Es noticia
Menú
¿Gasto en Defensa? Sí, pero que pague la UE, responden la izquierda y los nacionalistas
  1. España
En plena guerra de Ucrania

¿Gasto en Defensa? Sí, pero que pague la UE, responden la izquierda y los nacionalistas

Sánchez busca sortear el escollo con sus socios de Gobierno para cumplir con el compromiso de aumentar progresivamente el gasto en Defensa hasta el 2% del PIB en plazo no determinado

Foto: Sánchez, junto a Calviño y Díaz. (EFE/Emilio Naranjo)
Sánchez, junto a Calviño y Díaz. (EFE/Emilio Naranjo)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Si se les pregunta por el aumento del gasto militar, los votantes de Unidas Podemos y de los partidos nacionalistas vascos y catalanes tienen claro que no les gusta la idea. Pero la cosa cambia si la pregunta va de un hipotético ejército europeo, con muchas más opiniones a favor. Una paradoja que esconde prejuicios pertinaces hacia el estamento militar, y que constituye el telón de fondo del escollo que el PSOE tendrá que sortear con sus socios para cumplir con el compromiso del presidente Sánchez de aumentar progresivamente el gasto en Defensa hasta el 2% del PIB, en un plazo aún no determinado.

La última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) sobre cuestiones de actualidad, del 25 de marzo, arroja un consenso entre los electores de Unidas Podemos, ERC, EH Bildu, PNV y Más País en cuanto a que el gasto en Defensa debería quedarse como está, en torno al 1% del PIB, o incluso reducirse. Una posición que compensa el apoyo al incremento por parte de los votantes del PP, Vox y en menor medida el PSOE, y que deja la media española en un 47,3% a favor de subir el gasto en Defensa y un 46,6% reticente a hacerlo e incluso partidario de recortarlo.

La postura de la izquierda y de los nacionalistas cambia mucho ante la pregunta de si la Unión Europea debería tener un Ejército propio financiado por ella para su defensa, idea a la que responde afirmativamente un 47,7% de los votantes encuestados de Unidas Podemos, un 54,4% de ERC y un 56,8% de Más País. Del lado del nacionalismo vasco, los pareceres son diametralmente opuestos entre el PNV (79,3% a favor) y EH Bildu (80,2% en contra de un ejército europeo propio).

¿Y qué dice Unidas Podemos? De momento, mantener abierta la grieta en el Gobierno, porque se opone al aumento de la partida de Defensa, como se ha comprometido Sánchez, pero sí apoya un ejército europeo.

"Unidas Podemos apoya la creación de una estrategia de defensa y seguridad común en la UE, que implica la existencia de un ejército europeo", indican a El Confidencial fuentes de la formación. Y añaden que la guerra de Ucrania hace necesario "recuperar el papel protagonista en los conflictos que rodean a la UE", que como espacio común está asistiendo "impasible" a un conflicto en territorio europeo en donde "los actores principales son Estados Unidos y Rusia".

Podemos mantiene abierta la grieta en el Gobierno, porque se opone a la subida del gasto en Defensa que ha comprometido Sánchez

"Creo que la cuestión no está tanto en quién gasta el dinero, sino en la confianza. La izquierda históricamente ha visto al ejército español como una institución de la que no se fía. Al mismo tiempo, lo que pasa en el mundo ha evidenciado que hacen falta ejércitos y capacidad de disuasión. En esa dicotomía, la solución por parte de la izquierda tira a un ejército bajo mando europeo", analiza Jaume Claret, profesor de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).

Que la crisis de Ucrania preocupa a los españoles es un hecho, como confirma el mismo CIS en su barómetro de marzo. En él, un 95,7% consideraba que la invasión rusa afecta a la UE, del mismo modo que lo hace, mucho o bastante, a España (82,7%). Sin embargo, esa preocupación no pasa por lo militar, sino por el bolsillo. Y los resultados del CIS son categóricos.

Foto: Ione Belarra (d) conversa con Irene Montero (i). (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

En el barómetro de marzo, el 7,8% de los encuestados consideraba que el conflicto Rusia-Ucrania era uno de los principales problemas del momento en España. Un porcentaje en aumento respecto al mes anterior (0,4%), que palidece si se compara con los dos mayores problemas actuales para los españoles: los de índole económica, que pasaron de un 33,3% en febrero a un 49,6% en marzo, y el desempleo (de 38,1% a 41,6%). Y por si hubiera dudas de que lo militar está en un plano muy secundario para la mayoría, la cuestión de las fronteras de Ceuta y Melilla solo mereció la atención de un 0,2% de los encuestados en el barómetro de marzo.

Unidas Podemos y los nacionalistas se han parapetado precisamente en ese diagnóstico transversal a la hora de argumentar su oposición al incremento —"creemos que hay otras prioridades más acuciantes", dijo Pablo Fernández, portavoz de la formación morada—, si bien Yolanda Díaz se encargó de calmar los ánimos afirmando que "respeta" el compromiso de Sánchez, pese a no compartirlo.

Foto: Imagen: Reuters/Dado Ruvic.

En su anuncio a mitad de marzo, el presidente del gobierno se abstuvo de explicitar un plazo a la hora de cumplir con ese umbral del 2% comprometido con la OTAN. La materialización del anuncio pasa a partir de ahora por la negociación de los Presupuestos de 2023, de manera que todo está en suspenso a la espera de que se produzca la misma. "Una vez definido cómo serán los Presupuestos Generales del Estado, se verá cómo se hará la planificación. Hay que ver de cuántas décimas estamos hablando", señalan a El Confidencial fuentes del ministerio de Defensa.

A la espera de los Presupuestos

"La idea fundamental es que el dinero que se invierta tiene que revertir en los intereses nacionales", en forma de 'know-how', satisfacción de las necesidades de las FFAA y empleo, dice a este periódico la diputada y portavoz socialista de Defensa, Zaida Cantera, refiriéndose a un nutrido sector en el que operan compañías como Navantia, Tecnobit, Santa Bárbara, Airbus o Telefónica.

En un acto recientemente organizado por Nueva Economía Fórum, el JEMAD advirtió enérgicamente de la necesidad de contar con un "escenario presupuestario previsible y estable", para poder fijar "unas prioridades ordenadas en el tiempo" y que la industria pueda "tener una visión de lo que se le va a pedir en los próximos años". Todo ello, enfatizó el almirante general Teodoro López Calderón, cuando España tiene que defender sus intereses en lugares lejanos como el Golfo de Guinea —"la región con más incidentes de piratería del globo" y al mismo tiempo "de extraordinaria importancia" por sus recursos pesqueros y energéticos y el tránsito de mercancías—, y cuando la invasión rusa de Ucrania ha dejado claro que "una disuasión efectiva, que sin duda es cara, es lo más eficiente, pues si esa disuasión falla, el conflicto armado es mucho más caro que la disuasión".

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (i) conversa con la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz (d) en un pleno del Congreso. (EFE/Emilio Naranjo)

En la cuestión del gasto militar, los aliados de Sánchez están fuera de su pacto de investidura, del lado del Partido Popular, Vox y Ciudadanos. "La Defensa es una política de Estado, y requiere de lealtad. Nosotros interpretamos nuestra pertenencia a la ONU, la UE y la OTAN de manera responsable", decía a El Confidencial el portavoz 'popular' de Defensa, el diputado por Melilla Fernando Gutiérrez Díaz de Otazu. Aunque el apoyo viene acompañado de observaciones a más largo plazo. "Lo que necesitamos es una ley plurianual de inversión en Defensa. Y eso tiene que venir del gobierno. Las propias Fuerzas Armadas lo reclaman; la industria lo reclama", apunta el diputado de Ciudadanos Miguel Ángel Gutiérrez.

Si se les pregunta por el aumento del gasto militar, los votantes de Unidas Podemos y de los partidos nacionalistas vascos y catalanes tienen claro que no les gusta la idea. Pero la cosa cambia si la pregunta va de un hipotético ejército europeo, con muchas más opiniones a favor. Una paradoja que esconde prejuicios pertinaces hacia el estamento militar, y que constituye el telón de fondo del escollo que el PSOE tendrá que sortear con sus socios para cumplir con el compromiso del presidente Sánchez de aumentar progresivamente el gasto en Defensa hasta el 2% del PIB, en un plazo aún no determinado.

Conflicto de Ucrania Barómetro del CIS PSOE Unión Europea OTAN
El redactor recomienda