Es noticia
Menú
Zaragoza viaja al futuro: buses sin conductor, delivery con drones y conexión Hyperloop
  1. España
Proyectos en marcha

Zaragoza viaja al futuro: buses sin conductor, delivery con drones y conexión Hyperloop

La capital aragonesa potencia su atractivo como territorio piloto para el desarrollo de proyectos antes de salir al mercado. El ayuntamiento quiere convertir la ciudad en un referente

Foto: Llevar una hamburguesa a domicilio ya se prueba en Zaragoza. (Cedida)
Llevar una hamburguesa a domicilio ya se prueba en Zaragoza. (Cedida)

Zaragoza siempre ha sido el lugar donde testar los productos antes de salir al mercado. Desde el mundo del marketing siempre se dice: si triunfa allí, lo hará en el resto de España o de Europa. Esto se debe a la sociología del aragonés, que también suele llevarse a la política con la frase "Aragón es Ohio", porque como ocurre en esta ciudad de Estados Unidos, el partido que gana en Aragón, ocupa la Moncloa. Por eso la capital aragonesa quiere potenciar su atractivo como territorio piloto con los sistemas de movilidad del futuro. Ya es el lugar donde probar autobuses sin conductor, el reparto de comida a domicilio con drones y, en cuestión de pocos años, será parada del nuevo transporte interurbano Hyperloop, consistente en el transporte de alta velocidad de personas u objetos a través de un tubo sellado.

Históricamente, Zaragoza ha servido como prueba para múltiples productos que luego han revolucionado sus sectores o que han sumado un gran número de ceros en las cifras de negocio. El chispazo de Martini, el autoservicio de Mercadona, el registro de bicis públicas, los prefijos telefónicos o la implantación de la TDT son algunos ejemplos. Es habitual que multinacionales utilicen la ciudad como 'conejilla de indias'.

placeholder El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, junto a directivos de Avanza. (Cedida)
El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, junto a directivos de Avanza. (Cedida)

La ciudad busca acoger proyectos que van a ser protagonistas en las ciudades del futuro. Con 2050 en el horizonte, en Zaragoza ya se prueba el envío de comida mediante un dron, cajas de medicamentos que cruzan la ciudad o productos industriales para empresas en polígonos. El Grupo hostelero Restalia, propietario de franquicias como TGB o 100 Montaditos, envió durante unos días hamburguesas y montaditos entre varios puntos de la ciudad. La idea era testar el tiempo, los cambios de frecuencia en la conexión inalámbrica, el ruido que genera el aparato, la influencia del viento —de lo que en Zaragoza saben bastante—, la temperatura de la comida o, aunque suene obvio, si el producto llega correctamente al destino fijado.

Foto: Jorge Azcón, alcalde de Zaragoza, en la presentación del proyecto. (Dani Marcos / Ayuntamiento de Zaragoza)

Para que esto haya sido realidad, el Ayuntamiento de Zaragoza impulsó un espacio urbano único en Europa, llamado Hera Drone Hub, para la realización de pruebas y entrenamiento de drones. Su promotora, Isabel Buatas, explica a El Confidencial que es fruto de los nuevos modelos de transporte local, regional y urbano "en una tercera dimensión (vertical) que necesita ser seguro, operativo y rentable". "Para que esto sea una realidad sostenible se necesitaba un espacio de pruebas, estudiar los casos y uso, ver las necesidades y analizar qué vehículos se van a utilizar en cada caso", indica. La idea que maneja la capital aragonesa es "impulsar la industria, la logística con drones y para ayudar al desarrollo de las ciudades para que puedan planificar una nueva movilidad". Con el objetivo de seguir adelantándose al presente, el Ayuntamiento dirigido por Javier Azcón (PP) incluirá el transporte o uso de drones en la próxima ordenanza de movilidad.

Un autobús sin conductor

El proyecto pionero de movilidad Digicity consiste en subirse a un autobús donde no hay nadie al volante. Literal. Durante 26 meses, un plan planteado por la multinacional de transporte Avanza hará que la ciudad maña tenga más de 50 iniciativas inéditas en la movilidad urbana. Algo así como un laboratorio y en contacto con el tráfico rodado, los peatones y todo el entorno de la urbe, que cuenta también con la participación de empresas como Irizar, Jema, Hispacold, Telenet e Idneo-Ficosa. Según fuentes del Consistorio de Zaragoza, la inclusión en este proyecto es porque "hemos apostado abiertamente por ser un banco de pruebas para todas las iniciativas relacionadas con la movilidad sostenible. Ya sean drones, autobuses o cualquier otro transporte".

De estas innovaciones en los autobuses urbanos de la ciudad, la más llamativa es la conducción autónoma en un autobús que recorrerá varios cientos de metros sin que nadie conduzca y con pasajeros a bordo. Por el momento, está en la fase inicial de ejecución y aún se desconoce el trazado exacto por el que circulará o la distancia que cubrirá diariamente. Fuentes de Avanza confirman a El Confidencial que estas medidas que se están empezando a implantar hacen de la capital aragonesa "el lugar ideal para probar novedades que servirán de ejemplo a otras ciudades o empresas de Europa y del mundo". El objetivo es lograr que el autobús sin conductor circule en varios tramos de su línea y que a lo largo de un año puedan beneficiarse 4,2 millones de usuarios.

La previsible estación de Hyperloop que tendrá Zaragoza se proyecta para 2041

Otro de los hitos en movilidad es uno de los retos del futuro en mayúsculas. La ciudad pretende ser una de los núcleos de población que estén dentro de la primera red de Hyperloop de Europa, un nuevo medio ultrarápido, ecológico y silencioso que apadrina el visionario Elon Musk. En este sentido, Zaragoza está teniendo un papel capital en el germen del proyecto Hyperconnected Europe, que busca las inversiones para implantar las estaciones urbanas. "Zaragoza será el principal nodo de Hyperloop en la península ibérica desde el inicio del proyecto y el punto de interconexión entre los corredores atlántico y mediterráneo", destacan fuentes municipales. También estarán ciudades como Berlín, Rotterdam o Flandes. La futura terminal se proyecta para 2041.

Banco de pruebas

El sociólogo aragonés Juan Delgado destaca que "Zaragoza nunca ha fallado a ninguna empresa". Este profesional está más que habituado a realizar estudios de mercado para multinacionales que quieren probar sus productos en la ciudad maña antes de salir al mercado. "Madrid, Barcelona o Bilbao son excesivamente grandes y no tienen un porcentaje medio de renta, de consumo, de población, ni de aceptación de marcas", explica a este diario. Una de las curiosidades poco conocidas es que Zaragoza fue la ciudad donde se probaron las bandejas plastificadas de carne en los supermercados.

Sea como fuere, Zaragoza tiene especial ahínco en convertirse en la ciudad del futuro. Destaca por su situación geográfica, su importante polo logístico, el estar bañada por el río Ebro, que lo coloca como un gran corredor, o la relevancia de la Base Aérea. A corto plazo, ya está dentro de las fases del proyecto Flying Forward H2020, que realizará diferentes pruebas con el consorcio europeo integrado por doce socios y colaboradores de seis países distintos, como la Agencia Europea de Seguridad Aérea, la Agencia Espacial Europea y Microsoft.

Zaragoza siempre ha sido el lugar donde testar los productos antes de salir al mercado. Desde el mundo del marketing siempre se dice: si triunfa allí, lo hará en el resto de España o de Europa. Esto se debe a la sociología del aragonés, que también suele llevarse a la política con la frase "Aragón es Ohio", porque como ocurre en esta ciudad de Estados Unidos, el partido que gana en Aragón, ocupa la Moncloa. Por eso la capital aragonesa quiere potenciar su atractivo como territorio piloto con los sistemas de movilidad del futuro. Ya es el lugar donde probar autobuses sin conductor, el reparto de comida a domicilio con drones y, en cuestión de pocos años, será parada del nuevo transporte interurbano Hyperloop, consistente en el transporte de alta velocidad de personas u objetos a través de un tubo sellado.

Zaragoza Hyperloop Transporte Elon Musk Moncloa
El redactor recomienda