Es noticia
Menú
El 'twist' de los 'chalecos verdes' o cómo Vox busca conquistar el malestar social
  1. España
NUEVAS MANIFESTACIONES EN MADRID

El 'twist' de los 'chalecos verdes' o cómo Vox busca conquistar el malestar social

Una nueva plataforma insta a culminar las protestas contra el Gobierno en una huelga general. Los de Abascal participarán en las movilizaciones previstas para este fin de semana en la capital

Foto: Manifestación organizada por Vox para protestar contra la escalada de precios. (Reuters/Susana Vera)
Manifestación organizada por Vox para protestar contra la escalada de precios. (Reuters/Susana Vera)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Primero fueron los chalecos amarillos, luego los naranjas... y ahora los verdes. El Gobierno ha entrado en una situación de "colapso" y Vox aprovecha la delicada coyuntura para hacerse fuerte y conquistar el creciente descontento, acuciado por el desbocado incremento de precios en los suministros básicos y los retrasos en la ejecución de medidas concretas que ayuden a mitigar una situación que ha llevado al límite a agricultores, pescadores, transportistas, comerciantes o taxistas. El pasado domingo, una marea naranja bloqueó Madrid. Ninguno de los partidos de la derecha quiso mirar para otro lado. PP, Cs y Vox asistieron a la protesta, pero a nadie se le escapó que Santiago Abascal, recibido entonces como una estrella del rock en Neptuno, es el líder que más simpatías levanta en estos sectores.

Cuando la tensión llega a la calle, Vox se convierte en portavoz, referente y canalizador de ese malestar. De hecho, fue la formación 'verde' la que dio el pistoletazo de salida a las protestas contra el Gobierno. El pasado sábado, su sindicato hermano, Solidaridad, convocó una manifestación en Cibeles para protestar contra la subida generalizada de precios que comenzó a caldear el ambiente. Las alrededor de 3.000 personas que reunió, según Delegación del Gobierno, fueron solo un aperitivo de las 150.000 que colapsaron la capital al día siguiente. Haber capitaneado la protesta del día anterior no disuadió a Abascal de participar en la del domingo, no adscrita a ningún color político. Allí volvió a cargar contra el Ejecutivo de Pedro Sánchez por "criminalizar" al sector primario y puso voz al "hartazgo" del mundo rural, consciente de que constituye un granero de votos para su formación.

Vox promete mantener la presión contra el Gobierno en la calle. Diversos representantes de la formación prevén acudir tanto a la manifestación de transportistas prevista este mismo viernes en el paseo de la Castellana de Madrid como a la convocada por la Asociación Nacional del Taxi el domingo, también en la capital. No estarán solos. Una organización nacida hace unos días en redes sociales promete asistir a las protestas de este fin de semana con chalecos verdes para reivindicar el descontento social. El movimiento, similar al de Chalecos Amarillos España, se lanza a defender a "todos" los sectores afectados por la subida de precios y anima a seguir llenando las calles hasta culminar en una "huelga general".

Vox comparte con esta plataforma algo más que colores corporativos. En la formación, aseguran que se trata de una organización "independiente" que "no está relacionada con el partido", pero que sí "mantiene posiciones similares a las nuestras". También en Solidaridad, el sindicato adscrito a la formación, aseguran no tener nada que ver con la creación de una cuenta que promete seguir agitando las calles hasta la "dimisión" de Sánchez o hasta la consecución de un paro nacional que los de Abascal conciben por la "situación insostenible" por la que atraviesa el país.

La cuenta tiene ya el 'follow' del perfil oficial de Vox en Twitter y de diputados como Macarena Olona o Manuel Mariscal. En tan solo dos días de vida, roza los 6.000 seguidores y comparte algunos mensajes de organizaciones vinculadas con los de Abascal, como 'La Gaceta de la Iberosfera' o Solidaridad. La cuenta 'verde' tiene un perfil casi gemelo, el de Chalecos Amarillos España, más vinculado al sector del transporte, pero también con miles de seguidores y la misma dinámica: llamar a la rebelión y alimentar el discurso de los de Santiago Abascal.

El PP opta por un 'perfil bajo'

Por el momento, y a pesar de respaldar el descontento social, el PP no tiene previsto participar en nuevas protestas. Solo coincidirá con Vox en la que la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) ha convocado este sábado en la plaza de Colón de Madrid para protestar contra el "mercadeo" del Gobierno con las víctimas y el "trato directo y preferencial" con el "brazo político de ETA", según reza un comunicado.

Foto: El portavoz político de Vox, Jorge Buxadé.

Tal y como publicó El Confidencial, la nueva dirección de los populares dejará a Vox el flanco de la calle y se centrará en construir un perfil institucional alejado de los "gritos", centrándose en trasladar una imagen de "partido de Estado" sin cerrar la puerta a grandes pactos con el PSOE. Fuentes del PP argumentan que el papel de los partidos políticos en mitad del estallido social debe ser limitado, y que el protagonismo debería recaer en los sectores afectados, en una clara enmienda a la estrategia adoptada por los de Santiago Abascal.

Los populares rehúyen, además, la posibilidad de llegar a una huelga general, al entender que llegar a ese escenario dispararía la tensión y la polarización en España y terminaría "agravando" la situación. Desde las instituciones, presionan al Gobierno central para que ejecute medidas que ayuden a contener los precios, aunque asumen que Sánchez no escuchará su llamamiento de aplicar una rebaja fiscal, al menos en los suministros básicos.

Primero fueron los chalecos amarillos, luego los naranjas... y ahora los verdes. El Gobierno ha entrado en una situación de "colapso" y Vox aprovecha la delicada coyuntura para hacerse fuerte y conquistar el creciente descontento, acuciado por el desbocado incremento de precios en los suministros básicos y los retrasos en la ejecución de medidas concretas que ayuden a mitigar una situación que ha llevado al límite a agricultores, pescadores, transportistas, comerciantes o taxistas. El pasado domingo, una marea naranja bloqueó Madrid. Ninguno de los partidos de la derecha quiso mirar para otro lado. PP, Cs y Vox asistieron a la protesta, pero a nadie se le escapó que Santiago Abascal, recibido entonces como una estrella del rock en Neptuno, es el líder que más simpatías levanta en estos sectores.

Vox Santiago Abascal
El redactor recomienda