Es noticia
Menú
Feijóo afea a Casado no haber sido capaz de "unir" al PP tras el congreso de 2018
  1. España
RELEVO EN GÉNOVA

Feijóo afea a Casado no haber sido capaz de "unir" al PP tras el congreso de 2018

El gallego evita dar pistas sobre su futuro tras el cónclave extraordinario del 1 y 2 de abril, pero avanza que no compatibilizará la Xunta con la presidencia nacional del partido

Foto: El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. (EP/Emilio Fraile)
El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. (EP/Emilio Fraile)

Cada vez queda menos para que Alberto Núñez Feijóo se haga con las riendas del PP. El calendario avanza y esta misma semana el gallego formalizará su candidatura para liderar el partido —el plazo para hacerlo expira el próximo 9 de marzo—. En ese momento, arrancará una campaña de 10 días en los que el dirigente popular viajará por todas las comunidades autónomas para explicar su proyecto a las bases antes del congreso extraordinario del 1 y 2 de abril. Feijóo se ha lanzado a diferenciar su planteamiento para el partido del de la dirección saliente encabezada por Pablo Casado, al que acusa de no haber sido capaz de "unir" al partido tras el congreso de 2018 que se celebró a causa del "trauma" por la moción de censura contra Mariano Rajoy. En su opinión, lo óptimo entonces hubiese sido abrir un periodo de "sosiego" y "reflexión" en lugar de llevar al PP a unas primarias de las que el partido, dice, no llegó a recuperarse.

El todavía presidente de la Xunta ha concedido este lunes su primera entrevista en televisión tras proclamar oficialmente su intención de liderar el partido el pasado miércoles en Santiago. Feijóo se ha presentado como pegamento de un PP dividido después de la "enorme tensión" que suscitó entre las bases la batalla entre Isabel Díaz Ayuso y Pablo Casado, que terminó con la salida del presidente nacional. "Las renuncias entre los afiliados eran constantes y continuas. Y, ante una hemorragia de esta naturaleza, o nos estabilizábamos o perdíamos", ha justificado el gallego en relación con su decisión de dar un paso adelante.

Foto: El futuro presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo. (EFE/Brais Lorenzo)

Feijóo se ha comprometido a hacer con el PP lo que, a su juicio, no logró Pablo Casado: "Reconstruir una mayoría de centroderecha" y "volver a unir e ilusionar" a las bases de la formación. "Ante el impacto que hemos sufrido, en este momento es bueno fichar a un político de la casa, que no va a improvisar, que tiene una trazabilidad dentro del partido y que ha organizado de forma razonable una comunidad autónoma", defendía.

Hasta la celebración del congreso y pese al perfil bajo de Pablo Casado tras su discurso de despedida de la pasada semana ante la Junta Directiva Nacional, Feijóo ha reiterado que el presidente saliente sigue siendo el legítimo interlocutor de Sánchez ante la crisis de Ucrania. "El Gobierno no se ha puesto en contacto conmigo, solo con el actual presidente. Y Pablo Casado me ha trasladado alguna información", admitía, en relación con el contacto entre Moncloa y el primer partido de la oposición respecto a la guerra del este de Europa.

A unas semanas de que se celebre el congreso extraordinario del PP, Feijóo ha evitado dar pistas sobre su futuro inmediato. Sí ha dejado la puerta abierta a su posible salto al Senado, pero no ha dado plazos sobre cuándo dejará finalmente la Xunta. En lo que sí ha incidido es en que no compatibilizará su responsabilidad en la política nacional con la presidencia de Galicia. "Es compatible ser precandidato y presidente de una comunidad autónoma. Incluso lo sería ser presidente del PP y de la Xunta. Pero no lo voy a hacer", reiteraba.

Manos libres a Mañueco

El líder gallego ha evitado también poner coto a la negociación en Castilla y León, donde Alfonso Fernández Mañueco se enfrenta a su primera fecha clave: este jueves 10 de marzo se constituyen las Cortes regionales y, al menos de momento, no hay acuerdo alguno encima de la mesa. A juicio de Feijóo, las fuerzas con representación en Castilla y León deberían dejar gobernar al barón popular porque "tiene el poder que le han dado las urnas", pero ha evitado aclarar si sería proclive a un pacto de Gobierno con los de Santiago Abascal, una posibilidad que Mañueco no descarta. "No hay más líneas rojas que respetar la Constitución, el estado de las autonomías y nuestro compromiso con la igualdad. Nuestro proyecto es ganar, ensanchar el PP", ha defendido el gallego en Antena 3.

Foto: Pablo Casado, en su despedida del Congreso. (Reuters/Juan Medina)

"El PP no es Vox", ha repetido el dirigente, una frase casi convertida en mantra en el PP de Feijóo. Y, pese a reiterar las distancias que le separan de Santiago Abascal, el gallego ha incidido en que no será el PSOE el que le diga "con quién podemos o no pactar", dejando manos libres al presidente de Castilla y León. La intención del barón popular pasaba por acelerar las negociaciones con Vox en la región para evitar en la medida de lo posible que cualquier acuerdo en la comunidad autónoma pasase factura al próximo presidente del partido o, en todo caso, sentase un precedente sobre la política de pactos que seguirá Alberto Núñez Feijóo.

El líder de la Xunta no ha cerrado la puerta a llegar a acuerdos con Abascal, pero se inclina por pactos de Estado con el PSOE y por recuperar el espíritu del bipartidismo en la política nacional. "Hoy el Congreso de los Diputados es un conjunto fragmentado con escaso respeto institucional y escasa vida útil", incidía.

Cada vez queda menos para que Alberto Núñez Feijóo se haga con las riendas del PP. El calendario avanza y esta misma semana el gallego formalizará su candidatura para liderar el partido —el plazo para hacerlo expira el próximo 9 de marzo—. En ese momento, arrancará una campaña de 10 días en los que el dirigente popular viajará por todas las comunidades autónomas para explicar su proyecto a las bases antes del congreso extraordinario del 1 y 2 de abril. Feijóo se ha lanzado a diferenciar su planteamiento para el partido del de la dirección saliente encabezada por Pablo Casado, al que acusa de no haber sido capaz de "unir" al partido tras el congreso de 2018 que se celebró a causa del "trauma" por la moción de censura contra Mariano Rajoy. En su opinión, lo óptimo entonces hubiese sido abrir un periodo de "sosiego" y "reflexión" en lugar de llevar al PP a unas primarias de las que el partido, dice, no llegó a recuperarse.

Alberto Núñez Feijóo Partido Popular (PP)