Es noticia
Menú
Los ingenieros de Tsunami Democràtic crearon una 'app' de voto para un nuevo referéndum
  1. España
vocdoni, un sistema blockchain

Los ingenieros de Tsunami Democràtic crearon una 'app' de voto para un nuevo referéndum

El Centro Nacional de Inteligencia (CNI) investigó por orden del Gobierno al autor del informe de Citizen Lab sobre Pegasus y a otros tres ingenieros por su papel en las protestas contra la sentencia del 1-O

Foto: Imagen: EC
Imagen: EC
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La polémica sobre el supuesto espionaje a personas de la órbita del independentismo catalán ha revelado el papel que jugaron algunas de las teóricas víctimas en el desarrollo de la infraestructura tecnológica de Tsunami Democràtic, los contactos con Rusia y otras operaciones encubiertas orientadas a conseguir la proclamación de la república catalana por la vía de los hechos. Al menos cuatro de los individuos que aparecen en el informe de Citizen Lab hecho público la semana pasada, incluido su autor, Elies Campo, participaron en la creación de un protocolo de voto digital de alta seguridad para ser utilizado en un nuevo referéndum secesionista.

El protocolo, bautizado con el nombre de Vocdoni, fue ideado con el objetivo de garantizar el anonimato de los votantes de otra consulta e impedir que esta pudiera ser tumbada o vetada por un agente externo. La aplicación no requiere papeletas, urnas, censos, mesas electorales o métodos de recuento, al contrario que en el referéndum del 1-O. La tutela judicial del proceso y la intervención de las Fuerzas de Seguridad del Estado que se desencadenó en 2017 serían prácticamente imposibles con el nuevo sistema. El modelo se basa en la tecnología Blockchain, un proceso que permite el intercambio seguro de información de forma descentralizada y sin intermediarios.

Foto: Las instalaciones de NSO en Sapir, Israel. (Getty/Amir Levy)

Detrás de Vocdoni hay un complejo entramado societario. La aplicación fue desarrollada por una mercantil con domicilio en Tallín, Estonia, llamada Dvote Labs OÜ y que está controlada a su vez por una entidad, Aragon Association, con sede en el extrarradio de Zúrich, Suiza, el país donde se reunieron los líderes de Junts per Catalunya, ERC, la CUP, Asamblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural en la última semana de agosto de 2019 para dar los últimos retoques a Tsunami Democràtic. A la cita también asistieron los fugados Carles Puigdemont, Marta Rovira y Anna Gabriel.

Aragon Association, que tiene oficinas en Barcelona, asegura que tiene un patrimonio superior a los 190 millones de dólares. Utiliza Blockchain para ofrecer servicios de pago y comunicación a compañías de todo el mundo. La primera gran prueba de fuego de Vocdoni tuvo lugar en 2020, solo unos meses después de los altercados contra la sentencia del Tribunal Supremo. Casualmente, Òmnium Cultural eligió esta plataforma para elegir a los miembros de su junta directiva en su congreso anual. La votación contó con un censo de más de 180.000 miembros. En 2021, fue empleada nuevamente en un simulacro de elecciones catalanas.

Uno de los directivos de Aragon Association implicado en el desarrollo de Vocdoni es Jordi Baylina, un experto en Blockchain y criptomonedas que participó clandestinamente en el diseño de Tsunami Democràtic en colaboración con el informante de Citizen Lab sobre Pegasus, Elies Campo, ingeniero de Telecomunicaciones y directivo de Telegram hasta diciembre de 2021. A ellos dos se les sumó otro ingeniero, Pau Escrich, jefe tecnológico de Aragon Labs, subsidiaria en España de Aragon Association.

Campo, Baylina y Escrich fueron reclutados en el verano de 2019 por el contable de la Casa de la República de Puigdemont en Waterloo, el publicista y empresario Sergi Miquel i Gutiérrez, para poner en marcha el entorno digital de Tsunami. Idearon una 'app' basada en la tecnología Blockchain que permitía el traslado de información de modo seguro y en tiempo real. Para acceder al contenido de la 'app', era necesario un código QR que solo podía ser proporcionado por alguien que ya estuviera dentro. Además, montaron un canal de comunicación de masas que permitió a la cúpula de Tsunami comunicarse con sus seguidores de una forma ágil y secreta. Las acciones, como el bloqueo del aeropuerto de El Prat o el corte de la AP-7, se transmitían solo unos minutos antes de ejecutarse para no dejar tiempo de reacción a las Fuerzas de Seguridad. El canal fue alojado en Telegram, la compañía en la que trabajaba Campo.

Foto: Una estelada en una imagen de archivo. (Reuters/Perez)

Miquel, Baylina, Escrich y el propio Campo aparecen en la lista de Citizen Lab. Como reveló El Confidencial, forman parte de los 18 individuos implicados en Tsunami Democràtic y los contactos internacionales con el Kremlin que fueron investigados por el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) con supervisión judicial y con la autorización del Gobierno. La 'Directiva de Inteligencia' de 2019, un documento secreto que elabora Moncloa anualmente para fijar las prioridades del CNI, incluía entre sus obligaciones el control de movimientos subversivos que pudieran poner en riesgo el orden constitucional y la convivencia. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, también anunció públicamente el 15 de octubre de 2019, unas horas después de la protesta en el aeropuerto, que los servicios de Inteligencia trabajarían para averiguar quién se escondía tras la marca Tsunami Democràtic.

El sistema de votación Vocdoni fue desarrollado en paralelo a la estructura de la plataforma de movilizaciones junto a otras infraestructuras tecnológicas destinadas a conformar la república digital catalana, una administración paralela impulsada por la Generalitat e ideada para operar al margen del Estado en un contexto inalcanzable.

La polémica sobre el supuesto espionaje a personas de la órbita del independentismo catalán ha revelado el papel que jugaron algunas de las teóricas víctimas en el desarrollo de la infraestructura tecnológica de Tsunami Democràtic, los contactos con Rusia y otras operaciones encubiertas orientadas a conseguir la proclamación de la república catalana por la vía de los hechos. Al menos cuatro de los individuos que aparecen en el informe de Citizen Lab hecho público la semana pasada, incluido su autor, Elies Campo, participaron en la creación de un protocolo de voto digital de alta seguridad para ser utilizado en un nuevo referéndum secesionista.

Òmnium Cultural Centro Nacional de Inteligencia (CNI) Tribunal Supremo Junts per Catalunya
El redactor recomienda