Es noticia
Menú
El colmo del profesorado en Castilla y León: los peor pagados pese a las mejores notas
  1. España
Denuncia de organizaciones docentes

El colmo del profesorado en Castilla y León: los peor pagados pese a las mejores notas

El Gobierno regional no acepta subir salarios al profesorado desde 2006, lo que provoca que cobren hasta 5.500 euros anuales menos que en otros territorios. "Ya vale de sacar pecho y decir que somos los mejores", lamentan

Foto: Un aula vacía en Burgos. (EFE/Paco Santamaría)
Un aula vacía en Burgos. (EFE/Paco Santamaría)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

“Nos lo hemos ganado”. Así de rotunda es la última campaña de CCOO Castilla y León para pedir la equiparación salarial de los docentes de esta comunidad con el resto de autonomías, atendiendo a los excelentes resultados que obtienen cada año en el informe PISA. La iniciativa, apoyada por otras organizaciones docentes, está respaldada por un estudio que llega a las mismas conclusiones que otros muchos trabajos realizados en los últimos años: el profesorado de Castilla y León es el que peores condiciones laborales tiene de toda España. "Ya vale de sacar pecho y decir que somos los mejores", lamentan.

El documento registra grandes diferencias en el salario de los docentes de Castilla y León respecto al resto de territorios. Se encuentra en penúltimo lugar en el caso de los maestros y la cuarta por la cola si se analizan las retribuciones de Secundaria. Así, un profesor castellanoleonés cobra hasta 5.500 euros menos al año respecto al mismo puesto en el País Vasco; 2.200 euros anuales menos que en Cantabria, y en torno a 2.000 si se compara con Castilla-La Mancha. “Tenemos el salario base y los trienios, que ahí todos cobramos lo mismo, son iguales para todas las comunidades autónomas. El problema se plantea con las retribuciones complementarias, como el complemento de destino, por director, por jefe de estudios, por sexenios…”, explica a El Confidencial Elena Calderón, responsable de Enseñanza de CCOO Castilla y León. “No podemos seguir tanto tiempo los últimos. Esto viene de la crisis de 2006, el resto de las comunidades están intentando mejorar poco a poco, pero aquí nunca hemos conseguido llegar a recuperar nada, ni siquiera logramos recuperar completa aquella paga extra que se quitó a los funcionarios y que el resto ya cobraron”, añade.

Foto: Un robot educativo polaco en Varsovia, el pasado 28 de noviembre de 2017. (EFE)

Una visión que también defienden desde el sindicato independiente ANPE. “Desde que firmamos el acuerdo de mayo de 2006, en el que aparecía una mejora en retribuciones, nunca se han mejorado. Nunca. Es más, todavía estamos sufriendo los recortes que hubo en el año 2012, que aún no se han recuperado”, declara su presidenta en la región, Pilar Gredilla. La gota que ha colmado el vaso del descontento, añade Gredilla, ha sido cómo se ha implantado la carrera profesional en los empleados públicos de Castilla y León: “Ha excluido a los docentes dándonos a elegir entre cobrar sexenios, que ya lo teníamos, o la carrera profesional, mientras que el resto han mejorado todos sus retribuciones porque les han añadido la carrera profesional”.

"Aquí nunca hemos conseguido llegar a recuperar nada, ni siquiera aquella paga extra que se quitó a los funcionarios", lamentan los profesores

Fuentes de la Consejería de Educación señalan a El Confidencial que en esta última legislatura, que terminó abruptamente por el adelanto electoral, ya “se han alcanzado dos acuerdos con las organizaciones sindicales para mejorar las retribuciones de forma progresiva en el periodo 2021-2024”. Desde el Gobierno regional, aseguran que se ha dado respuesta a algunas de las reivindicaciones de los sindicatos educativos, como implantar la carrera profesional horizontal a todos los empleados públicos, incluidos los docentes, y ampliar las retribuciones que reciben por la formación permanente, conocida como sexenios.

Problema de movilidad

El problema se acentúa en las zonas de Castilla y León limítrofes con otras autonomías, donde unos pocos kilómetros pueden suponer un importante desfase en la nómina. “País Vasco es siempre el que más ha pagado y ahí son 335 euros más al mes. Por ejemplo, Miranda de Ebro o Villasana de Mena están al lado. Pero si nos vamos a Cantabria, que puede ser una comunidad más comparable a la nuestra, también cobran un 7% más”, argumentan.

Foto: Un aula vacía en Burgos. (EFE/Paco Santamaría)

No solo hay diferencias en el salario, también en el número de horas lectivas que los docentes tienen que impartir. En Castilla y León se mantienen 25 horas para Infantil y 20 para Primaria, Secundaria, Bachillerato y FP. Los sindicatos denuncian que la Junta sigue desoyendo la recomendación realizada en la ley de 2019, que pedía un máximo de 23 horas en Primaria y de 18 en el resto. CCOO critica que la actitud del Gobierno de Alfonso Fernández Mañueco sea consolidar los recortes decretados en 2018 que subían este número de horas lectivas de 18 a 20. Una decisión que únicamente han mantenido otras seis autonomías, mientras que en ocho se ha vuelto en estos años a las 18 horas lectivas, siguiendo la recomendación nacional.

A este respecto, la Consejería de Educación asegura que “a partir del próximo curso se van a bajar las ratios y el horario lectivo, algo muy demandado por los docentes”, lo que supondría incluso “mejorar las condiciones laborales sobre las de los docentes de otras comunidades autónomas”. Un acuerdo firmado con las organizaciones sindicales que CCOO, de momento, considera “un acto de fe”, vistos los hechos de los últimos años.

Líderes en el informe PISA

“Parece que Castilla y León es imagen de la buena educación, de que aquí se están haciendo las cosas muy bien, pero claramente no estamos reconocidos los docentes. Necesitamos que se nos reconozca y no solo con buenas palabras”, reivindica Pilar Gredilla. Porque cada vez que se conocen los resultados de una nueva entrega del informe PISA sobre calidad educativa, este territorio lidera las buenas notas de toda España y está en el grupo de cabeza mundial. La educación de esta comunidad autónoma ha superado el nivel de excelencia en 15 de 17 pruebas realizadas desde 2003 en los países de la OCDE.

El Gobierno regional asegura que ya se ha acordado con los sindicatos una mejora de las retribuciones de forma progresiva

Los estudiantes de Castilla y León rebasaron los 500 puntos en matemáticas, ciencias, competencia financiera o lectura en el último informe PISA, elaborado en 2018. En el caso de la competencia financiera, solo fue superada por Estonia, Finlandia, Canadá y Polonia, dejando atrás a Estados Unidos o Australia. En competencia global, también los alumnos castellanoleoneses son los mejores de España, con 534 puntos, muy por encima de la media de la OCDE (13 puntos) y únicamente por detrás de Canadá y Reino Unido.

Unos datos excelentes de los que presume habitualmente el Gobierno autonómico, aunque sin traducirse en las mejoras que exige el profesorado. “Ya vale de sacar pecho por los docentes y decir que somos los mejores. En algún momento también hay que reconocer ese trabajo. Los informes PISA están avalando el trabajo que estamos haciendo y somos los peor tratados en condiciones laborales”, subraya Elena Calderón. Para ANPE, por su parte, este reconocimiento debería suponer un espaldarazo al esfuerzo realizado en los dos últimos años de pandemia, en que “se han entregado de forma ejemplar” para mantener una enseñanza presencial.

Falta de docentes

La situación de los docentes en Castilla y León respecto a otras autonomías puede tener graves consecuencias en el futuro. Como está ocurriendo con los profesionales sanitarios, los sindicatos alertan de que muy pronto será complicado encontrar profesores que quieran trabajar en esta comunidad autónoma. En algunas especialidades ya comienza a ocurrir, según explica Calderón: “En FP tenemos un problema de profesorado tremendo. Es verdad que también lo tienen otras comunidades, pero nosotros más, porque ven las condiciones y deciden irse a otro sitio como Castilla-La Mancha o Cantabria, donde ni siquiera tienen el problema del idioma, como puede ocurrir en País Vasco o Cataluña. O cuidamos a los profesionales de la comunidad o se nos van a ir”.

Foto: Mañueco, junto a Núñez Feijóo, en el congreso de Sevilla. (EFE/Raúl Caro)

Una escasez que confirman en ANPE. “Hay especialidades de FP y también de Secundaria een que es muy difícil ya encontrar profesorado para cubrir vacantes”, valora su presidenta. “Estamos formando mucho profesorado en Castilla y León y necesitamos retenerlo con mejores condiciones laborales”, sostiene. Algo esencial para una autonomía tan extensa y dispersa como Castilla y León. Ser profesor rural implica desplazamientos y vivir en pequeños municipios donde a veces hay menos servicios. “O premiamos a la gente de alguna manera, con puntos o con dinero, que se va pequeños pueblos a dar clase o al final no vamos a tener a gente que se vaya allí a dar clase. Tenemos una comunidad con unas distancias tremendas. Por eso solo hay interinos en esos centros y se van cada año. Hay que hacer algo para que la gente decida quedarse en esos centros rurales”, añade la responsable de CCOO.

A pesar de las críticas, los sindicatos educativos tienen la esperanza de que el nuevo Gobierno de PP y Vox en Castilla y León cumpla los últimos acuerdos y se avance en la equiparación de las condiciones laborales del profesorado respecto al resto de autonomías españolas.

“Nos lo hemos ganado”. Así de rotunda es la última campaña de CCOO Castilla y León para pedir la equiparación salarial de los docentes de esta comunidad con el resto de autonomías, atendiendo a los excelentes resultados que obtienen cada año en el informe PISA. La iniciativa, apoyada por otras organizaciones docentes, está respaldada por un estudio que llega a las mismas conclusiones que otros muchos trabajos realizados en los últimos años: el profesorado de Castilla y León es el que peores condiciones laborales tiene de toda España. "Ya vale de sacar pecho y decir que somos los mejores", lamentan.

Castilla y León Educación
El redactor recomienda