Es noticia
Menú
El PSOE descarta la dimisión de Paz Esteban pese a la presión de ERC y Podemos
  1. España
DEFIENDE LA "LEGALIDAD" DEL ESPIONAJE

El PSOE descarta la dimisión de Paz Esteban pese a la presión de ERC y Podemos

Los socialistas avalan el espionaje legal reconocido por el CNI contra 18 independentistas, incluido Pere Aragonès. Los socios del Gobierno, incluido Podemos, insisten en el cese de Robles

Foto: El portavoz del PSOE, Héctor Gómez, a la salida de la comisión de secretos. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)
El portavoz del PSOE, Héctor Gómez, a la salida de la comisión de secretos. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

Lejos de contribuir a rebajar la tensión, la primera sesión de la comisión de secretos celebrada este jueves solo ha agravado la brecha entre el PSOE y el resto de sus socios habituales, incluyendo el partido minoritario de la coalición. Todos ellos, con mayor o menor contundencia, han exigido en los últimos días "depurar responsabilidades" como única vía para comenzar a restablecer los puentes que saltaron por los aires tan pronto como trascendió el informe de Citizen Lab que cifra en más de 60 los dirigentes independentistas presuntamente espiados por el CNI. El foco estaba puesto precisamente en la directora del órgano, Paz Esteban; y en la ministra de Defensa, Margarita Robles. Aunque el Gobierno mantuvo la incógnita sobre si dejaría caer a la 'jefa' del Centro Nacional de Inteligencia, este jueves ha alejado esa posibilidad.

El portavoz del PSOE en el Congreso, Héctor Gómez, ha sido el encargado de descartar en rueda de prensa ese escenario, asegurando que, tras atender las explicaciones del CNI, "no estamos en fase de ceses". El dirigente, que ha representado al grupo socialista en la comisión de secretos, ha defendido que la comparecencia, que se ha alargado durante casi cuatro horas, ha sido "muy clarificadora" y la información ha acreditado el "estricto respeto de la legalidad" en las escuchas del Centro Nacional de Inteligencia.

Foto:  El ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska. (EFE/Kiko Huesca)

Tal y como ha podido saber El Confidencial, el CNI ha admitido el espionaje a un total de 18 líderes independentistas por presuntas actividades ilícitas o por sus vínculos con Tsunami Democràtic o Rusia, unas escuchas que se realizaron por orden del Gobierno y con autorización judicial. Entre los espiados estarían tanto el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, como personas del entorno de Carles Puigdemont, una circunstancia que ha agravado el enfado del independentismo.

A formaciones como ERC, Bildu, PNV, Junts, o la CUP no solo no les han convencido las explicaciones de Paz Esteban —que habría entregado a los portavoces de los grupos la documentación que acredita que el espionaje fue legal—, sino que, tras conocer la información que se ha compartido en el foro, han intensificado la magnitud de sus críticas hacia el Ejecutivo. Al margen de una comisión de investigación, los socios de investidura no ocultan que quieren la cabeza no solo de la directora del CNI, sino de la titular de Defensa, Margarita Robles.

"Sabe lo que tiene que hacer"

A esta última petición se ha unido recientemente Unidas Podemos. El portavoz de la formación morada, Pablo Echenique, manifestó públicamente su intención de intensificar la presión al PSOE para que cese a Margarita Robles. "Sabe lo que tiene que hacer. Tanto por su dignidad como por la dignidad del Gobierno", lanzaba el mandatario de Podemos.

La negativa del PSOE a utilizar a la directora del CNI como cabeza de turco para apaciguar la rebelión de sus socios amenaza con abrir una brecha aún más grande no sólo entre el Gobierno y ERC, sino también dentro de la propia coalición. Fuentes de Unidas Podemos aseguran que seguirán exigiendo a Sánchez "las mismas responsabilidades", y los republicanos, cuyos 13 votos son indispensables para sacar adelante la agenda legislativa del Gobierno, amenazan con hacer caer la legislatura si no atiende a sus peticiones. "Como demócrata, salgo mucho más preocupado", aseguraba el líder de ERC, Gabriel Rufián.

Lejos de contribuir a rebajar la tensión, la primera sesión de la comisión de secretos celebrada este jueves solo ha agravado la brecha entre el PSOE y el resto de sus socios habituales, incluyendo el partido minoritario de la coalición. Todos ellos, con mayor o menor contundencia, han exigido en los últimos días "depurar responsabilidades" como única vía para comenzar a restablecer los puentes que saltaron por los aires tan pronto como trascendió el informe de Citizen Lab que cifra en más de 60 los dirigentes independentistas presuntamente espiados por el CNI. El foco estaba puesto precisamente en la directora del órgano, Paz Esteban; y en la ministra de Defensa, Margarita Robles. Aunque el Gobierno mantuvo la incógnita sobre si dejaría caer a la 'jefa' del Centro Nacional de Inteligencia, este jueves ha alejado esa posibilidad.

PSOE Esquerra Republicana de Catalunya (ERC)
El redactor recomienda