considera que no hay pruebas de que Merche maltratase a sus hijas, como sostenían su exmarido y la Fiscalía. Fue juzgada por ello tras dos años sin poder ver siquiera a las niñas porque una jueza dictó una orden de alejamiento. Durante el proceso judicial, las menores secundaron la tesis del padre, pero los informes psicológicos determinan que sus acusaciones son “desproporcionadas”. Los expertos médicos advierten de que las pequeñas están siendo utilizadas en el proceso de divorcio que enfrenta a sus progenitores. Ahora, Merche podrá verse de nuevo con ellas, una victoria amarga para ella porque dicen que solo quieren estar con su padre.

“No ha quedado acreditado que insultara frecuentemente a sus dos hijas llamándolas hijas de puta, ni que las agrediera con el tacón de su zapato, utilizando cinturones, ni que les diera fuertes tirones de pelo (…) No ha quedado acreditado que golpeara a su hija con un secador en la cabeza ni que en otra ocasión le diera un puñetazo en la nariz, ni que la obligara a dormir en el suelo del cuarto de baño, ni que las encerrase en su habitación con cerrojo”. Estas conclusiones aparecen en la sentencia absolutoria dictada por el Juzgado de lo Penal número 25 de Madrid que dirige la jueza María Guadalupe Cordero. La resolución ya es firme, según la documentación del caso a que ha tenido acceso El Confidencial.

Foto: Ilustración: Raúl Arias.

El matrimonio se rompió en 2019 y el padre de las niñas abandonó el domicilio conyugal después de un periodo de discusiones constantes. Ella atribuye el motivo de la ruptura al descubrimiento de que su marido tenía un hijo fruto de una relación extramatrimonial. Ahí empezó un dramático proceso de divorcio que todavía se dirime en otro juzgado madrileño. El 29 de marzo de 2020, otra jueza decretó la orden de alejamiento que prohibía a Merche ver a sus hijas. Ratificó esta medida en enero de 2021 con el visto bueno de la Fiscalía, de acuerdo con que la mujer no viese a las menores.

"A favor del padre"

En el procedimiento, consta un informe del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Madrid que avisa de que las niñas están siendo “instrumentalizadas” y que sus acusaciones contra su madre son “desajustadas”. “Las menores han adquirido un protagonismo contrario a su mejor interés, participando de dicho contencioso intraparental habiéndose posicionado a favor del padre, con quien conviven”, firmó la psicóloga en febrero de este año, poco antes del juicio. Recomendaba el “restablecimiento” y la “normalización de la relación” con la madre.

La sentencia: "Las menores hacen referencia al divorcio constantemente aun cuando no son preguntadas por ello"

Pero Merche terminó sentada en el banquillo por la acusación de la Fiscalía y su exmarido sin haber recuperado la relación con sus hijas. El ministerio público pidió inicialmente para ella un total de tres años y dos meses de prisión, seis años y dos meses de alejamiento y cinco de inhabilitación para ejercer la patria potestad. Todo ello por los delitos de maltrato habitual y maltrato familiar. La Fiscalía también pedía condenar al padre a un año y nueve meses de cárcel al entender que los malos tratos a las niñas empezaron cuando todavía no se había ido de casa y era su deber impedirlos.

Por contra, la defensa de Merche reivindicó que el relato de las menores reflejaba lo que calificó como "un conflicto de lealtades" y una "magnificación en el relato que podría llevar a una fabulación por parte de las menores". El escrito del despacho Ospina Abogados pedía antes del juicio que la madre y las niñas se pudieran ver en un punto de encuentro, al menos para contrarrestar “la instrumentalización” a la que se habían visto sometidas y la “generación de sentimiento negativo a favor de la madre”.

Foto: Foto: Istock.

Al finalizar el juicio, la Fiscalía rebajó considerablemente su petición de pena para Merche. Las declaraciones de los testigos habían desmontado en parte la acusación, incluido el entorno del exmarido. El sobrino del padre dijo que su tío nunca le comentó que su madre agrediera a las niñas. El abuelo paterno de las menores corroboró que sus nietas nunca le dijeron que hubiesen recibido malos tratos en casa. En la misma línea se manifestó el director del colegio. La sentencia destaca que “no existen partes médicos o de urgencias que reflejen lesiones”. El padre dijo tener tres años de grabaciones para probar los malos tratos de ella, pero no consta que las llegase a aportar.

La jueza coincide con la experta forense al decir que la declaración de las menores “no es concreta, se hacen referencias genéricas e imprecisas sin aportar detalles”. "Es de destacar cómo las menores hacen referencia a la situación de divorcio constantemente, aun cuando no sean preguntadas expresamente por ello. Las menores están inmersas en el procedimiento contencioso de divorcio de ambos progenitores, presentando una clara preferencia por la figura paterna, lo que no se puede obviar por este juzgado a efectos de restar credibilidad a su declaración", zanja la resolución, que absuelve a Merche y le permite volver a ver a sus hijas después de dos años.

Un juzgado de Madrid considera que no hay pruebas de que Merche maltratase a sus hijas, como sostenían su exmarido y la Fiscalía. Fue juzgada por ello tras dos años sin poder ver siquiera a las niñas porque una jueza dictó una orden de alejamiento. Durante el proceso judicial, las menores secundaron la tesis del padre, pero los informes psicológicos determinan que sus acusaciones son “desproporcionadas”. Los expertos médicos advierten de que las pequeñas están siendo utilizadas en el proceso de divorcio que enfrenta a sus progenitores. Ahora, Merche podrá verse de nuevo con ellas, una victoria amarga para ella porque dicen que solo quieren estar con su padre.

Divorcio
El redactor recomienda