Es noticia
Menú
La hermana de Ramón el Manitas: "Hubo alguien que quiso meterle en el ajo"
  1. España
tras la muerte de Esther López

La hermana de Ramón el Manitas: "Hubo alguien que quiso meterle en el ajo"

María, hermana mayor de Ramón el Manitas, habla por primera vez y desmiente punto por punto todas las acusaciones contra su hermano

Foto: María, la hermana de Ramón el Manitas, en su casa. (El Confidencial)
María, la hermana de Ramón el Manitas, en su casa. (El Confidencial)

Unas 300 personas se manifestaron el pasado domingo en Traspinedo para arropar a la familia de Esther López, la joven de 35 años que desapareció en la madrugada del 13 de enero y cuyo cuerpo sin vida fue localizado en una cuneta 24 días después. El alcalde de la localidad entiende que hay que ser pacientes y tener prudencia, pero al mismo tiempo necesitan encontrar respuestas. De saber qué pasó exactamente y quién está detrás del fallecimiento de la joven.

La investigación en la que trabajan de la mano la Comandancia de Valladolid y la UCO sigue abierta y bajo secreto de sumario. A falta de respuestas por parte de los investigadores, quien sí ha querido dar un paso al frente y arrojar algo de luz en el caso ha sido María, hermana mayor de Ramón el Manitas, el único detenido hasta ahora. “Lo primero es que el apodo del Manitas se lo ha inventado la prensa. A mi hermano nadie le conoce con ese alias”, matiza y continúa.

“Me enteré de que había sido detenido porque de repente empecé a ver imágenes de mi casa, porque la casa de Traspinedo es mía, en la televisión, con los registros y todo eso. Llamé a la comandancia para pedir información y me dijeron que, si quería, me acercase con las escrituras. Les respondí que yo no iba a ir a un edificio cercado por decenas de periodistas. Pedí hablar con mi hermano e información de qué estaba sucediendo y me contestaron que no podían decirme nada”.

Ante la falta de respuestas, María habla con Lorena Iglesias, su letrada de toda la vida, para la que solo tiene elogios. “Luego comuniqué con la ex de mi hermano y ella me lo confirmó. Me dijo que Ramón estaba detenido. Durante los días de detención, decidió ponerse en huelga de hambre. Yo le entiendo. Su gesto solo pretendía demostrar a los que le queremos que era inocente. Sobre todo a nuestros padres y a sus hijos”.

placeholder María, la hermana de Ramón el Manitas. (El Confidencial)
María, la hermana de Ramón el Manitas. (El Confidencial)

Por fin logran hablar con él cuando quedó en libertad tras seis días de detención. “Me cuenta que lo pasó muy mal. Que hubo algún guardia que le dijo que era culpable y hubo barbaridades verbales que no voy a mencionar. Además, le tuvieron seis días sin poderse duchar. A los pocos días de quedar libre, tuvo que ser ingresado en un hospital con una infección que para mí fue derivada de los seis días de detención”. Cuando finalmente quedó en libertad, fueron a recogerle. “Siempre hemos creído en su inocencia. Yo le conozco muy bien y sé que no es capaz de hacer algo así. Lo que él me cuenta es que Esther era una persona maravillosa, íntima amiga suya. La adoraba y le tenía un extraordinario cariño. Llevaba sin verla tres meses aproximadamente, pero hablaban mucho por teléfono. Él me explica que charlaron por el móvil como dos días o tres antes de su desaparición y que el día 12, horas antes de que se perdiera su rastro, ella le llamó, pero no pudo coger el teléfono. Quedó la llamada perdida y nunca supo para qué quiso comunicarse con él”.

placeholder Imagen de la cocina de la casa. (El Confidencial)
Imagen de la cocina de la casa. (El Confidencial)

Hay cuatro indicios que le señalaron en un principio y que motivaron su detención que María niega tajantemente. “El primero, uno de los dos que estuvieron con Esther en los últimos momentos parece que dijo que, cuando ella se bajó del coche, les anunció que se iba a casa de mi hermano. Mentira. A casa de mi hermano no fue nadie esa noche. El segundo, que una de esas dos personas también aseguró que Ramón había dicho que habló dos días después de su desaparición con Esther, cuando ya estaba muerta. Mentira. Yo no creo que dijese nada de eso. Lo tergiversaron, porque él habló con ella dos días antes, no dos después. El tercero, que no quiso entregar voluntariamente el teléfono a los investigadores. Al final lo hizo y dio el pin de desbloqueo. Si no lo entregó al principio es porque solo en el móvil tenía los billetes para irse a Cuba y si daba el móvil creyó que se quedaba sin ellos. Y el cuarto, una de las dos personas que estuvieron con Esther al final informó a la Guardia Civil de que mi hermano se iba a ir a Cuba. Quizás haciendo parecer que quería escapar. Lo que no les contó a los investigadores, al parecer, es que Ramón ya había viajado antes tres veces a la isla, que se había echado novia allí y que estaba preparando su boda en Cuba. Con la intención del nuevo matrimonio de instalarse luego en España”, aclara la hermana de Ramón.

Lo que opina María es que una de esas dos personas que están bajo la lupa de la Benemérita quiso distraer la atención. “Para mí que alguien se quiso quitar el marrón de encima y se lo pasó a mi hermano, pretendían distraer a los investigadores para que mi hermano fuese un cabeza de turco. Alguien le quiso meter en el ajo. ¿Por qué? ¿Ocultan algo? Da que pensar, porque Ramón tenía comprados los billetes desde los primeros días de enero, mucho antes de que Esther desapareciese”.

"Para mí que alguien se quiso quitar el marrón de encima y se lo pasó a mi hermano"

¿Dónde estaba entonces Ramón y qué hacía la noche en la que desapareció? ¿Cuál es su coartada? “Ramón esa noche estaba en casa, se pasó las primeras horas de la madrugada hablando con su novia por WhatsApp y videollamada y luego se fue a dormir. No vio a Esther aquella noche. Al día siguiente, a primera hora, estaba en Valladolid con unas gestiones. Hasta me mandó un audio diciéndome que se había comprado una crema para quitarse las arrugas. Y yo le respondí que las cremas no las quitan. ¿Quién que acaba de matar a una mujer se pone a hablar de cremas tan tranquilo al día siguiente? Quizá si has matado a alguien lo que haces es no ir al trabajo al día siguiente o no abrir el negocio, pero es solo una opinión”, explica María.

La mujer no solo reivindica la inocencia de su hermano. También tiene palabras para la familia de Esther: “Ramón no se ha comunicado con la familia de Esther. No ha hablado con ellos, ni ha estado en el pueblo ni ha ido al médico. Nada. Cuando te acusan, desde el pueblo como desde los medios, lo mejor es no llamar la atención ni ir a Traspinedo. Él puede ir por el pueblo con la cabeza alta y si la familia quiere hablar con él, sin problema. Estamos abiertos a que nos llamen y explicarles lo que necesiten. Todos queremos que se aclare todo. Yo también. Pienso en la familia de Esther, en sus padres y en su dolor, y también exijo la verdad, pero que no acusen a un inocente”.

Foto: El Ayuntamiento de Traspinedo rinde homenaje a Esther López. Foto: Atlas

María también tiene quejas de la Justicia. “De mi hermano se ha dicho que tiene antecedentes, que es una persona violenta que se dedica al menudeo de droga. Hemos ido a pedir su hoja de antecedentes. Como puedes ver, el Ministerio de Justicia acredita que es falso, que no tiene ninguna condena ni antecedente. Publica el papel, por favor, para que todo el mundo lo vea. A pesar de eso y de que no hay nada que sostenga que sea sospechoso, la Justicia le sigue considerando investigado. No lo puedo entender. Nadie nos ha dicho el delito que se le imputa, ni nos han dejado ver un breve resumen de las actuaciones, algo que la ley nos permite. Hemos dado casi dos meses a la investigación antes de presentar un recurso y ya no le obligan a ir a firmar a diario, pero sigue investigado y no le devuelven el pasaporte. Pensamos pedir responsabilidades por todo esto e ir contra los que le han acusado y contra todos los que le han difamado. También vamos a reclamar los daños provocados. Mi casa la han destrozado durante el registro. Han picado varias paredes. ¿Qué se pensaban?, ¿que iban a encontrar de Esther detrás de un muro?".

placeholder Boquetes en el muro de la casa. (El Confidencial)
Boquetes en el muro de la casa. (El Confidencial)

"Han estropeado un sofá, han rajado tres colchones que ya no valen para nada, han roto una tele de 50 pulgadas, está todo desordenado. Y vamos a pedir una indemnización. No puedes destrozar la casa de un inocente y que no pase nada. Me parece alucinante”, insiste María, “que mi hermano siga investigado. Creo que está así porque no tienen nada. El único al que han podido detener es a él. Fíjate, hay dos personas que están la noche en que desaparece Esther con ella, los dos investigados, pero ninguno detenido, ninguno ha ido ante el juez a declarar, cuando los dos están la noche con ella. Son las dos únicas personas que están con ella, los que dicen que no paran de contradecirse. Es que me parece todo un despropósito”, concluye María.

Unas 300 personas se manifestaron el pasado domingo en Traspinedo para arropar a la familia de Esther López, la joven de 35 años que desapareció en la madrugada del 13 de enero y cuyo cuerpo sin vida fue localizado en una cuneta 24 días después. El alcalde de la localidad entiende que hay que ser pacientes y tener prudencia, pero al mismo tiempo necesitan encontrar respuestas. De saber qué pasó exactamente y quién está detrás del fallecimiento de la joven.

UCO Sucesos
El redactor recomienda