Es noticia
Menú
El aislamiento y la mascarilla, claves para frenar la viruela del mono
  1. España
Brote en Madrid

El aislamiento y la mascarilla, claves para frenar la viruela del mono

Los expertos recomiendan medidas similares a las efectuadas con el Covid para cortar la transmisión del virus, mientras se prepara la compra de vacunas

Foto: Foto: EFE/Mariscal.
Foto: EFE/Mariscal.

Las personas contagiadas con el virus de la viruela del mono (MPXV) o que estén en investigación tendrán que aislarse en casa y solo podrán salir para ir al médico, mientras que sus contactos no deberán hacer cuarentena, pero sí reducir al máximo las interacciones y usar de manera constante la mascarilla.

Así consta en el "Protocolo para la detección precoz y manejo de casos ante la alerta de viruela de los monos (Monkeypox) en España" elaborado por los técnicos de la ponencia de alertas del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, que establece una serie de medidas de control para cortar la transmisión del virus.

Foto: Un médico toma muestras de la piel de un niño en República Democrática del Congo en el centro de control de enfermedades. (Youtube)

El documento recuerda que es la primera vez que se notifican cadenas de transmisión en Europa sin vínculos epidemiológicos conocidos con África occidental o central y que la mayoría de casos que han ido detectándose estos días en España y otros países se ha dado en hombres que han mantenido relaciones de riesgo con otros hombres.

Sin embargo, y "a tenor de la información disponible en estos momentos, se hace patente la importancia de prestar una especial atención a la población afectada sin descartar la posibilidad de aparición de nuevos casos en otros grupos de población", asume el órgano técnico del Ministerio de Sanidad y las comunidades, que apela a "abordar el estudio de estos casos evitando cualquier estigmatización del colectivo LGTBI+".

Tres categorías

Serán sospechosos los que presenten un exantema vesicular más uno de los síntomas clásicos de la MPX (fiebre, dolor de cabeza, muscular, ganglios inflamados o cansancio) una vez descartadas otras patologías.

Los probables serán los que, además de cumplir este criterio, en los 21 días antes de iniciar síntomas hayan tenido un contacto estrecho con un caso confirmado o todavía en investigación, o bien hayan mantenido relaciones en contextos sexuales de riesgo, o bien tienen historia de viaje a zonas endémicas de África occidental o central. Ninguno será caso confirmado hasta que lo determine una prueba de laboratorio PCR para MPVX.

Todos los casos confirmados o que estén en investigación "deben permanecer aislados y bajo vigilancia", con dos supuestos. Los no hospitalizados deberán permanecer "en una habitación o área separada de otros convivientes" hasta que desaparezcan las lesiones y se aconseja que lleven mascarilla quirúrgica, especialmente aquellos con síntomas respiratorios; si no fuera factible -por ejemplo, niños-, se recomienda que se la pongan el resto de convivientes.

Foto: La ministra de Sanidad, Carolina Darias. (EFE/Lizón)

Es recomendable que eviten el contacto con animales silvestres o domésticos, "por lo cual, las mascotas deben ser excluidas del entorno del paciente". Tampoco "debe abandonar el domicilio, excepto cuando necesite atención médica de seguimiento", momento en el que deberá ponerse mascarilla y no utilizar el transporte público. Los convivientes, por su parte, evitarán en la medida de lo posible el contacto con los casos y las visitas.

Por otro lado, los hospitalizados serán ingresados en una habitación con presión negativa -nunca en una con presión positiva- y, si no hay disponibilidad, en una individual con baño. El aislamiento deberá prolongarse hasta que desaparezcan las lesiones.

Los sanitarios usarán Equipos de Protección Individual (EPI) adecuados y mascarilla FFP2, pero cuando hagan procedimientos que generen aerosoles o cualquier otro sobre la vía aérea, deberán ponerse la FFP3, protección ocular y guantes y batas impermeables de manga larga. Asimismo, será necesario tener un listado de todo el personal que atiende a casos en investigación o confirmados.

¿Y los contactos estrechos?

"Ante cualquier caso sospechoso se iniciará la búsqueda e identificación de posibles contactos estrechos tanto entre el personal sanitario como entre convivientes, laborales o sociales, especialmente los contactos sexuales. No se iniciará el seguimiento hasta la confirmación del caso", indica la guía.

Los contactos estrechos no harán cuarentena, pero sí tienen que "extremar las precauciones y reducir todo lo posible las interacciones sociales utilizando de forma constante la mascarilla", lo cual "incluye la indicación de abstención de mantener contactos sexuales durante el periodo de seguimiento". Se les indica el autocontrol de la temperatura una vez al día durante 21 días tras la exposición.

Foto: Un médico congoleño toma muestras de la piel de un niño, sospechoso de tener el virus del mono. (Getty Images/Melina Mara)

Tendrán que estar localizables a lo largo del periodo de seguimiento y, de presentar fiebre o cualquier otro síntoma compatible, "deberán hacer autoaislamiento domiciliario inmediato y contactar de forma urgente con el responsable del seguimiento".

Se considera contacto estrecho a quien haya estado en contacto con un caso confirmado desde el comienzo del periodo de transmisibilidad -que coincide con el inicio de aparición de los primeros síntomas-, en las siguientes circunstancias:

Contacto a menos de 1 metro en la misma habitación con un caso confirmado y sin EPI (o con incidencias en su uso). "Se tendrá que valorar a los convivientes, el personal sanitario que ha atendido al paciente, contactos en el ámbito laboral y social" y "se hará especial hincapié en recabar información sobre las personas que haya podido mantener relaciones sexuales en contextos de riesgo con el caso".

Los expertos recomiendan lavar la ropa a más de 60 grados para evitar la expansión del virus

También se considerará el contacto directo con ropas, ropa de cama o fómites usados por un caso confirmado durante el periodo infeccioso sin el equipo de protección, además de una exposición a una herida percutánea (por ejemplo, con una aguja) o a las mucosas a fluidos corporales, tejidos o muestras de laboratorio de un caso confirmado. Asimismo, se tendrá en cuenta como contacto si hay un manejo de muestras de un caso confirmado por personal de laboratorio sin EPI apropiado, al igual que el contacto con un fallecido por MPX o con la ropa del mismo.

La ropa deberá lavarse a más de 60 grados en una lavadora estándar con detergente. "Se puede usar lejía, pero no es necesaria", y hay que evitar sacudir o manipular ropa sucia que dé lugar a la dispersión de partículas infecciosas ni debe lavarse mezclada con el resto de la ropa de casa. Platos, cubiertos y otros utensilios para comer no deben compartirse y se lavarán en lavavajillas o a mano con agua caliente y jabón. Los objetos y superficies contaminados deben limpiarse y desinfectarse con un desinfectante de uso hospitalario o con una dilución de 1:100 de lejía de uso doméstico.

Las vías de transmisión

Antes de esta alerta, el principal mecanismo de transmisión era el contacto directo (incluyendo su consumo) o indirecto con mamíferos vivos o muertos, sobre todo roedores o primates de zonas endémicas. Mientras que de persona a persona se da por gotas respiratorias grandes durante el contacto cara a cara directo y prolongado, contacto directo con fluidos corporales de una persona infectada o con objetos contaminados e incluso de madre a hijo.

Foto: Efectos en la piel de la viruela del mono. (CDC)

La enfermedad suele ser autolimitada y la mayoría de las personas se recuperan en varias semanas, aunque en algunos casos puede cursar grave, algo que ocurre con mayor frecuencia entre niños, adultos jóvenes y personas inmunocomprometidas.

El período de incubación es de 6 a 16 días, pero puede llegar a 21; hasta este brote, el cuadro clínico inicial suele incluir fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, inflamación de ganglios y cansancio. Entre 1 y 5 días después de la fiebre, se desarrolla una erupción, que evoluciona secuencialmente de máculas a pápulas, vesículas, pústulas y costras que se secan y se caen.

Las personas contagiadas con el virus de la viruela del mono (MPXV) o que estén en investigación tendrán que aislarse en casa y solo podrán salir para ir al médico, mientras que sus contactos no deberán hacer cuarentena, pero sí reducir al máximo las interacciones y usar de manera constante la mascarilla.

Ministerio de Sanidad Virus
El redactor recomienda