Es noticia
Menú
La enfermera que falsificaba pasaportes covid para famosos ganó 90.000 euros
  1. España
15 detenidos y 2.200 investigados

La enfermera que falsificaba pasaportes covid para famosos ganó 90.000 euros

Esta organización criminal logró sustraer las claves a dos enfermeras e introducir, aprovechando las vulnerabilidades del sistema, a 2.200 individuos en el Registro Nacional de vacunación

Foto: Foto: Paco Paredes.
Foto: Paco Paredes.

La Policía Nacional ha culminado con éxito una de las investigaciones más mediáticas de los últimos tiempos, la operación Jenner. Hay 15 detenidos y 2.200 personas investigadas. Esta organización criminal logró sustraer las claves a dos enfermeras del Hospital La Paz, e introducir, aprovechando las vulnerabilidades del sistema, a 2.200 individuos en el Registro Nacional de Vacunación. Constaban como vacunados a todos los efectos y ni siquiera habían acudido a un centro hospitalario. Nunca recibieron un pinchazo.

La Brigada de Información de la Jefatura de Superior de Madrid consiguió desenmascarar a los dos sanitarios implicados. Un auxiliar de enfermería, con antecedentes por robo con violencia, y una enfermera. Ambos se lucraron jugando con la salud de los ciudadanos. Los investigadores estiman que cada uno de ellos cobró unos 90.000 euros. Los propios sanitarios, en especial los trabajadores del Hospital La Paz de Madrid, están indignados.

Foto: Omar Montes. (Amazon Prime Video)

Todo comienza cuando una de los cabecillas de la organización, Irene, la captadora de deportistas, cantantes, actores, modelos, empresarios y famosos varios que pagaban lo que hiciese falta, se pone en contacto con el auxiliar de enfermería y le ofrece unos 50 euros por cada nombre que lograse inscribir en el Registro de Nacional de Vacunación. Este sanitario, negacionista convencido y antivacunas, no tenía acceso al registro de vacunación y, si alguien le llegara a ver en ordenadores del hospital, podría levantar sospechas. Por eso, captó a una enfermera con la que había trabajado antes.

Su acercamiento fue sutil, primero la convenció para que le introdujera a él en el registro de vacunación, diciendo que había pasado el covid y que no necesitaba vacunarse, aunque el hospital le obligara. Ella accedió. Después le fue relativamente sencillo, le ofrecía una cantidad de dinero y hacía las grabaciones. Las primeras fueron con su clave, pero, al ver que el volumen de clientes crecía exponencialmente, no podía arriesgarse a grabar de forma ilegal con sus credenciales.

Fue la propia enfermera quien sustrajo las claves a sus compañeras. Fueron elegidas al azar, no las conocía, y ha podido costarles a ambas su carrera profesional y su libertad, de ahí la indignación de los sanitarios. “Se les fue de las manos”, dice la enfermera.

La enfermera empezó a utilizar las claves en los ordenadores de extracción, lugar donde se ponían las vacunas contra el covid. Pero después, y debido al aumento de clientes, comenzó a actuar de forma más anónima en los ordenadores de la biblioteca del Hospital La Paz. La enfermera cogió el covid y estuvo de baja un largo tiempo. Pero, para sorpresa de todos, ella, aunque contagiada, seguía acudiendo al hospital a diario, a la biblioteca de La Paz, y seguía realizando registros ilegales.

Mientras Irene, la cabecilla de todo el entramado, continuaba lucrándose y captando clientes (famosos y empresarios) que pagaban grandes sumas y, de manera sencilla y rápida, obtenían el certificado de vacunación.

Foto: Las autoridades han incautado los datos informáticos registrados en la 'plataforma nacional digital certificado verde' (Polizia di Stato/Reuters)

Los sanitarios detenidos, que lo han confesado todo, quisieron dejar sus actuaciones cuando en diferentes programas de televisión se habló de la posibilidad de que redes criminales ofrecieran la posibilidad de registrarse como vacunados falsamente, pero Irene amenazó al auxiliar de enfermería con que muchos famosos, empresarios influyentes, delincuentes peligrosos y hasta radicales islámicos estaban en los listados y podía tener problemas. Tuvieron miedo y siguieron introduciendo nombres de forma fraudulenta en el Registro Nacional de Vacunación.

Los clientes vulneraban la ley y seguían con sus vidas, lucrándose por ello. Alguno viajaba a Miami a grabar canciones y, si en EEUU llegan a saberlo, hubiera acabado detenido. Otros acudían a ceremonias de entrega de los Goya presentando su certificado de vacunación falso. Otros jugaban sus torneos deportivos, por ejemplo, el Open de Australia, ingresando una importante cantidad de dinero por ello, y mientras, los ciudadanos normales, si no se vacunaban, no podían viajar o acudir a ciertos lugares. Los delitos que se les imputan, dependiendo su participación en la trama, son contra la salud pública, organización criminal, falsedad de documento oficial e intrusión informática.

La Policía Nacional ha culminado con éxito una de las investigaciones más mediáticas de los últimos tiempos, la operación Jenner. Hay 15 detenidos y 2.200 personas investigadas. Esta organización criminal logró sustraer las claves a dos enfermeras del Hospital La Paz, e introducir, aprovechando las vulnerabilidades del sistema, a 2.200 individuos en el Registro Nacional de Vacunación. Constaban como vacunados a todos los efectos y ni siquiera habían acudido a un centro hospitalario. Nunca recibieron un pinchazo.

Enfermeras Delincuencia Coronavirus
El redactor recomienda