Es noticia
Menú
¿Adiós a la doble vuelta en las primarias del PP? Génova sopesa suprimir la voz de los militantes
  1. España
SÓLO VOTARÍAN LOS COMPROMISARIOS

¿Adiós a la doble vuelta en las primarias del PP? Génova sopesa suprimir la voz de los militantes

Tanto el mandatario gallego como distintas voces 'populares' son favorables a prescindir del voto directo de las bases, un sistema que el partido inauguró en 2018

Foto: El candidato a la presidencia del PP, Alberto Núñez Feijóo (EFE)
El candidato a la presidencia del PP, Alberto Núñez Feijóo (EFE)

Hasta 2018, los afiliados del PP nunca se habían pronunciado para elegir al líder de su partido. Fue Mariano Rajoy quien, forzado por la irrupción de los nuevos actores políticos y por el 'pulso' de Cristina Cifuentes en la Comunidad de Madrid, decidió implantar el voto directo de la militancia para proclamar a los candidatos que podrían sucederle al frente de la formación. En aras de ofrecer una mayor democratización interna y tras años de presiones internas y externas, el PP estableció un sistema de doble vuelta: en primer lugar, los afiliados votarían a los candidatos a la presidencia y escogerían la lista de compromisarios que, a su vez, tomarían la decisión final sobre quién debe hacerse con las riendas del partido en el congreso nacional.

Sin embargo, este sistema podría tener los días contados en el PP. Para empezar, el actual comité organizador del congreso (COC), comandado por Esteban González Pons y 'marianistas' como Juan Carlos Vera, contempla suprimir la voz de los militantes de cara a la elección del próximo presidente del PP, responsabilidad que asumirá Alberto Núñez Feijóo en apenas dos semanas. En este caso, se trata de una decisión "lógica", en el sentido de que el todavía presidente de la Xunta acudirá al congreso de abril sin rivales, lo que le convierte en presidente 'in pectore' del PP a la espera de su coronación definitiva.

Foto: Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Elvira Urquijo A.)

"Las bases hacen el descarte de candidatos. Cuando sólo hay uno, ¿qué sentido tiene que voten los militantes?", se preguntan fuentes autorizadas del comité organizador. En efecto, los estatutos del PP establecen que "serán proclamados candidatos a la presidencia del partido, para su elección por los compromisarios en el congreso, los dos precandidatos que hubiesen obtenido el mayor número de votos válidos emitidos por los afiliados", un sistema que sirvió para eliminar a todos los aspirantes con los que batallaron Pablo Casado y Soraya Sáenz de Santamaría en 2018, incluida María Dolores de Cospedal, que cayó en la votación de las bases.

En este caso, sólo Alberto Núñez Feijóo ha presentado los avales suficientes -las reglas del PP fijan el mínimo en 100 respaldos válidos- como para aspirar a la presidencia del partido. "Con más de 55.000 avales, su candidatura está suficientemente respaldada", defienden las fuentes consultadas, a favor de eliminar la urna del candidato y dejar sólo la de la elección de compromisarios en el plebiscito protagonizado por las bases. Los militantes del PP están llamados a las urnas el próximo 21 de marzo, pero sólo podrán votar aquellos que se hayan inscrito previamente, un plazo que finaliza este miércoles 16 de marzo a las 14:00 horas. Al margen de la inscripción, sólo podrán participar en la votación aquellos adscritos al corriente de pago de las cuotas del partido.

El filtro que exige el PP para participar en la votación de la primera vuelta incentiva, no obstante, la desmovilización de sus propias bases. En 2018, sólo participaron 66.384 militantes, el 7,6% del total del censo, por lo que la actual cúpula del partido esperará al miércoles para comprobar el número total de inscripciones. Si no existe una "respuesta masiva" por parte de las bases para dar legitimidad a la elección de Feijóo aunque sea el único candidato, el COC suprimirá el voto directo de la militancia.

Feijóo, a favor de suprimir la doble vuelta

Se trata de un primer paso que podría culminar en la eliminación definitiva del sistema de doble vuelta y el retorno a la elección del presidente por elección única y exclusiva de los compromisarios. El carácter extraordinario del XX congreso nacional del PP, que se convocó tras la repentina caída de Pablo Casado del poder, no da margen para celebrar ponencias, pero la reforma de los Estatutos del partido para eliminar el sufragio de las bases es un escenario al que no descarta llegar el actual mando del partido.

Foto: El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo (i), y el líder del PPE en la Eurocámara, Manfred Weber. (EFE)

El 'nuevo PP' se alinea con Mariano Rajoy a la hora de concebir las primarias como un foco de "problemas" y de "división" interna. El ex presidente del Gobierno reconoció recientemente su "gran equivocación" a la hora de implantar el sistema de 'un militante, un voto'. "Contagiado por el populismo, cometí el error de aprobar que el presidente del PP se eligiera por primarias", aseveró el predecesor de Pablo Casado durante la presentación de su último libro, 'Política para adultos', en el que también hace una crítica feroz contra el sistema de doble vuelta en las formaciones políticas. "La experiencia ha demostrado que tenían mucho más de populismo que de mejora de la calidad democrática de los partidos", escribía Rajoy.

El próximo presidente del PP tampoco esconde su intención de reformar los Estatutos. "Creo en las primarias a través de compromisarios, no en las primarias asamblearias", reconoció Feijóo el pasado 6 de marzo, en una entrevista para el diario 'El Mundo'. "Los militantes eligen a los compromisarios, y estos tienen la responsabilidad de elegir a los candidatos", manifestó. La pregunta, por tanto, no es tanto si se hará, sino cuándo se llevará a cabo. "Este debate lo llevaré al partido. Es mi opinión, fruto de mi experiencia", prometió Feijóo.

Hasta 2018, los afiliados del PP nunca se habían pronunciado para elegir al líder de su partido. Fue Mariano Rajoy quien, forzado por la irrupción de los nuevos actores políticos y por el 'pulso' de Cristina Cifuentes en la Comunidad de Madrid, decidió implantar el voto directo de la militancia para proclamar a los candidatos que podrían sucederle al frente de la formación. En aras de ofrecer una mayor democratización interna y tras años de presiones internas y externas, el PP estableció un sistema de doble vuelta: en primer lugar, los afiliados votarían a los candidatos a la presidencia y escogerían la lista de compromisarios que, a su vez, tomarían la decisión final sobre quién debe hacerse con las riendas del partido en el congreso nacional.

Partido Popular (PP) Alberto Núñez Feijóo