Es noticia
Menú
Bloqueo en Castilla y León: el PP ofrece a Vox la Mesa si acepta dos consejerías simbólicas
  1. España
Negociación 'in extremis'

Bloqueo en Castilla y León: el PP ofrece a Vox la Mesa si acepta dos consejerías simbólicas

Los de Abascal mantienen sus exigencias de lograr la cuota que tuvo Ciudadanos y amenazan con el bloqueo. Los populares cederían la presidencia de las Cortes, pero no las secretarías

Foto: Alfonso Fernández Mañueco (d) y Juan García-Gallardo (i), candidatos del PP y de Vox en las autonómicas. (EFE/Nacho Gallego)
Alfonso Fernández Mañueco (d) y Juan García-Gallardo (i), candidatos del PP y de Vox en las autonómicas. (EFE/Nacho Gallego)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

“Llegamos a la sesión de constitución de las Cortes sin acuerdo”. Así estaban los ánimos a última hora de la noche de ayer entre el PP y Vox, tras un día de duras negociaciones para cerrar un pacto sobre la presidencia de la Mesa del Parlamento. Ambos equipos reconocían que había “muy pocas opciones” de entendimiento. Mediante personas interpuestas, Alfonso Fernández Mañueco y Santiago Abascal se han estado cruzando propuestas. Vox se ha mantenido en su exigencia de recibir el mismo trato que Ciudadanos. El documento que ha hecho público reclama presidir las Cortes, la secretaría tercera de la Mesa y controlar tres consejerías. Los naranjas ostentaban la vicepresidencia y las carteras de Empleo, Sanidad y Transparencia. Desde Vox, matizan que no tienen por qué ser estas consejerías.

Desde el primer momento, el PP ha mantenido que es “inviable” darles la cuota que tenían los naranjas en la anterior legislatura, dado que el PP ganó el 13-F las elecciones a diferencia de lo que ocurrió en las anteriores, donde el PSOE fue el partido más votado. Con esta premisa, los populares han ofrecido varias alternativas al candidato de Vox, Juan García-Gallardo, según han manifestado fuentes del partido a este diario. El PP considera que si cede la Mesa deberían aceptar una presencia “simbólica” en el futuro Ejecutivo y renunciar a la secretaría tercera. De hecho, al inicio de las conversaciones el objetivo era cerrar un acuerdo programático sin ceder sillones a los de Abascal. Esta posición se ha ido flexibilizando, pero en el equipo de Mañueco aclaran que Vox también debe dejarles un margen que anoche parecía imposible.

Para Vox, la presidencia de la Mesa se ha hecho irrenunciable y desde el partido advertían de que el pacto deber ser “integral” y que si hoy no hay un acuerdo no será posible luego negociar un Gobierno, lo que colocaría a los populares frente al abismo de una repetición electoral. En las conversaciones de ayer, se ofrecieron a los de Abascal diferentes opciones entre las que se barajaron la vicepresidencia y dos consejerías. Según fuentes de ambos equipos, no hubo consenso sobre qué carteras. “No se les ve muy entusiasmados con la gestión”, aseguraban desde el PP de Castilla y León, donde cundía el pesimismo ante el órdago de los llamados a ser sus socios.

Sin el apoyo de Vox para la Mesa, los populares deben contar con la abstención ya asegurada de Unión del Pueblo Leonés y ¡Soria Ya!, que ayer elevó sus exigencias y se dejó querer por el PSOE, al que podría abrir la puerta para hacerse en el último momento con la presidencia de las Cortes. En primera vuelta se necesita mayoría absoluta y simple en la segunda. El PP cuenta con 31 escaños y con estas dos abstenciones que suman seis procuradores podría prescindir de Vox. Los socialistas también han intentado sumar con Podemos y ¡Soria Ya!, que no despejará su jugada hasta el último momento.

Foto: El presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco. (EFE/R. García)

Pese a que anoche las posiciones eran antagónicas, en el PP insisten en que seguirán buscando puntos de encuentro con los de Abascal. Mañueco ponía un tuit en el que remarcaba que ha ofrecido un acuerdo de gobierno a Vox en beneficio de los castellanoleoneses y lamentaba que no cedieran en sus exigencias. En este ambiente de tensión, ambas partes reconocen que en el programa ya ha habido importantes avances. Los populares marcaron sus líneas rojas en políticas de educación e igualdad, pero reconocen que hay base para un entendimiento.

Vox ha marcado siete puntos en los que recoge desde “vigilar y defender la igualdad ante la ley de todos los ciudadanos de Castilla y León” hasta “reivindicar nuestra historia común, entendida como elemento integrador para la reconciliación, combatiendo cualquier intento de quienes tratan de utilizarla para dividir a los españoles”. Otro de los más polémicos es el compromiso de “rechazar las políticas impulsadas por la Agenda 2030 y cualquier impedimento ideológico del desarrollo energético e industrial”. Ninguna de estas propuestas impediría un desbloqueo, ya que son negociables para ambas partes, que coinciden en el proyecto económico de apoyo al medio rural y bajada de impuestos. “Nosotros somos esclavos de nuestras palabras”, recordaba un miembro de Vox en alusión al compromiso de la noche electoral de entrar en el Ejecutivo. Hoy, todos los escenarios están abiertos.

“Llegamos a la sesión de constitución de las Cortes sin acuerdo”. Así estaban los ánimos a última hora de la noche de ayer entre el PP y Vox, tras un día de duras negociaciones para cerrar un pacto sobre la presidencia de la Mesa del Parlamento. Ambos equipos reconocían que había “muy pocas opciones” de entendimiento. Mediante personas interpuestas, Alfonso Fernández Mañueco y Santiago Abascal se han estado cruzando propuestas. Vox se ha mantenido en su exigencia de recibir el mismo trato que Ciudadanos. El documento que ha hecho público reclama presidir las Cortes, la secretaría tercera de la Mesa y controlar tres consejerías. Los naranjas ostentaban la vicepresidencia y las carteras de Empleo, Sanidad y Transparencia. Desde Vox, matizan que no tienen por qué ser estas consejerías.

Partido Popular (PP) PSOE Castilla y León
El redactor recomienda