Es noticia
Menú
Ayuso se desmarca del espíritu 'conciliador' de Feijóo e irá al choque con Sánchez
  1. España
DOS ALMAS EN EL PP

Ayuso se desmarca del espíritu 'conciliador' de Feijóo e irá al choque con Sánchez

La presidenta de la Comunidad de Madrid tilda de "filfa" las conclusiones de la Conferencia de Presidentes de este domingo y rechaza sumarse al cierre de filas del resto de dirigentes territoriales

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (c), entre varios líderes autonómicos. (EFE/Elvira Urquijo)
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (c), entre varios líderes autonómicos. (EFE/Elvira Urquijo)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Con espíritu de consenso y ánimo de "cerrar filas" para hacer frente a una crisis bélica sin precedentes en la historia reciente de la Unión Europea. Así llegaban todos los presidentes autonómicos, también los del PP, a la inédita reunión de la Conferencia de Presidentes del pasado domingo, en la que Alberto Núñez Feijóo ejerció por primera vez como líder 'de facto' del primer partido de la oposición. Antes de la cita, el mandatario gallego instruyó a los suyos para "unificar criterios" de cara a su cita con Pedro Sánchez y el resto de dirigentes autonómicos y alcanzar un acuerdo de mínimos que, aunque vago en el contenido, hubiese sido inconcebible hace unas semanas, antes de la caída de Pablo Casado. Solo hubo una voz en los populares que rompió el bloque, a la que en Moncloa están de sobra acostumbrados: Isabel Díaz Ayuso.

El cierre de filas de la mandataria madrileña con Feijóo fue total desde el primer minuto, y esa 'lealtad' con el presidente 'in pectore' del PP no varió este domingo. Pero tanto el tono como el calibre de sus exigencias distaron de la tónica moderada y conciliadora con que partieron el resto de presidentes populares a su cita en La Palma. Fue la primera demostración del deseo de Ayuso de recuperar su labor de oposición a Moncloa tras el 'impasse' que sumió al partido en la peor crisis de su historia y que la situó también a ella en una posición incómoda, por la investigación de presuntas irregularidades en la adjudicación de contratos públicos. Fuentes de su confianza trasladan que, pese al relevo en Génova, la madrileña ejercerá como "hasta ahora" su papel protagonista en el choque con Sánchez.

Foto: El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo (i), y el líder del PPE en la Eurocámara, Manfred Weber. (EFE)

Ayuso no bajará los decibelios en su confrontación con el Gobierno, aunque la hoja de ruta de Alberto Núñez Feijóo transite por otra vía: la de hacer política desde la "centralidad" y la "moderación" y llevar al PP a explorar entendimientos con el PSOE. Así, si el gallego y el resto de mandatarios populares llegaron a La Palma con la intención de plantear al Gobierno un IVA superreducido para la electricidad, el gas y los carburantes, Ayuso subía un peldaño y exigía directamente la suspensión temporal del impuesto. Aunque el acuerdo no reflejó finalmente las exigencias del PP, Sánchez sí se abrió a abordar "rebajas fiscales" en connivencia con las comunidades autónomas, un paso adelante que Feijóo reconoció como "un avance".

Pese a exigir celeridad en la concreción de medidas y siguiendo la estela marcada por el gallego, los barones populares suscribieron las conclusiones adoptadas en la Conferencia de Presidentes. Solo Ayuso se desmarcó del optimismo que profesaban sus compañeros de filas. "Pactar la incertidumbre puede quedar bien, pero es solo incertidumbre", sostuvo la dirigente, en un tono mucho más crítico que el resto de mandatarios. En su entorno, insisten en calificar de "filfa" los compromisos adquiridos por el Gobierno para solventar el impacto económico de la guerra en Ucrania, y creen que Sánchez no cumplirá sus promesas, sobre todo en materia impositiva.

La de la rebaja fiscal no es la única materia en la que Isabel Díaz Ayuso se ha situado un paso por delante en la confrontación con el Gobierno. Una de las principales peticiones que llevó la madrileña a la Conferencia de Presidentes pasaba por reinvertir en las familias el presupuesto para el Plan Estratégico para la Igualdad Efectiva entre Mujeres y Hombres, aprobado el pasado 8 de marzo en el Consejo de Ministros y dotado con más de 20.000 millones. "Yo creo que, en estos momentos, la igualdad entre hombres y mujeres es tan importante como acabar con la pobreza de las familias", defendió Ayuso, a favor de reinvertir todo el presupuesto para paliar los costes sobrevenidos en la energía o los carburantes derivados del conflicto internacional.

Aunque Feijóo coincide en que no es "acertado" priorizar políticas de igualdad al impacto económico de la guerra, en el puente de mando del PP durante el periodo de interinidad del partido huyen de la grandilocuencia y optan por la prudencia: fuentes cercanas a la actual coordinadora general del partido, Cuca Gamarra, aseguran que exigirán al Ejecutivo que detalle las partidas del presupuesto destinado a Igualdad para discernir "qué parte es propaganda" y comprobar "si responde a una necesidad" o se puede reinvertir en otras cuestiones.

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. (EFE/Javier Lizón)

Durante un acto público, la presidenta de la Comunidad de Madrid añadió nuevos puntos a su lista de exigencias al Gobierno, desde "reorientar el gasto" de los ministerios a las familias hasta la insistencia en la concreción de un plan nacional de acogimiento de refugiados ucranianos, petición que secundaron otros barones, incluido Feijóo, en la Conferencia de Presidentes. "Tuvimos [el domingo] una oportunidad para avanzar, pero seguimos sin saber aún ni una cifra aproximada de cuántos desplazados vamos a tener en cada comunidad autónoma", denunció Ayuso este lunes.

Dos almas en un mismo partido

Alberto Núñez Feijóo ya hizo toda una declaración de intenciones respecto al tono que iba a caracterizar su mandato al frente del PP el mismo día en que oficializó su candidatura. "No vengo a insultar a Pedro Sánchez, vengo a ganar a Pedro Sánchez", pronunció en su primer 'mitin' como candidato en Santiago. Su apuesta por hacer política "desde la centralidad" y tender la mano al PSOE en materias de Estado difiere de la estrategia de confrontación que ha seguido la presidenta de la Comunidad de Madrid en los últimos años, y que no prevé abandonar.

El choque constante con Sánchez explica en gran parte el meteórico ascenso político de Isabel Díaz Ayuso, cuyo perfil propio en la relación con Moncloa llegó a exasperar a Pablo Casado en no pocas ocasiones. Las diferencias en cuanto a la relación que Ayuso y Feijóo quieren mantener con PSOE y Vox amenazan con levantar tensiones entre ambos mandatarios, una vez quede oficializada la entronización del barón gallego como líder del PP. "Voy a seguir por la misma senda y no vamos a cambiar todo aquello que en Madrid nos ha dado tanto éxito", advertía Ayuso durante la reunión de la Junta Directiva Nacional, en la que Pablo Casado dio un paso al lado y en la que todos los barones cerraron filas con Feijóo. "Por eso, no vamos a claudicar ante el PSOE", zanjó la madrileña.

Foto: Alberto Núñez Feijóo.(EFE/Brais Lorenzo) Opinión

La presidenta de la Comunidad de Madrid ya dejó claro que, frente a la postura conciliadora de Feijóo, su aliado prioritario será Vox y no el PSOE. Sin embargo, aunque evita levantar líneas rojas, el gallego intenta desvincularse del acuerdo alcanzado con los de Santiago Abascal en Castilla y León y enfriar su relación con el partido situado a su derecha, al que descarta como socio prioritario. "Es mejor perder el Gobierno que ganarlo desde el populismo", aseveró este fin de semana.

Pese a la evidente distancia en materia de pactos, Ayuso ya cerró filas con Feijóo como próximo líder del partido, y reafirmó que su compromiso está en la Comunidad de Madrid y no en la política nacional. A cambio, el gallego prometió a la madrileña manos libres para hacer y deshacer en su territorio, empezando por la presidencia del PP de Madrid, que Casado y Egea le negaron durante meses. La incógnita que queda por resolver es si el espíritu de la confrontación puede convivir con el de la conciliación en la nueva era del PP.

Con espíritu de consenso y ánimo de "cerrar filas" para hacer frente a una crisis bélica sin precedentes en la historia reciente de la Unión Europea. Así llegaban todos los presidentes autonómicos, también los del PP, a la inédita reunión de la Conferencia de Presidentes del pasado domingo, en la que Alberto Núñez Feijóo ejerció por primera vez como líder 'de facto' del primer partido de la oposición. Antes de la cita, el mandatario gallego instruyó a los suyos para "unificar criterios" de cara a su cita con Pedro Sánchez y el resto de dirigentes autonómicos y alcanzar un acuerdo de mínimos que, aunque vago en el contenido, hubiese sido inconcebible hace unas semanas, antes de la caída de Pablo Casado. Solo hubo una voz en los populares que rompió el bloque, a la que en Moncloa están de sobra acostumbrados: Isabel Díaz Ayuso.

Alberto Núñez Feijóo Partido Popular (PP) Isabel Díaz Ayuso
El redactor recomienda