Es noticia
Menú
Ayuso: "No nos hemos reunido aquí para ganar un congreso sino para ganar elecciones"
  1. España
20 CONGRESO DEL PP

Ayuso: "No nos hemos reunido aquí para ganar un congreso sino para ganar elecciones"

"Este congreso es la respuesta a una crisis que nunca debió existir", dice la presidenta madrileña, en un foro de presidentes autonómicos en el que solo Vivas mencionó a Casado

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE/Julio Muñoz)
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE/Julio Muñoz)

Poco antes de las cinco de la tarde, el futuro presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, entró en escena del 20 Congreso Nacional del PP de Sevilla al ritmo de Patti Smith, ‘People have the power’. Nada se ha dejado al azar en un cónclave diseñado para cerrar con velocidad la crisis más grave de la historia reciente del partido, para entronizar a un líder que llega a cerrar heridas y un candidato que aterriza pasado el ecuador de la legislatura con una misión clara: ganar las elecciones generales. Lo dijo Isabel Díaz Ayuso, sin duda la presidenta autonómica más poderosa de todo el PP, si se mediera eso en aplausos y en fuerza sobre las tablas: “No nos hemos reunido aquí para ganar un congreso sino para ganar elecciones”, avisó. Quién sabe qué será de Feijóo si no logra en las generales lo que sí ha conseguido en Galicia en cuatro ocasiones y por mayoría absoluta. Al menos eso se leía entre líneas en ese aviso de Ayuso.

Si hay algo claro en este congreso popular es que el PP está convencido, pese a todas las adversidades internas, de que puede ganar las próximas generales. Es el mantra: Feijóo llega como el salvador, en el peor momento para España. El deterioro económico agravado por una inflación disparada y la invasión de Europa, las protestas en la calle, los elementos en contra del Gobierno de PSOE y Unidas Podemos, son aprovechados como viento de cola para el nuevo candidato del PP.

Ayuso: "Este congreso es una respuesta a una crisis que nunca debió existir"

Los presidentes autonómicos Juan Manuel Moreno (Andalucía), Juan Vivas (Ceuta), Fernando López Miras (Murcia), Alfonso Fernández Mañueco (Castilla y León) e Isabel Díaz Ayuso (Madrid) tomaron la palabra moderados por Feijóo, todavía presidente de Galicia. Una de las quejas frente a la anterior dirección de todos los barones es que el partido hubiera prescindido de las voces de los territorios, que no se les hubiera dado su sitio, que se hubiera pecado de exceso de intervencionismo o del ‘ordeno y mando’ desde Génova.

Feijóo hizo un discurso muy breve, le quedan dos más por delante, aprovechó para despedirse emocionado del PP gallego y para reivindicar una bajada generalizada de impuestos: “Es posible bajar impuestos, es obligatorio mejorar los servicios públicos e incrementar la inversión, y se puede hacer cuadrando las cuentas públicas”. Es su condición al Gobierno para aprobar el paquete de medidas contra los efectos económicos de la guerra.

Feijóo reivindica el modelo de gestión del PP: crecimiento y cuentas saneadas

Solo Vivas se acordó de Casado

Mientras ellos hablaban, llegó Pablo Casado al congreso, acompañado de su mujer, Isabel Torres, en un ambiente de auténtico entierro y con la tensión del lenguaje corporal en Cuca Gamarra que, acompañada de Pablo Montesinos y Elías Bendodo, salió a recibirle. De Casado sobre el escenario solo se acordó un presidente autonómico, el ceutí Vivas. El resto ni lo mencionó.

“Este congreso es la respuesta a una crisis que nunca debió existir y debemos salir de Sevilla reforzados en torno a un liderazgo conscientes de nuestra responsabilidad con España y los españoles”, arrancó su intervención Díaz Ayuso. Su mensaje final fue el que resonó con más fuerza mientras miraba a Feijóo: “No nos hemos reunido aquí para ganar un congreso, sino para ganar elecciones”. El PP, dijo, confía en el gallego. A él le agradeció su generosidad al aceptar el encargo pese a los “sacrificios personales” que supone el salto del Gobierno de Galicia. “Tu experiencia, templanza y claridad como persona y político te convierte en la opción que tu partido necesita”, concluyó. Feijóo se emocionó cuando tomó la palabra y se despidió de la presidencia del PP gallego. Su voz quebrada y sus ojos brillantes dan cuenta de que no es nada fácil el salto político.

Foto: Intervención del ex presidente del Gobierno, José María Aznar. (EFE/Julio Muñoz)

Díaz Ayuso recuperó el decálogo que José María Aznar incorporó en su discurso hace 32 años en Sevilla, el de la sucesión de Manuel Fraga, para asegurar que en esta de plena vigencia. Su discurso giró en torno a tres ideas que defendió son las que deben guiar al PP: España, Constitución y Europa. La presidenta de Madrid estuvo mucho más moderada en su tono y en su discurso que en ocasiones anteriores. Contra quien cargó con más fuerza fue contra el Gobierno de Pedro Sánchez: “Que se aparten si no saben. Que dejen de hacer tanto daño si no entienden”.

"La gasolina" de las andaluzas

El anfitrión del Congreso del PP es Juan Manuel Moreno y él mismo se admitió que “se nota que juega en casa”. Este cónclave es “la gasolina y la ilusión”, el empuje para “pelear para que cuando haya elecciones las gane el PP en Andalucía, lo vamos a hacer”, dijo el presidente que tiene en el calendario la próxima cita con las urnas, en junio o en otoño.

Tras seis horas de congreso, el presidente andaluz se atrevió a decir ya “sin temor a equivocarse” que este vigésimo congreso del PP “es un gran éxito”. “De aquí vamos a salir ganadores por el bien de España y de los españoles”, dijo el presidente andaluz, que para muchos tiene en este congreso su gran impulso para las elecciones andaluzas y que volverá a intervenir en la clausura. Si Ayuso tomó prestado el discurso de Aznar, Moreno eligió la frase de Manuel Fraga: “La política es el arte de lo posible, para lograrlo hay que intentar muchas veces lo imposible”. Es lo que ha ocurrido en Andalucía, defendió Moreno, donde parecía imposible un cambio tras cuatro décadas de gobiernos socialistas. En el PP no damos nunca nada por imposible, somos capaces de lograr las metas más atrevidas más importantes en beneficio de España y los españoles

Moreno: "El PP tiene la difícil tarea de gestionar la herencia del PSOE"

A López Miras se le escuchó convencido de que el PP tiene que ampliar su base electoral. “Lo que viene haciendo Feijóo en Galicia”, proclamó. Fue llamativo escuchar esto en boca del presidente de Murcia, que fue siempre el gran aliado de Teodoro García Egea, murciano de origen, su amigo personal en la etapa anterior. A Alfonso Fernández Mañueco, a quien su pacto con Vox se lo está haciendo pasar mal en el arranque de su Gobierno, aún sin su investidura sin fecha en el calendario, recordó sobre las cuatro mayorías absolutas de Feijóo, “que eso ayuda mucho a la hora de gobernar”.

El presidente de Ceuta, Juan Vivas, fue el único que se acordó de Pablo Casado. También con él, el auditorio se puso en pie para brindar un aplauso a Mariano Rajoy antes de que los expresidentes tomaran la palabra. “En el ADN del PP está que España no se reconoce sin sus dos ciudades autónomas”, defendió Vivas, que dio las gracias a Casado “por su entrega al servicio del PP y de España y en particular al servicio de Ceuta, nunca nos ha faltado su apoyo”. El presidente de la ciudad de Ceuta se despidió del plenario cuando ya ha anunciado que no volverá a ser el candidato. “Por razones lógicas, esta es una de mis últimas oportunidades de poder hablar en un plenario”, dijo. Con él se enfadó el PP días atrás porque le puso alfombra roja a Pedro Sánchez en su visita a Ceuta tras el giro histórico en el Sáhara y la inauguración de unas nuevas relaciones con Marruecos. Los aplausos y loas a los expresidentes en su boca probablemente dejó atrás ese mal sabor de boca.

Poco antes de las cinco de la tarde, el futuro presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, entró en escena del 20 Congreso Nacional del PP de Sevilla al ritmo de Patti Smith, ‘People have the power’. Nada se ha dejado al azar en un cónclave diseñado para cerrar con velocidad la crisis más grave de la historia reciente del partido, para entronizar a un líder que llega a cerrar heridas y un candidato que aterriza pasado el ecuador de la legislatura con una misión clara: ganar las elecciones generales. Lo dijo Isabel Díaz Ayuso, sin duda la presidenta autonómica más poderosa de todo el PP, si se mediera eso en aplausos y en fuerza sobre las tablas: “No nos hemos reunido aquí para ganar un congreso sino para ganar elecciones”, avisó. Quién sabe qué será de Feijóo si no logra en las generales lo que sí ha conseguido en Galicia en cuatro ocasiones y por mayoría absoluta. Al menos eso se leía entre líneas en ese aviso de Ayuso.

Partido Popular (PP) Pablo Casado Isabel Díaz Ayuso Alberto Núñez Feijóo José María Aznar Cuca Gamarra Mariano Rajoy Juanma Moreno
El redactor recomienda