Es noticia
Menú
El último lío del 'embajador' español de Kim Jong-un: bitcoins, el FBI y 20 años de prisión
  1. España
Cao de Benós

El último lío del 'embajador' español de Kim Jong-un: bitcoins, el FBI y 20 años de prisión

El catalán Alejandro Cao de Benós está acusado por EEUU de proporcionar a Corea del Norte una estructura comercial basada en criptomonedas para burlar sus sanciones

Foto: El español Alejandro Cao de Benós.
El español Alejandro Cao de Benós.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Alejandro Cao de Benós, el conocido embajador oficioso de Corea del Norte, se ha metido en otro lío. Y este le puede costar 20 años de cárcel en Estados Unidos. El tarraconense de 47 años se encuentra inmerso en una trama en la que se mezclan estalinistas entregados a la fiebre de las criptomonedas, 'traders' internacionales en busca de expandir mercados y la División de Contrainteligencia del FBI. Cao de Benós y sus afines lo ven como otro capítulo más dentro de una persecución general, que incluye la participación de un presunto traficante de cocaína. De momento, el caso ha permitido aflorar el deseo del régimen más hermético del mundo de burlar las sanciones internacionales por medio de las nuevas formas de inversión basadas en bitcoins y Blockchain.

“Difamaron con la intención de destruirme publicando un ‘Tráfico de armas’ totalmente falso. Volvieron a hacer un montaje en película que se demostró una farsa tras las investigaciones de la ONU. Ahora me señalan desde el corazón del imperio. Seguiré luchando sin descanso”. Así ha reaccionado el afectado en sus redes sociales. Solo en Twitter cuenta con 84.000 seguidores. El Confidencial se ha puesto en contacto con él para recabar su versión, pero no ha recibido respuesta por su parte. Cao de Benós tiene un cargo honorífico como delegado especial del Comité de Relaciones Culturales con países extranjeros. Sin embargo, lleva seis años sin poder viajar porque la Justicia española le retiró el pasaporte. Se encuentra investigado tras la operación Vulpes, en la que la Guardia Civil desarticuló una trama de venta ilegal de armas a la que él compró varias pistolas.

El último escándalo en el que se ve inmerso empezó en 2018 con las gestiones para organizar en Pyongyang una conferencia sobre bitcoins. El experto que la impartió se llama Virgil Griffith, presentado ante las autoridades coreanas como uno de los mayores expertos del mundo en la materia. Según la investigación, el encargado de reclutarle y organizar el acto fue Alejandro Cao de Benós junto a un joven de 30 años llamado Christopher Emms. Una breve búsqueda del nombre de este colaborador en la red le vincula con el mundo de las 'startups' y empresas de tecnología y ubica la sede de sus negocios en Gibraltar.

Los cerca de 100 asistentes al acto en la capital de Corea del Norte, en abril de 2019, se mostraron muy interesados y realizaron preguntas ante los consejos del conferenciante. Virgil Griffith echó mano incluso de una pizarra para explicar cómo se pueden burlar las sanciones de Estados Unidos mediante transacciones de criptodivisas o la búsqueda de proveedores fuera de los circuitos oficiales. La iniciativa resultó un éxito y Cao de Benós y Christopher Emms se pusieron a trabajar para organizar otra conferencia en 2020. Pero sus planes comenzaron a torcerse cuando el FBI arrestó en el aeropuerto de California al experto conferenciante.

La detención se produjo en noviembre de 2019. El informe de la División de Contrainteligencia del FBI, al que ha tenido acceso este periódico, sostiene que Griffith viajó a Corea del Norte pasando por China para prestar servicios comerciales sin la preceptiva autorización. Añade que sus consejos también daban pautas sobre cómo blanquear dinero y que, después de su experiencia, animó a otros ciudadanos americanos a viajar a Pyongyang para hacer lo mismo que él, según consta en sus comunicaciones privadas.

placeholder Pinche para leer el documento.
Pinche para leer el documento.

La policía federal apela a la Ley de Facultades Económicas de Emergencia Internacional (Ieepa). Autoriza al presidente de Estados Unidos a regular el comercio internacional después de declarar una emergencia nacional en respuesta a cualquier amenaza inusual y extraordinaria para el país que tenga su origen en su totalidad o en una parte sustancial fuera de los Estados Unidos. Corea del Norte está considerada una emergencia extraordinaria, según la Ieepa, desde 2008. Además, la Oficina de Control de Activos Financieros Extranjeros (OFAC), dependiente del Departamento del Tesoro, prohibió en 2016 "la exportación o reexportación, directa o indirecta, desde los Estados Unidos, o por una persona de los Estados Unidos, dondequiera que se encuentre, de cualquier mercancía, servicios o tecnología a Corea del Norte".

Foto: Imagen: Ec Diseño
España cerca a los 11 'cazadesertores' que asaltaron la Embajada de Corea en Madrid
Alejandro Requeijo Beatriz Parera Infografía: Rocío Márquez Formato: EC Diseño Diseño: Laura Martín Luis Rodríguez Fernando Anido

El futuro de Cao de Benós empezó a empeorar cuando este experto en criptomonedas reconoció todo. Sabía perfectamente que lo que estaba haciendo era ilegal y se lo dijo al FBI. Residente en Singapur, pero de nacionalidad estadounidense, solicitó el permiso al Departamento de Estado de EEUU para viajar a Corea, pero se lo denegaron. Aun así, fue. Ante los agentes confesó las personas con las que había contactado —el informe las identifica como CC-1 y CC-2— y que ayudaron a organizar el viaje. Griffith obtuvo una visa para viajar a Corea a través de una colonia de norcoreanos en Nueva York. Les pagó 100 euros y eligió que le sellaran el documento en un papel separado para no dejar rastro en el pasaporte.

Ya hay un primer condenado

A los agentes del FBI les enseñó fotos de su estancia allí y algunos recuerdos que se había llevado, como periódicos o propaganda. Fue prolijo en detalles, hasta el punto de reconocer que el título de la conferencia fue 'Blockchain and Peace' o que le contactaron para comenzar a hacer operaciones con ciudadanos en Corea del Sur. La investigación corre a cargo de las autoridades judiciales del Distrito Sur de Nueva York. La dirigen los fiscales Kimberly J. Ravener y Kyle A. Wirshba, y el fiscal Matthew J. McKenzie, de la Sección de Contrainteligencia y Control de las Exportaciones de la División de Seguridad Nacional. Colaboran el FBI y la policía de Singapur. Los trabajos han dado como resultado la identificación de Cao de Benós y Christopher Emms como los contactos del conferenciante. Griffith ha colaborado con las autoridades y ha admitido una condena de cinco años de cárcel (el mínimo) y una multa de 100.000 dólares por el juez de distrito de Estados Unidos P. Kevin Castel.

Foto: El líder del comando posa en un hotel de Nueva York con dos militantes por identificar.

Una de las plataformas que han salido en su defensa es un grupo llamado Vanguardia Española. A través de un comunicado, vienen a confirmar los hechos, pero los justifican: “Para poder comerciar, Corea del Norte tiene que buscar los medios para poder importar y exportar sus productos y ganar divisas. Una de estas formas es invertir en criptomonedas”. Sostienen que fue Virgil Griffith quien se ofreció a Cao de Benós y no al revés. Reivindican el éxito que supuso la conferencia y acusan al ya condenado de “pavonearse ampliamente por dicho logro”. “Y ahora mismo, la Justicia gringa va a por Alejandro Cao de Benós”, censuran.

Sobre el documental al que hacía referencia Cao de Benós en su tuit, Vanguardia Española también tiene opinión: “Ha sido objeto de ataque por medio de un supuesto documental llamado 'El topo' (...) en el que participan un infiltrado de la Asociación de Amistad con Corea y un traficante de cocaína, el cual estuvo encarcelado por ello”. El documental, con imágenes de cámara oculta, muestra al 'embajador' español de Corea supuestamente facilitando operaciones de tráfico de armas y drogas para el país asiático.

Cao de Benós se defendió tras su estreno con este argumento por medio de un comunicado: “Mentí y preparé un alarde descomunal y una promoción de venta falsa para impresionarlo porque quería obtener más información de él [el presunto empresario] y ver cuál era su verdadero propósito o si realmente quería involucrarse en algo ilegal”. En otra de sus últimas manifestaciones de Twitter, Cao de Benós ya anuncia que busca abogado “que hable bien inglés”.

Alejandro Cao de Benós, el conocido embajador oficioso de Corea del Norte, se ha metido en otro lío. Y este le puede costar 20 años de cárcel en Estados Unidos. El tarraconense de 47 años se encuentra inmerso en una trama en la que se mezclan estalinistas entregados a la fiebre de las criptomonedas, 'traders' internacionales en busca de expandir mercados y la División de Contrainteligencia del FBI. Cao de Benós y sus afines lo ven como otro capítulo más dentro de una persecución general, que incluye la participación de un presunto traficante de cocaína. De momento, el caso ha permitido aflorar el deseo del régimen más hermético del mundo de burlar las sanciones internacionales por medio de las nuevas formas de inversión basadas en bitcoins y Blockchain.

FBI Estados Unidos (EEUU)
El redactor recomienda