Es noticia
Menú
Ferraz distribuye un argumentario interno para recalcar que no rectifica sobre el Sáhara
  1. España
SE CANCELA UN ACTO PÚBLICO DE ALBARES

Ferraz distribuye un argumentario interno para recalcar que no rectifica sobre el Sáhara

Los socios del Ejecutivo ya han pedido la comparecencia de Pedro Sánchez, mientras que el PP lo hará en las próximas horas. La agrupación del PSOE en Madrid ciudad suspende un acto con el titular de Exteriores

Foto: El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez (i), y el rey Mohamed VI de Marruecos durante un encuentro en Rabat en noviembre de 2018. (EFE/Ballesteros)
El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez (i), y el rey Mohamed VI de Marruecos durante un encuentro en Rabat en noviembre de 2018. (EFE/Ballesteros)

El PSOE niega que la cesión por parte del Gobierno a los planes de Marruecos sobre el Sáhara Occidental supongan un giro histórico en política exterior. La decisión de poner fin a 47 años de neutralidad en el conflicto de la que fue colonia de España hasta 1975 ha tenido como consecuencia inmediata regreso de la embajadora marroquí a España, Karima Benyaich, y ha unido a todos los grupos del Congreso para reclamar explicaciones. Los socios del Ejecutivo y otros grupos minoritarios ya han pedido la comparecencia de Pedro Sánchez, mientras que el PP lo hará en las próximas horas. Frente a ello, Ferraz ha distribuido un argumentario interno, al que ha tenido acceso este diario, en el que se justifica que "no ha habido un cambio de posición en relación con el Sáhara".

[Argumentario interno distribuido por Ferraz]

La posición que los socialistas deben justificar es que la decisión hecha pública el pasado viernes, tras difundirse los extractos de una carta de Sánchez enviada al rey Mohamed VI avalando su plan de una autonomía para el Sáhara Occidental, "ha sido la postura de España desde 2008, con José Luis Rodríguez Zapatero como presidente del Gobierno". "En las declaraciones de las Reuniones de Alto Nivel España-Marruecos de 2008, 2012 y 2015 se habla expresamente de que, 'España saluda los esfuerzos serios y creíbles de Marruecos", continúa justificando el argumentario, obviando que Zapatero en 2008 respaldó la propuesta como una más, pero sin conceder que fuese la mejor solución.

La justificación de que no se haya producido un cambio de posición contrasta no solo con la vuelta de la embajadora de Marruecos a Madrid, sino con el propio argumentario que se refiere a que con esta decisión se "inauguran unas nuevas relaciones sólidas y estables con un país vecino y socio estratégico como es Marruecos". Asimismo, se hace referencia a que "se trata de un acuerdo sobre una nueva etapa en las relaciones entre España y Marruecos". La respuesta al resto de formaciones políticas que ha acogido con sorpresa este giro histórico de España es que "a ninguna fuerza política española le debería parecer mal un acuerdo con nuestro vecino marroquí para garantizar integridad territorial, incluyendo Ceuta y Melilla, y la soberanía de España y la estabilidad, la seguridad y la prosperidad de ambos países".

Díaz acusa al PSOE de "incoherentes" y de haber actuado "con gran opacidad" con el Sáhara

"En lo que respecta al Sáhara, seguimos en la línea de la posición española dentro del marco de Naciones Unidas para alcanzar una solución mutuamente aceptable", se sostiene en línea con la posición que están tratando de reforzar desde los medios de comunicación tanto el expresidente Zapatero como el exministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, quien acusó a la oposición de "no tener memoria". "La postura de España está en el marco de Naciones Unidas y de las resoluciones del Consejo de Seguridad, como la más reciente de ellas, 2602, para encontrar una solución mutuamente aceptable al conflicto", se argumentan para concluir que "Francia y Alemania tienen posiciones muy similares a la de España".

La aceptación de los planes de Marruecos para el Sáhara Occidental han generado tensiones dentro de las propias filas socialistas. Principalmente entre las bases, pero no solo. La presidenta balear, Francina Armengol, defendía la necesidad de "respetar y defender a uno de los valores más universales: los derechos humanos". Por ello, concluía que "el pueblo saharaui merece vivir en paz y libertad" para acabar enviando "todo mi apoyo a las familias y al pueblo saharaui". El presidente de Canarias, el también socialista Ángel Víctor Torres, se felicitaba por el acuerdo y defendía que su origen estaba en la propuesta de Zapatero, si bien matizaba que "cualquier propuesta que se ponga sobre la mesa tiene que ser aceptada por el Reino de Marruecos y el Frente Polisario". "Si no hay acuerdo, no hay propuesta", concluía, después de que el Polisario acusase a Sánchez de "sucumbir al chantaje de Marruecos".

La aceptación de los planes de Marruecos para el Sáhara Occidental han generado tensiones dentro de las propias filas socialistas

En un contexto de desconcierto entre una parte de la militancia socialista, con una decisión que contradice su propio programa electoral sin previo aviso, se ha acordado suspender un acto organizado por la agrupación de Madrid Ciudad del PSOE para este martes y en el que iba a participar el ministro de Exteriores, José Manuel Albares, junto al ex secretario general de la OTAN, Javier Solana, y la delegada del Gobierno en Madrid, Mercedes González. Se han alegado motivos de agenda, aunque desde algunas agrupaciones se apunta al descontento interno como motivo para su cancelación. El programa con el que los socialistas se presentaron a los últimos comicios se apostaba por "alcanzar una solución del conflicto que sea justa, definitiva, mutuamente aceptable y respetuosa con el principio de autodeterminación del pueblo saharaui".

El titular de Exteriores ha anunciado que comparecerá en el Congreso a petición propia. Según fuentes de su ministerio, estaba previsto que la petición de comparecencia se registrase este lunes. Fuentes del grupo socialistas apuntan al próximo miércoles como el día más factible para que ofrezca explicaciones. La portavoz de Podemos, Isa Serra, ha calificado esta mañana la decisión del presidente del Gobierno como "un giro injustificable, frente a las resoluciones de la ONU", mientras que el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, ha avanzado que su formación no comparte el cambio de posición, avanzando que no darán su apoyo porque "no es momento de innovar, sino de cumplir la legalidad internacional".

"Compromiso con la población saharaui"

El argumentario hace hincapié en que el Gobierno mantendrá su compromiso de cooperación con la población saharaui y refugiada. Un "firme compromiso con la población saharaui refugiada" que se manifestaría "en el apoyo sostenido y continuado de proyectos esenciales y estratégicos en los sectores de seguridad alimentaria y nutrición, y salud". Así, se destaca que, en el último año, "la financiación de la AECID a los campamentos de población refugiada saharaui supuso 7,7 millones de euros (frente a los 5,5 millones de euros de 2020 y 2019)", focalizándose en seguridad alimentaria y nutrición, y salud. En la próxima estrategia de contexto 2022-2023 se explica que "se prevé incorporar la educación en emergencias, dadas las carencias en educación y la cronificación de la crisis".

Sobre la crisis diplomática abierta con Argelia a raíz del acuerdo con Marruecos, el argumentario se limita a remarcar que este país "es un socio estratégico para España y para la Unión Europea y siempre ha sido un suministrador de gas muy fiable". Para rematar, sobre el contexto del acuerdo, se defiende que "cualquier momento es bueno para poner fin a una crisis con un país vecino y reforzar los lazos, especialmente en una época de cambio e incertidumbre como el que estamos viviendo, con la peor guerra de los últimos 80 años en Europa".

El PSOE niega que la cesión por parte del Gobierno a los planes de Marruecos sobre el Sáhara Occidental supongan un giro histórico en política exterior. La decisión de poner fin a 47 años de neutralidad en el conflicto de la que fue colonia de España hasta 1975 ha tenido como consecuencia inmediata regreso de la embajadora marroquí a España, Karima Benyaich, y ha unido a todos los grupos del Congreso para reclamar explicaciones. Los socios del Ejecutivo y otros grupos minoritarios ya han pedido la comparecencia de Pedro Sánchez, mientras que el PP lo hará en las próximas horas. Frente a ello, Ferraz ha distribuido un argumentario interno, al que ha tenido acceso este diario, en el que se justifica que "no ha habido un cambio de posición en relación con el Sáhara".

Sáhara Pedro Sánchez