Es noticia
Menú
Sánchez garantiza la subida de pensiones con el IPC, pero desvincula a los funcionarios
  1. España
INSISTE EN UNA CRISIS "COYUNTURAL"

Sánchez garantiza la subida de pensiones con el IPC, pero desvincula a los funcionarios

El presidente del Gobierno eleva el tono contra Feijóo y el PP, por sus pactos con "la ultraderecha" y "la corrupción" tras el caso de las mascarillas en el Ayuntamiento de Madrid

Foto: Sánchez, en su viaje a Rabat. (EFE/EPA/Jalal Morchidi)
Sánchez, en su viaje a Rabat. (EFE/EPA/Jalal Morchidi)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado este lunes que las pensiones subirán conforme al índice de precios al consumo (IPC), pese a que el dato esté desbocado por la inflación, y garantizó que se cumplirá la ley de garantía del poder adquisitivo de las pensiones, aprobada en diciembre de 2021, y que vincula la revalorización de las pensiones conforme al IPC. En una entrevista en ‘Espejo público’ de Antena 3, el presidente garantizó que se cumplirá la ley aunque en el actual contexto suponga que se dispare el gasto público, según cálculos de los expertos, por encima de los 15.000 millones de euros.

La inflación, insistió, será “coyuntural” y el Gobierno mantiene que habrá una bajada del IPC “muy abrupta” de 2022 a 2023. Sánchez garantizó esa revisión al alza de las pensiones, pero no garantizó una revisión conforme al IPC respecto a los sueldos de los funcionarios. Los salarios de los empleados públicos se revisarán dentro del pacto de rentas que negocian, con dificultades, patronal y sindicatos con el Gobierno para repartir el coste de la actual crisis entre los beneficios y dividendos de las empresas y los salarios.

Foto: El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez. (EFE/Mariscal)

El presidente del Gobierno garantizó que no habrá adelanto electoral y que las generales se celebrarán, en tiempo y forma, a finales de 2023. España, dijo, necesita estabilidad y que se culminen reformas en marcha. Sí se comprometió a comparecer en el Congreso de los Diputados antes de la cumbre de la OTAN a finales de junio para celebrar el debate sobre el estado de la Nación, que no se celebra desde hace siete años con Mariano Rajoy como presidente del Gobierno.

"La corrupción es lo más caro"

Su tono más duro fue contra el Partido Popular. Días después de que recibiera en Moncloa al líder de la oposición, Alberto Núñez Feijóo, y se exhibiera la dificultad para llegar a acuerdos en lo económico y en el plan de choque contra la guerra, que debe convalidar el Congreso, Sánchez elevó de forma importante el tono. El líder socialista aseguró que el PP propone bajar impuestos y que gobierne la lista más votada, “pero nunca lo aplica cuando gobierna”. “El impuesto más caro es la corrupción”, espetó el presidente. Recordó el plan fiscal del PP de “un señor hoy condenado”, en alusión a Rodrigo Rato, y se refirió al exministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que “subió 50 impuestos” y “aprobó amnistía fiscal para personas en la trama Gürtel”. Descartó suprimir ministerios para ahorrar gastos, como pide el PP.

Sánchez cargó contra un PP que le pisa ya los talones, según las encuestas, asegurando que este partido tiene “tres problemas no resueltos”. “El primero se llama corrupción, aún no han dicho nada de Madrid, ni de [Isabel Díaz] Ayuso ni de [José Luis] Martínez-Almeida”, señaló en alusión a los dos casos en la Fiscalía relacionados con la compra de material sanitario en pandemia. En el primer caso, con una investigación al hermano de la presidenta y, en el segundo, con un pelotazo de seis millones de euros en comisiones, en una presunta estafa con material defectuoso de Luis Medina y Alberto Luceño como intermediarios con el Ayuntamiento de Madrid.

El presidente se refirió a la trama Gürtel, recordando que el PP también decía que era un caso contra el partido, algo que la Justicia desmintió. “La corrupción los desalojó de la Moncloa y del Gobierno”, subrayó, “el silencio y mirar para otro lado no es el mejor de los ejercicios”. Sánchez lamentó que en “momentos muy duros” de la pandemia hubiera “desaprensivos” que “hicieron el agosto con complicidad algunas administraciones”, refiriéndose a la compra de material sanitario.

Olona y Abascal, vicepresidentes

En segundo lugar, el presidente apuntó a “los problemas” del PP con “la ultraderecha” y llamó al partido de la oposición a definir bien cuál será su relación con Vox tras el pacto en Castilla y León y a las puertas de unas elecciones en Andalucía. Sánchez menospreció el efecto Feijóo que recogen las encuestas, con el PP pisando los talones al PSOE o por delante de los socialistas tras la llegada del gallego al liderazgo del partido. Recordó que también su antecesor, Pablo Casado, fue investido presidente en los sondeos y ahora está fuera de la política. En esta legislatura, dijo el líder socialista, hay dos fórmulas para el Gobierno, una coalición con dos opciones “o un Gobierno progresista del PSOE con el espacio de Yolanda Díaz o gobierna el PP con la ultraderecha”, señaló. Dibujó un Gobierno en Andalucía de Juan Manuel Moreno con Macarena Olona como vicepresidenta o un presidente Feijóo con Santiago Abascal de vicepresidente. “Me queda claro quién va a marcar el rumbo, Olona o Abascal”, señaló Sánchez.

Sobre la oferta lanzada por Feijóo en una entrevista en este periódico, pidiendo un acuerdo para que gobierne quien consiga más votos, Sánchez despreció la propuesta. “Esto es lo de siempre, el PP quiere que gobierne la lista más votada cuando es la lista más votada”, aludiendo a que los populares no dieron paso en el Ayuntamiento de Madrid ni en el Gobierno de Andalucía ni en las penúltimas elecciones en la comunidad de Madrid, con el primer Gobierno de Ayuso, o en Castilla y León, con la coalición anterior de Fernández Mañueco con Cs.

"Bajar impuestos no es un proyecto de país", dijo cerrándose a la oferta del PP

El presidente descartó una bajada de impuestos como pide el PP. “Bajar impuestos no es un proyecto de país”, sostuvo, asegurando que ya hay rebajas fiscales para las electrointensivas, en los impuestos relacionados factura luz o, por ejemplo, en las tasas portuarias al sector pesquero. “No es creíble, no lo está haciendo nadie en Europa”, zanjó Sánchez, que apostó por las bonificaciones puntuales y las ayudas directas a los sectores más afectados por la crisis energética y de precios.

Mientras que España y Portugal negocian con la Comisión Europea, con dificultades, poner un límite al precio del gas para bajar de forma automática la subida de la luz, Sánchez defendió esa reforma del sistema energético como prioridad. Confió en un acuerdo de los 27 Estados miembros y consideró que sería un error romper la unidad de la UE respecto a Rusia por la compra de gas, preguntado sobre las reticencias de Alemania a cerrar el grifo a Putin. El presidente anunció que España va a reabrir “en breve” la embajada española en Kiev, en Ucrania, como muestra del compromiso de España con este país. “La principal fuerza de Europa frente a Putin es la unidad, cualquier división nos debilita”, insistió Sánchez, alertando de que esta es una guerra de Rusia “contra los principios de lo que representa la Unión Europea”. “Si miramos a otro lado, el coste sería aún mayor”, advirtió.

Tras su reciente visita a Rabat y su encuentro con el rey Mohamed VI, Sánchez defendió que Marruecos es un país con el que España tiene “relaciones estratégicas” en muchos ámbitos, no solo en la inmigración, también en la lucha antiterrorista, la cooperación policial, el narcotráfico, es el tercer socio comercial al margen de la UE es Marruecos. “Es primordial, estratégico”, dijo el presidente, lamentando discrepar de sus socios de Unidas Podemos sobre las relaciones exteriores de España con el país vecino. Defendió que su posición respecto al Sáhara Occidental está “dentro de las resoluciones de Naciones Unidas”, con la propuesta marroquí de 2007 de “una autonomía para el Sáhara dentro de Marruecos” frente a la petición del Frente Polisario de celebrar un referéndum de autodeterminación. España está alineada con Francia, Alemania o Estados Unidos, defendió, para dar una salida a un conflicto que dura ya más de 50 años. El presidente volvió a ignorar el conflicto abierto con Argelia por el viraje de España en el Sáhara y no valoró que este país haya subido el precio del gas como represalia. “Tenemos una relación con Argelia estratégica”, insistió sin ir más allá.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado este lunes que las pensiones subirán conforme al índice de precios al consumo (IPC), pese a que el dato esté desbocado por la inflación, y garantizó que se cumplirá la ley de garantía del poder adquisitivo de las pensiones, aprobada en diciembre de 2021, y que vincula la revalorización de las pensiones conforme al IPC. En una entrevista en ‘Espejo público’ de Antena 3, el presidente garantizó que se cumplirá la ley aunque en el actual contexto suponga que se dispare el gasto público, según cálculos de los expertos, por encima de los 15.000 millones de euros.

Pedro Sánchez IPC Revalorización pensiones Partido Popular (PP) Pensiones Moncloa Debate Estado de la Nación Funcionarios
El redactor recomienda