Es noticia
Menú
Piqué y Rubiales usaron a Messi para encajar la Supercopa en enero: "Tenemos a Leo detrás"
  1. España
Supercopa Files

Piqué y Rubiales usaron a Messi para encajar la Supercopa en enero: "Tenemos a Leo detrás"

El central culé y el presidente de la Federación maniobraron para lograr el apoyo del sindicato de futbolistas y acomodar el calendario de Liga a sus intereses comerciales

Foto: Messi con Piqué durante un partido con el FC Barcelona. (Reuters/Albert Gea)
Messi con Piqué durante un partido con el FC Barcelona. (Reuters/Albert Gea)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

El presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, y el central del Barça Gerard Piqué lanzaron una ofensiva conjunta para alterar el calendario de la temporada y acomodarlo de ese modo a sus intereses comerciales. Para que la Supercopa de España se pudiera disputar en Arabia Saudí, necesitaban liberar de partidos una semana de enero por las altas temperaturas que registra ese país en agosto, el mes en el que se celebró durante décadas. Ambos trazaron una estrategia para ganarse el apoyo de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE). En la documentación a la que ha tenido acceso El Confidencial, Rubiales y Piqué pactan utilizar la imagen del FC Barcelona y del astro argentino Leo Messi para alcanzar su objetivo. “Tenemos a Leo detrás”, presumió el defensa.

Las maniobras para conseguir el respaldo de la AFE comenzaron en abril de 2019. Rubiales y Piqué llevaban semanas hablando con las autoridades saudíes para venderles el torneo, pero necesitaban encajar todas las piezas. El obstáculo principal era la oposición de la Liga a modificar el calendario de la competición. Por su parte, el presidente de la AFE, David Aganzo, tenía a la vista unas elecciones sindicales y el apoyo de pesos pesados del fútbol español era un activo para su candidatura. Este es el contexto en el que Piqué y Rubiales vieron un escenario idóneo para avanzar en sus planes, que incluían una comisión de 24 millones para la empresa del jugador catalán, Kosmos, por intermediar con los árabes.

El 10 de abril de 2019, el presidente de la Federación se puso en contacto con Piqué para comunicarle que la Liga y la AFE le habían hecho una propuesta de calendario que no satisfacía sus intereses: “Ahora nosotros le vamos a proponer otra cambiando muy poquito. Creo que alguien, tenemos que pensar en quién, que no seas tú para que no te vinculen a ti, deberías hablar con David Aganzo y decirle: ‘Oye, macho, esto tiene que salir, esto viene bien, nosotros no queremos jugar las dos primeras jornadas de Copa [del Rey], nos viene de puta madre…”.

La Supercopa de España es —junto con la Copa del Rey— una de las dos competiciones que organiza la Federación. La Supercopa se jugaba desde hacía décadas antes del arranque liguero. Para la Copa, Rubiales impulsó también un cambio de formato: los equipos que fuesen a Arabia no empezarían a disputar el otro torneo hasta los dieciseisavos de final. Para el máximo mandatario del fútbol español era muy importante romper la unidad de acción entre la Liga y la AFE. Por eso estaba muy interesado en obtener el apoyo de Aganzo. Planteó recurrir también al vestuario del Real Madrid, aunque asegurándose antes de la fiabilidad del intermediario: “Lo que sea, pensar cómo, de qué manera y quién podría llamar del Barça [a Aganzo]. Incluso del Madrid, pero, claro, aquí no podemos equivocarnos, porque si se lo decimos y el que sea no quiere… ¿sabes?”.

Piqué contestó el mismo día a Rubiales. No solo le pareció bien el plan, sino que se ofreció a hacerlo personalmente. En ningún caso, ninguno de los dos barajó detallar al representante de los futbolistas los pingües beneficios económicos de la operación que mantenían en secreto. En su lugar, el central culé recordó que Aganzo llevaba tiempo pidiéndole “un vídeo apoyando a la AFE” para sus elecciones. Se enfrentaba en los comicios a una plataforma nueva llamada Futbolistas ON y tenían sospechas de que el presidente de la Liga, Javier Tebas, estaba detrás de ella.

“Estos de Futbolistas ON —explica Piqué— son la otra asociación que ha montado Tebas por detrás y me pide [Aganzo] un vídeo, así que yo le podría decir: ‘Tío, escucha, tira adelante el calendario de la Federación y tal y ahora te mando el vídeo’. Con la excusa, le mando el vídeo. Y le digo: ‘Escucha, hostia, tiremos adelante esto de la Federación, que está de puta madre, tal, no sé qué…’. A ver qué me dice, y tenemos a Leo detrás, que le va a mandar un vídeo y todo. O sea que del Barça se lo podríamos decir como un mensaje de todos los capitanes”.

A Rubiales le gustó el plan de utilizar la imagen del Barcelona y le animó a insistir en ello: "Condiciónale un poquito, no condiciónale, pero dile: ‘Mira, te voy a mandar el vídeo, también el de Leo y tal. Oye, por cierto, ¿cómo está lo de la Federación?’. Que te lo explique él y cuando te lo explique, que tú lo conoces mucho mejor que él el calendario [risas], le puedes decir: ‘Ah, pues yo creo que no hay color, hay que tirar por el de la Federación a muerte. Además, Tebas ya sabes lo que quiere, te está jodiendo con Futbolistas ON. Si tú quieres nuestra ayuda, ¿cómo vamos a entender que luego ayudes a Tebas, tío?’. Algo así".

Gerard Piqué, que compagina su faceta de empresario con la de futbolista en activo, apenas tardó un día en llamar a Aganzo. El representante sindical de los jugadores se mostró agradecido por los vídeos: “Nos daría mucha fuerza; tú y Leo sois el referente”. Sobre el calendario, le confirmó que habían llegado a un acuerdo "histórico" con la Liga porque, por primera vez, la Primera y la Segunda División iban a empezar y a parar la competición al mismo tiempo. Según le contó, eso era algo que los “chavales” de la división de plata venían reclamando.

Sin saber que Piqué ya conocía perfectamente los planes de Rubiales, Aganzo se molestó en comentarle que la Federación se había propuesto “coger la semana del 6 al 12 para hacer un tema de Supercopa”. El presidente de la AFE informó a Piqué de que había pedido más información, pero le adelantó sus reparos y comparó el proyecto con el que en su día anunció Tebas para llevar un partido de Liga a Miami: “Son decisiones que se toman de forma unilateral y yo nada más que tenga toda la información os llamaré. Sois perjudicados, vais a tener que ir fuera de España. No se cuenta con los jugadores y no se puede permitir”. Con todo, Aganzo no se cerró a ello siempre y cuando los jugadores estuvieran a favor.

Además, el dirigente sindical le indicó a Piqué que el entonces capitán del Real Madrid, Sergio Ramos, tampoco veía con buenos ojos una Supercopa fuera de España: “Sergio me dijo que no quería”. Aganzo se comprometió con Piqué a que, una vez recibida la contestación de la Federación, hablaría con él, con Ramos y con el entonces capitán del Atlético de Madrid, el uruguayo Diego Godín. De las conversaciones a las que ha tenido acceso este periódico se aprecia que en este asunto, como en las gestiones para la Supercopa, no se cuenta con todos los equipos por igual; primero se negocia con los grandes y luego se busca el consenso del resto.

Tres días después de este intercambio, Rubiales volvió a la carga para insistirle a Piqué: “Perdona, Geri, que te deje otro audio. Sobre todo, importante que David [Aganzo] vea que lo tenéis clarísimo y que es un beneficio para vosotros, que os beneficia por más vacaciones, que os quitamos partidos… Que todo en este calendario es mejor”. Se da la circunstancia de que Rubiales fue elegido presidente de la Real Federación Española de fútbol en mayo de 2018 después de haber sido presidente de la AFE, donde le sustituyó Aganzo.

El resultado de estas gestiones sobre las fechas se anunció apenas unos días después. El 29 de abril, un comunicado de la Federación informaba de que la asamblea extraordinaria de la RFEF había aprobado los cambios en el modelo de la Supercopa de España, que “pasará a contar con cuatro equipos participantes y se disputará por primera vez en enero de 2020 en formato de ‘final four”. Que la sede de la competición sería en Arabia Saudí tardaría todavía unos meses en confirmarse, aunque en algunos foros el presidente Rubiales ya empezaba a valorarlo como una “opción”.

En algunas manifestaciones públicas, Rubiales tachó la Supercopa que se disputaba antes de su llegada a la Federación como “un bolo de verano” y se felicitó por haberla transformado en “un torneo muy importante”. Aganzo arrasó en las elecciones sindicales del fútbol español en unos comicios no exentos de polémica que incluyeron peticiones de impugnación por parte de Futbolistas ON. La Liga, por su parte, presentó sendas denuncias contra los nuevos formatos de la Copa del Rey y de la Supercopa. Semanas después, las retiró tras una reunión en el Consejo Superior de Deportes (CSD) donde se abordó la renovación del convenio colectivo. El pasado miércoles, este periódico se puso en contacto con la Federación para valorar estas informaciones y declinó hacer comentarios.

El presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, y el central del Barça Gerard Piqué lanzaron una ofensiva conjunta para alterar el calendario de la temporada y acomodarlo de ese modo a sus intereses comerciales. Para que la Supercopa de España se pudiera disputar en Arabia Saudí, necesitaban liberar de partidos una semana de enero por las altas temperaturas que registra ese país en agosto, el mes en el que se celebró durante décadas. Ambos trazaron una estrategia para ganarse el apoyo de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE). En la documentación a la que ha tenido acceso El Confidencial, Rubiales y Piqué pactan utilizar la imagen del FC Barcelona y del astro argentino Leo Messi para alcanzar su objetivo. “Tenemos a Leo detrás”, presumió el defensa.

Gerard Piqué Real Federación Española de Fútbol Leo Messi
El redactor recomienda