Es noticia
Menú
La guerra resucita el sueño de Castilla y León de un Corredor Atlántico para mercancías
  1. España
Proyecto olvidado durante décadas

La guerra resucita el sueño de Castilla y León de un Corredor Atlántico para mercancías

La región reivindica desde hace décadas la construcción de esta infraestructura ferroviaria, pero siempre choca con el Gobierno central. Si existiera hoy, podría ser una alternativa rápida para el transporte de energía y materias primas

Foto: Un tren de mercancías, en una imagen de archivo. (iStock/edufoto9
Un tren de mercancías, en una imagen de archivo. (iStock/edufoto9
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Si el gas licuado u otras materias primas comienzan a llegar desde América por los puertos españoles ante el bloqueo económico a Rusia, el Corredor Atlántico sería una ruta rápida y efectiva. "Algeciras lo que necesita es sacar cuanto antes productos hacia Europa y si hubiera un eje rápido por ferrocarril sería importante", explica a El Confidencial el presidente de la Cámara de Burgos, Antonio Miguel Méndez Pozo. "Ahora, por culpa de la guerra, estamos cambiando conceptos que teníamos aparcados", sentencia. Se refiere a un viejo sueño de Castilla y León, que desde hace más de 20 años reclama una infraestructura que conecte esta región con Galicia, Cantabria y País Vasco, con un pasillo para el transporte de energía y materías primas desde Portugal hasta Francia.

La necesidad de explorar otras vías alternativas para el transporte tras la guerra de Ucrania ha resucitado las expectativas en torno a este deseo, con varios territorios y colectivos implicados. De hecho, el Consejo Económico y Social de Castilla y León ha creado recientemente un grupo de trabajo sobre el Corredor Atlántico que impulsará su desarrollo. Sería la vía idónea para conectar los puertos portugueses y españoles con el resto de Europa.

Foto: Litografía del viaje inaugural del ferrocarril Liverpool-Mánchester, 1830, A.B. Clayton. Opinión

Esta infraestructura, considerada prioritaria por la Unión Europea, acumula retrasos y falta de inversiones frente al impulso que sí recibe el Corredor Mediterráneo por parte del Gobierno central. En los presupuestos generales de este 2022 se invertirán 1.700 millones para el Mediterráneo, frente a los 233 millones contemplados para la red ferroviaria convencional del eje Atlántico, que está muy lejos del proyecto que de nuevo se reivindica. "Es triste decirlo así, pero es absolutamente insignificante el impulso que se está dando a esta infraestructura por parte de la administración", asegura Javier Cepedano, presidente de la Federación Leonesa de Empresarios y de la Plataforma Atlántico Noroeste. Este colectivo reúne a las Cámaras de Comercio y asociaciones empresariales de Galicia y las provincias del oeste de Castilla y León.

"Desde esta plataforma consideramos, y así se demuestra, que hay un mejor tratamiento hacía el Mediterráneo que hacia el Atlántico. Lo que reclamamos no es una cuestión de intereses, sino una petición racional, justificada, basada en el necesario equilibrio regional y, sobre todo, en beneficio de España", añade Cepedano. Unas críticas a las que el Ministerio de Transportes ha respondido siempre que ya busca un trato equitativo para ambas infraestructuras. "El Corredor Mediterráneo, a pesar de estar proyectado mucho después, lleva otros ritmos. Tampoco podemos culpar a los señores del Mediterráneo, cada uno busca lo suyo. Ellos han sabido moverse mejor y también hay intereses políticos con Cataluña y la Comunidad Valenciana que nos han perjudicado", añade Méndez Pozo.

El Corredor Atlántico es un eje logístico que uniría Portugal, España y Francia, conectando todos los puertos atlánticos importantes de la península con el resto de Europa. La ruta principal va desde los portugueses de Lisboa, Aveiro y Oporto hasta la frontera francesa, cruzando Castilla y León y el País Vasco. A partir de este recorrido, con los años se han ido proponiendo ramales que enriquecerían la infraestructura y supondrían nuevas oportunidades de desarrollo a todo el noroeste español. Así, se trabaja para que se construya una conexión con Galicia y Asturias y un eje central que uniría el puerto de Algeciras a través de Madrid, Valladolid o Burgos. "El Corredor Atlántico fue uno de los primeros proyectos europeos de tráfico de mercancías que por distintas circunstancias lleva muchos años de retraso. Es una pena porque sería vital para España, pero sobre todo para el desarrollo del norte de Portugal, todo el norte de nuestro país y el sur de Francia. Lo reivindicamos por primera vez en 1997", asegura Méndez Pozo.

Las plataformas que impulsan este plan están esperanzadas en que la llegada de los fondos europeos pueda suponer una inyección económica que acelere su construcción. El alcalde de Medina del Campo, Guzmán Gómez Alonso, considera que “hay opciones". "Antes tienen que superar el filtro del Ministerio. Por lo tanto, si ellos quieren, Medina del Campo tendrá inversiones relacionadas con el sector logístico”, declara a este diario. La Plataforma Ciudadana Corredor Atlántico de esta misma localidad vallisoletana considera que “el avance es lento pero se avanza, que es lo importante. En los últimos meses parece que la voluntad política es avanzar a mayor ritmo, entendemos que los fondos europeos tienen que ver con ello”, dice su portavoz, Alfredo Losada. “Aquí tenemos la ventaja de contar con Portugal también, con lo cual seríamos dos Estados de la periferia europea los que formamos el proyecto” valora Méndez Pozo.

Actualmente, la mayor parte de los tramos del Corredor Atlántico de pasajeros se encuentran en construcción o en servicio. En funcionamiento están las líneas de alta velocidad Madrid-Valladolid, Orense-A Coruña y A Coruña-Vigo. En proyecto está el tramo Burgos-Vitoria y algunos de la conocida como "Y vasca", que aún no han sido siquiera licitados. En el caso del eje de mercancías y los centros logísticos asociados, tampoco han sido licitados.

Tres candidatos a centro logístico

El Corredor Atlántico acumula manifiestos y cumbres de apoyo por parte de las autonomías y organizaciones empresariales por las que pasaría la ruta con el respaldo siempre de Portugal. Sin embargo, también existe una pugna por dónde ubicar los grandes enclaves logísticos de la ruta. Muchos consideran esta lucha como una de las razones del retraso en la ejecución de la infraestructura. En Castilla y León, a pesar de que todos aseguran que sus iniciativas son compatibles, tres municipios compiten por convertirse en el nudo principal del corredor, lo que supondría un enorme potencial de desarrollo económico para su territorio.

Burgos lleva varias décadas trabajando por ser ese enclave logístico de comunicaciones y mercancías. "Burgos debería ser un lugar estratégico porque es donde podría unirse el Corredor Atlántico con el corredor central que sube por Algeciras, Madrid, Aranda de Duero, Burgos y el País Vasco. Este deseo quedó reflejado también en el manifiesto de Burgos de 2018 con presencia de los directores de los puertos de Algeciras, Bilbao y San Sebastián. Sería fundamental para el desarrollo logístico de esta provincia y a Castilla y León le vendría muy bien también", relata el presidente de la Cámara de Burgos.

"Tenemos una localización geográfica que permite conectar con diversos puertos y que hace que Medina del Campo sea idónea"

En ese corredor central está Medina del Campo, histórico nudo de comunicaciones de la provincia de Valladolid. Este municipio también trabaja intensamente por acoger un gran centro logístico. “Hemos tenido reuniones y relaciones no solo con administraciones públicas españolas, sino también a nivel internacional, las cuales están muy interesadas en que Medina del Campo sea la localización exacta para instalar una plataforma logística intermodal” explica Guzmán Gómez Bueno. “Como estamos en un proceso de negociación con inversores que están interesados en invertir en la construcción de la terminal logística intermodal, para ello es importante que se pongan en marcha partidas económicas destinadas a estas inversiones”, detalla Losada al respecto.

Y ya ofrecen incluso el terreno. “Que se construya la terminal logística intermodal en Medina del Campo no conlleva que no se haga en otros lugares como en Burgos, Ponferrada, son proyectos compatibles porque en cada zona puede existir una carga diferente que podemos aprovechar para el transporte ferroviario”, puntualiza, mientras vende las bondades de su localidad: “Tenemos una localización geográfica que permite conectar con diversos puertos españoles y portugueses y que hace que sea idónea para este proyecto. La zona de influencia abarca otras provincias como Ávila, Segovia, Salamanca y Zamora para las que la puesta en marcha de la terminal supondría un revulsivo. En ellas hay empresas con las que hemos estado en contacto que le supondría un impulso muy importante a la hora de su desarrollo y expansión”..

Foto: Imagen de Villablino. (Bárbara Álvarez)

El tercer candidato es León, que reivindica su ubicación como nudo de todo el noroeste español, formando parte del ramal noroeste (que llega a Galicia y Asturias) del Corredor Atlántico. "Creemos que la vertebración territorial, en especial la que afecta al norte del país, sigue siendo un desafío pese a que está más que demostrado que cohesionar a través de infraestructuras de comunicación ofrece mayores oportunidades de desarrollo económico y social. Es una de las vías principales para luchar contra la despoblación y favorecer el asentamiento empresarial", dice a este diario el presidente de la Plataforma Corredor Atlántico Noroeste. Además, explica que las regiones que constituyen la asociación representan en torno al 10% de la población, superficie y PIB de España. "León forma parte de todo ese potencial y, además, cuenta con un valor añadido: constituye un nexo logístico hacia el norte, hacia los puertos de Asturias y Galicia", insiste.

Los esfuerzos por hacer realidad la infraestructura no ocultan la desilusión por el enorme retraso acumulado. "Somos bastante escépticos en los pasos que se den por parte de la administración central y autonómica", dice Cepedano. La Comisión Europea ya alertó en 2019 a España de la preocupante demora de un corredor declarado como prioritario y que debería estar terminado en 2030, una meta inalcanzable con el ritmo actual. No obstante, la invasión rusa de Ucrania podría acelerar el proceso según los plazos previstos, habida cuenta de que urge buscar otras alternativas de transporte. Si a partir de ahora se va a potenciar el tráfico de mercancías transatlánticas, esta ruta puede resurgir y también los territorios que atraviesa, preparados desde hace décadas para recibir esas inversiones.

Si el gas licuado u otras materias primas comienzan a llegar desde América por los puertos españoles ante el bloqueo económico a Rusia, el Corredor Atlántico sería una ruta rápida y efectiva. "Algeciras lo que necesita es sacar cuanto antes productos hacia Europa y si hubiera un eje rápido por ferrocarril sería importante", explica a El Confidencial el presidente de la Cámara de Burgos, Antonio Miguel Méndez Pozo. "Ahora, por culpa de la guerra, estamos cambiando conceptos que teníamos aparcados", sentencia. Se refiere a un viejo sueño de Castilla y León, que desde hace más de 20 años reclama una infraestructura que conecte esta región con Galicia, Cantabria y País Vasco, con un pasillo para el transporte de energía y materías primas desde Portugal hasta Francia.

Castilla y León Transporte Unión Europea
El redactor recomienda