Es noticia
Menú
Sánchez garantiza el orden público frente a la "minoría violenta" de transportistas
  1. España
HUELGA EN EL SECTOR

Sánchez garantiza el orden público frente a la "minoría violenta" de transportistas

El jefe del Ejecutivo también ha querido garantizar que "los productores, distribuidores, transportistas y consumidores" no se vean afectados por esta huelga

Foto: Pedro Sánchez, tras reunirse en Roma con su homólogo italiano este viernes. (Reuters/Guglielmo Mangiapane)
Pedro Sánchez, tras reunirse en Roma con su homólogo italiano este viernes. (Reuters/Guglielmo Mangiapane)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado desde Roma este mediodía que el Gobierno garantizará el orden público "incluso ante determinadas conductas que son minoritarias y que actúan de manera vandálica, si no violenta", en referencia a los piquetes de la huelga de transportistas convocada al margen del Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC) que representa al 90% del sector. Tras una reunión con sus homólogos de Italia, Portugal y Grecia para fijar una posición común de cara al próximo Consejo Europeo, el jefe del Ejecutivo ha realizado una "llamada a la calma de esta minoría para expresarse con respeto y no caer en la dinámica de violencia que contraviene en este momento tan delicado que se vive como consecuencia de la guerra".

El jefe del Ejecutivo también ha querido garantizar que "los productores, distribuidores, transportistas y consumidores" no se vean afectados por esta huelga y que tanto la actividad económica como "el día a día de los ciudadanos se realice de la manera más normalizada posible". El paro de los transportistas comienza ya a afectar a los suministros en supermercados. El Ministerio de Transportes no tiene intención de sentarse por el momento con los convocantes, la Plataforma para la Defensa del Sector del Transporte de Mercancías, mientras que Sánchez se ha limitado en "llamar a la responsabilidad de una minoría que por desgracia está actuando de forma violenta".

Foto: Transportistas cortan el paso a camiones no prioritarios, este jueves en Lugo. (EFE/Eliseo Trigo)

“Yo no me voy a sentar con un grupo de radicales que están actuando con violencia”, expresaba este jueves la titular de Transportes, Raquel Sánchez. El presidente del Gobierno abogaba por el diálogo en términos generales, incluyendo a los grupos parlamentarios, las comunidades autónomas y los agentes sociales para consensuar el paquete de medidas para proteger a las familias y las empresas de la escalada de precios y "también a ese sector", en referencia a los transportistas.

Sánchez ha recalcado que se lleva en conversaciones con las principales organizaciones del sector, entre las que no se incluyen los convocantes de esta huelga, y para el que se llegó a un acuerdo el pasado mes de diciembre. Este acuerdo se plasmó en un decreto, aprobado este jueves en el Congreso con el voto en contra de Vox, para revisar el precio de los carburantes en función de su evolución. "Absoluta empatía y disposición a continuar el diálogo", concluyó.

Interior ha reforzado los dispositivos policiales y anoche ascendía ya a 23.598 los policías y guardias civiles desplegados para evitar el desabastecimiento y un estallido social más violento. A primera hora del jueves, el Ministerio del Interior dio la orden a todas las delegaciones del Gobierno del país de "reforzar todos los dispositivos policiales" y difundieron vídeos que mostraban la actuación de las fuerzas de seguridad en labores de escolta de camiones frente a los piquetes.

Foto: Una explotación láctea. (Abir Sultan/EFE)

El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, también tildaba esta mañana a los huelguistas del transporte por carretera como personas “violentas e irresponsables”, advirtiendo que “la crispación ahora es aliada de la inestabilidad” que el presidente ruso, Vladímir Putin, desea para los países europeos. En unas declaraciones recogidas por EFE, el titular de Presidencia ha denunciado que, “para lograr ese gran acuerdo de país", en referencia al plan nacional de lucha contra las consecuencias económicas de la guerra, "no podemos permitir que haya personas irresponsables y violentas que cuestionan la cadena de suministro en España en un momento de enormes dificultades y que, por una actitud incomprensible, lo complican todavía más”. A su juicio, “la crispación ahora es aliada de inestabilidad y es lo que le gustaría a Putin, que hubiera en Europa y en los países europeos inestabilidad, división y desunión”.

La portavoz del Ejecutivo, Isabel Rodríguez, marcaba la posición del Gobierno este jueves desde Sevilla, donde calificaba la huelga como "un boicot en toda regla alentado desde el odio y las posiciones de extrema derecha". "Nada tienen que ver esas demandas legítimas, por el precio de los carburantes, con lo que estamos viendo hoy en las calles que ponen en riesgo la vida de quienes están trabajando y el abastecimiento de los productos básicos", añadía para argumentar que hay "una reacción aumentada" por "el odio" desde "las posiciones de la ultraderecha".

Las protestas sociales se reproducirán durante este fin de semana, con manifestaciones como la del sector primario, y el Ejecutivo ha desplegado un relato que advierte sobre la violencia y la cooptación del estallido social por parte de Vox. Los de Santiago Abascal también han convocado manifestaciones este sábado en los ayuntamientos de todas las capitales de España para protestar por la escalada de precios de la luz, los carburantes, las materias primas y los servicios básicos.

Frente al descontento y la inflación galopante, el Ejecutivo está preparando un decreto que no aprobará hasta el próximo 29 marzo. El denominado Plan Nacional de Respuesta a las Consecuencias Económicas de la Guerra incluirá las medidas que se están negociando en el seno de la UE, como fijar un precio máximo al gas, y otras en clave nacional. A la prórroga de las rebajas fiscales a la luz, el Ejecutivo ha trasladado al PP, durante el arranque de la ronda de negociaciones, la posibilidad de promover "ayudas del Estado" para abaratar los precios.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado desde Roma este mediodía que el Gobierno garantizará el orden público "incluso ante determinadas conductas que son minoritarias y que actúan de manera vandálica, si no violenta", en referencia a los piquetes de la huelga de transportistas convocada al margen del Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC) que representa al 90% del sector. Tras una reunión con sus homólogos de Italia, Portugal y Grecia para fijar una posición común de cara al próximo Consejo Europeo, el jefe del Ejecutivo ha realizado una "llamada a la calma de esta minoría para expresarse con respeto y no caer en la dinámica de violencia que contraviene en este momento tan delicado que se vive como consecuencia de la guerra".

Transporte