Es noticia
Menú
El abogado de oficio del etarra Atristain no quería ir a su declaración por estar "de fiesta"
  1. España
Terrorismo

El abogado de oficio del etarra Atristain no quería ir a su declaración por estar "de fiesta"

El sumario del terrorista que ha derrotado a España en Estrasburgo por el régimen de incomunicación recoge un 'incidente' entre el letrado y la Guardia Civil cuando los agentes le citaron para un segundo interrogatorio

Foto: Xabier Atristain (i), junto con su abogado, Zigor Reizabal (d). (EFE/Javier Etxezarreta)
Xabier Atristain (i), junto con su abogado, Zigor Reizabal (d). (EFE/Javier Etxezarreta)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El abogado de oficio que asistió al etarra Xabier Atristain tras su arresto en 2010 estaba “de fiesta” y no quería ir a su interrogatorio policial en la Guardia Civil. Tuvieron que ser los agentes quienes le instaron a que se presentase en el cuartel y al llegar se protagonizó un enfrentamiento con los uniformados. Así consta en el sumario de la investigación sobre este terrorista, que acabó condenado a 17 años de cárcel. Desde hace semanas, está en libertad porque el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, con sede en Estrasburgo, considera que se vulneraron sus derechos al no haber podido elegir un abogado de confianza ni haber podido preparar con el letrado de oficio previamente su declaración.

El Confidencial ha tenido acceso a la documentación del sumario 35/2010 que se instruyó en el Juzgado de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional. Ahí se refleja el 'incidente' que tuvo lugar en las dependencias policiales. El abogado de oficio afeó a los guardias civiles haber sido “indebidamente molestado cuando se hallaba en el transcurso de una fiesta al ser requerido por segunda vez para asistir a Xavier”. Fuentes conocedoras de este incidente precisan que dijo estar en un cumpleaños, que se personó a regañadientes y que no estaba en las mejores facultades para ejercer la representación letrada.

Foto: Pintadas a favor de ETA en Vitoria. (EFE)

Xabier Atristain, de 52 años de edad, fue detenido el 29 de septiembre de 2010 a las 9:45 de la mañana por la Guardia Civil. La operación tenía por objeto encontrar explosivos de ETA, por lo que el juez Ismael Moreno decretó su detención incomunicada. Eso quiere decir que no tiene derecho a elegir abogado de su confianza, ni llamar a sus allegados para avisar de su situación o planificar con un letrado de oficio qué decir a los investigadores policiales antes de pasar a disposición del juez. Lo que sí puede hacer el arrestado es acogerse a no declarar. No fue el caso de Atristain, que declaró y admitió a los agentes dónde escondía el explosivo, y eso sirvió para evitar atentados y condenarle.

Dos declaraciones

Sin embargo, la situación en la que Atristain prestó esas declaraciones es precisamente lo que ha enmendado el tribunal de Estrasburgo con un fallo que amenaza ahora con extrapolarse a numerosos casos. Durante su detención, el terrorista prestó dos declaraciones a la policía, ambas en presencia del abogado de oficio. La primera tuvo lugar el 1 de octubre de 2010, a las 7:23 de la mañana. La segunda, a la que no quería ir el abogado por estar “de fiesta”, se produjo finalmente el 3 de octubre de 2010, a las 15:13.

placeholder El preso de ETA Xabier Atristain (izquierda) posa tras abandonar en febrero la prisión. (EFE)
El preso de ETA Xabier Atristain (izquierda) posa tras abandonar en febrero la prisión. (EFE)

La Guardia Civil quiso tomarle declaración por segunda vez porque tenían sospechas de que Atristain no les había dicho todo lo que sabía en su primer interrogatorio. Tenían la impresión de que conocía la ubicación de otros escondites donde la banda almacenaba material ya preparado para confeccionar bombas. Efectivamente, el etarra les ubicó un lugar oculto en su domicilio en el que todavía guardaba un arma de fuego, balas, varios dispositivos USB que contenían manuales de formación sobre terrorismo y placas de matrícula falsas.

La propia sentencia de Estrasburgo, recurrida sin éxito por el Gobierno español, dice que Atristain realizó esta declaración a pesar de la oposición de su abogado de oficio, que estaba presente y "manifestó su oposición a que se llevara a cabo el nuevo interrogatorio". Posteriormente, la Guardia Civil encontró en el domicilio del demandante todo el material enumerado por aquel en su última declaración. Los jueces europeos afirman que durante su detención incomunicada, el arrestado fue examinado diariamente por un médico forense al que informó de que no había sufrido malos tratos, si bien afirmó que la Guardia Civil le había amenazado con detener a su novia si no colaboraba con ellos.

Foto: Pintadas a favor de ETA en Vitoria. (EFE)

El médico presentó cada día un informe médico al juez. Cuando Atristain declaró ante el magistrado el 4 de octubre de 2010, le dijo que sus declaraciones ante la Guardia Civil fueron obtenidas mientras se le mantuvo incomunicado durante cinco días y que por este motivo realizó declaraciones autoinculpatorias. Ese mismo día se levantó la incomunicación del demandante, quien pudo designar a un abogado de su elección.

El incidente entre el letrado de oficio y los guardias civiles motivó que el abogado tuviese que declarar como testigo en el juicio contra el terrorista, celebrado a principios de 2013. Así lo recoge la sentencia de la Audiencia Nacional, que se hizo eco del enfrentamiento, pero para descartar que hubiesen existido presiones de la Guardia Civil al etarra. Los jueces españoles consideran irrelevante para la condena al etarra “el incidente habido durante las declaraciones de Xabier Atristain en dependencias de la Guardia Civil en torno al enfrentamiento dialéctico del letrado asistente con algunos miembros de dicho cuerpo policial”. No obstante, la resolución pone en entredicho la actitud del abogado: “La versión policial pone de manifiesto un comportamiento ciertamente heterodoxo del mencionado letrado”.

El abogado de oficio que asistió al etarra Xabier Atristain tras su arresto en 2010 estaba “de fiesta” y no quería ir a su interrogatorio policial en la Guardia Civil. Tuvieron que ser los agentes quienes le instaron a que se presentase en el cuartel y al llegar se protagonizó un enfrentamiento con los uniformados. Así consta en el sumario de la investigación sobre este terrorista, que acabó condenado a 17 años de cárcel. Desde hace semanas, está en libertad porque el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, con sede en Estrasburgo, considera que se vulneraron sus derechos al no haber podido elegir un abogado de confianza ni haber podido preparar con el letrado de oficio previamente su declaración.

ETA (banda terrorista) Guardia Civil Audiencia Nacional Tribunal Derechos Humanos
El redactor recomienda