Es noticia
Menú
Rubiales ocultó a la Federación su acuerdo con Piqué y vetó un informe interno contra Arabia
  1. España
EL COMITÉ DE ÉTICA DIMITIÓ EN BLOQUE

Rubiales ocultó a la Federación su acuerdo con Piqué y vetó un informe interno contra Arabia

Correos internos de la Federación revelan que la mano derecha de Rubiales ocultó el acuerdo con la empresa del jugador e impidió que trascendiera un informe que denunciaba el traslado de la Supercopa

Foto: Ilustración: EC Diseño.
Ilustración: EC Diseño.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Luis Rubiales ocultó a los órganos internos de control de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) su pacto con Gerard Piqué para conseguir un aumento salarial y que este último se llevara una 'comisión de éxito' de hasta 24 millones de euros por trasladar la Supercopa a Arabia Saudí. La vicepresidenta de Integridad de la Federación, Ana Muñoz, pidió a Rubiales y su equipo que le aclararan los compromisos que había adquirido el organismo con la empresa del jugador del FC Barcelona, Kosmos Holdings, pero estos negaron que existiera ningún tipo de acuerdo. Rubiales también vetó un informe del Comité de Ética de la propia Federación, que se opuso a celebrar la Supercopa en Arabia Saudí por tratarse de una dictadura que pisotea los derechos de las mujeres, castiga la homosexualidad y aplica la pena de muerte. Tanto Muñoz como los tres integrantes del Comité de Ética de la RFEF presentaron su dimisión semanas después.

Las maniobras para silenciar las investigaciones y críticas internas al contrato con Arabia aparecen reflejadas en correos electrónicos de la propia Federación que forman parte de los Supercopa Files, un alud de archivos inéditos a los que ha tenido acceso El Confidencial que revelan, entre otros escándalos, que Rubiales y el defensa del Barça mantuvieron durante meses una negociación secreta para vender la competición al régimen de Riad por una suma multimillonaria y ocultar el acuerdo en un anexo secreto al contrato principal para evitar que trascendiera el posible conflicto de interés, por el doble rol de empresario y jugador en activo desempeñado por Piqué en las conversaciones.

placeholder Pinche sobre la imagen para visualizar el documento al completo. (EC)
Pinche sobre la imagen para visualizar el documento al completo. (EC)

El 26 de noviembre de 2019, Ana Muñoz, entonces vicepresidenta de la RFEF y responsable de su Departamento de Integridad, escribió al secretario general del organismo y mano derecha de Rubiales, Andreu Camps, para pedirle el contrato con Arabia por la Supercopa y “conocer los términos de la participación de Kosmos [la empresa de Gerard Piqué] en este tema”. Hacía unos días que el propio Rubiales había anunciado la transformación de la Supercopa en un torneo de 'final-four' y que las siguientes seis ediciones se disputarían en territorio saudí. Muñoz pidió los documentos para supervisar todas las dimensiones que implicaba ese pacto, exactamente el motivo por el que supuestamente había sido elegida por Rubiales para formar parte de su núcleo directivo.

Minutos después, según otro correo electrónico, Camps invitó a Muñoz a ir a su despacho para leer allí mismo el contrato. Camps solo le mostró durante unos minutos la parte principal del contrato, pero no el anexo al acuerdo, un documento de solo una página de extensión en el que firmó Rubiales para exigir a las autoridades de Riad que pagaran a Piqué una 'comisión de éxito' de cuatro millones de euros por cada una de las seis ediciones del torneo en ese país. La rúbrica del presidente de la RFEF aparece en ese folio junto a la de un representante de Kosmos, la compañía de Piqué.

Foto: Ilustración: EC Diseño.

El propio Camps, licenciado en Derecho y que hasta 2017 formó parte del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAD), negó en ese mismo mensaje a la vicepresidenta de Integridad que la RFEF hubiera llegado a ningún tipo de trato con Kosmos. “No tengo constancia formal de ninguna relación con nosotros, más allá de tener conocimiento como todo el mundo de que ayudaron a formalizar el acuerdo. Yo no he visto ningún acuerdo, ni creo que exista ningún acuerdo con la Federación”, contestó Camps a Muñoz. Esta quería averiguar si podía existir algún tipo de incompatibilidad con el central del Barça por tratarse de un futbolista sometido a la disciplina de la propia RFEF. “Ellos, por lo que tengo entendido, se encargan de que los de allí [Arabia Saudí] cumplan con sus obligaciones en el contrato”, afirmó el secretario general de la institución.

Los audios y el anexo al contrato con Arabia desvelados este lunes por este diario acreditan la existencia de ese vínculo y las gestiones de Rubiales para favorecer a Piqué, pero los correos también evidencian un movimiento para silenciar otros aspectos incómodos para la RFEF.

Foto: Raúl García celebra un gol en un partido del Athletic. (EFE/Miguel Toma)

La responsable de Integridad recordó a Camps que el Comité de Ética, un órgano teóricamente independiente que vela por el cumplimiento del código ético de la Federación y defiende la aplicación de buenas prácticas contra “métodos y prácticas ilegales, inmorales o contrarios a los principios éticos”, quería que su informe sobre el traslado de la Supercopa a Arabia Saudí fuera presentado ante la junta directiva de la institución, uno de sus principales órganos de gobierno.

Según las fuentes consultadas por El Confidencial, los tres miembros del Comité de Ética habían emitido un duro dictamen en contra del pacto con Arabia Saudí, recordando que se trata de una de las peores tiranías del mundo, en la que se vulneran sistemáticamente los derechos humanos, y que el contrato para quedarse la Supercopa solo iba a servir para blanquear su imagen internacional.

placeholder   Pinche sobre la imagen para visualizar el documento al completo. (EC)
Pinche sobre la imagen para visualizar el documento al completo. (EC)

Camps contestó a Muñoz que no estaba previsto que el informe del Comité de Ética fuera entregado a la junta directiva. “No creo que se eleve”, afirmó. La vicepresidenta de Integridad preguntó la razón por la que no se iba a estudiar en el órgano de gobierno. “¿Se lo va a decir alguien al Comité de Ética, que no se elevará a la junta directiva?”, inquirió de nuevo Muñoz. No creo que se lo vaya a decir nadie”, explicó Camps minutos después.

Ante esa respuesta, la vicepresidenta de la RFEF y del Comité de Ética denunció a Camps en un nuevo correo la falta de motivos o razones para silenciar un informe que subrayaba hechos tan graves. “Me resulta difícil no darles ninguna explicación. Porque me la van a pedir. Y me resulta difícil explicar lo que me resulta inexplicable, que un tema que evidentemente tienen connotaciones éticas (se compartan o no) no se puede hablar”, expuso Muñoz.

Pero la insistencia no sirvió de nada. “Pues debes hablarlo con Presidencia y con el presidente [Rubiales], zanjó el secretario general de la RFEF.

Dimisiones

Menos de dos meses después, el 16 de enero de 2020, dimitieron en bloque Muñoz y los tres integrantes del Comité de Ética de la Federación. La entidad aseguró entonces que su salida se debía a “motivos profesionales”, pero fuentes próximas al organismo confirman a este diario que el veto al informe contra Arabia fue clave en esa decisión. Sus cargos estuvieron vacantes durante un año, hasta que Rubiales y su equipo encontraron a personas con perfiles menos combativos.

El artículo 21 de la parte 2 del código ético de la FIFA, que afecta a todos los directivos, árbitros y jugadores del fútbol mundial, prohíbe precisamente que se acepten “comisiones o promesas de recibir comisiones, ya sea en beneficio propio, de intermediarios o de partes relacionadas con estos, al hacer cualquier tipo de negocios en el ejercicio de sus funciones”, el supuesto en el que habrían incurrido Rubiales y Piqué en la negociación con Arabia, al margen de otras posibles irregularidades de carácter penal.

Luis Rubiales ocultó a los órganos internos de control de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) su pacto con Gerard Piqué para conseguir un aumento salarial y que este último se llevara una 'comisión de éxito' de hasta 24 millones de euros por trasladar la Supercopa a Arabia Saudí. La vicepresidenta de Integridad de la Federación, Ana Muñoz, pidió a Rubiales y su equipo que le aclararan los compromisos que había adquirido el organismo con la empresa del jugador del FC Barcelona, Kosmos Holdings, pero estos negaron que existiera ningún tipo de acuerdo. Rubiales también vetó un informe del Comité de Ética de la propia Federación, que se opuso a celebrar la Supercopa en Arabia Saudí por tratarse de una dictadura que pisotea los derechos de las mujeres, castiga la homosexualidad y aplica la pena de muerte. Tanto Muñoz como los tres integrantes del Comité de Ética de la RFEF presentaron su dimisión semanas después.

Luis Rubiales Arabia Saudí Gerard Piqué Real Federación Española de Fútbol
El redactor recomienda