Es noticia
Menú
"Casado podrá ir con la cabeza alta. Otros deben reflexionar sobre lo que ha ocurrido"
  1. España
ENTREVISTA A PABLO MONTESINOS

"Casado podrá ir con la cabeza alta. Otros deben reflexionar sobre lo que ha ocurrido"

Ha sido leal hasta el final y ahora se marchará con "el jefe". Reconoce que ha habido compañeros que le han decepcionado: "Nunca en política hemos vivido algo así"

Foto: Foto: Cedida.
Foto: Cedida.

Fue el gran protagonista de la despedida de Pablo Casado en el Congreso de los Diputados. No pudo contener las lágrimas cuando su "jefe" hablaba y, al verlo abandonar su escaño, corrió detrás. No lo explicita, pero está de despedida de la política. Es educado y prudente como siempre, pero entre líneas se le entiende. Está decepcionado con sus compañeros de partido, los más cercanos al presidente que han sido los que en su opinión más le han decepcionado. Ahora, tras la convulsión, pide reflexionar a los políticos. No mira hacia atrás "porque ahora estamos donde estamos". Reconoce que a ratos cree que todo ha sido "un mal sueño".

PREGUNTA. Usted fue el primero que se levantó del escaño para acompañar a Pablo Casado cuando salió del Hemiciclo tras su discurso de despedida. ¿Qué pensaba en ese momento?

RESPUESTA. Que Pablo no podía bajar solo, que no podía estar solo cuando encarara el pasillo del Congreso de los Diputados. También sentí rabia porque no se merecía lo que estaba viviendo. Pero yo creo que, al final, lo que también demostró Casado en esa intervención es que siempre antepone España y el partido, porque fue una intervención de altura.

Foto: El discurso de despedida de Pablo Casado en el Congreso (EFE/Moya)

P. Cuando estalló esta crisis, ¿en algún momento pensó que acabaría así?

R. Los hechos se precipitan. Creo que necesitamos días para que baje todo y podamos analizar esta sucesión de hechos, porque yo no recuerdo haber vivido nada igual, nada tan difícil, tan complicado. Yo me quedo con que, pese a todo, Casado siempre tuvo la conciencia muy tranquila. Al final, si algo va a prevalecer, es que Casado es una persona de principios y esos principios los ha mantenido hasta el final. Y yo me quedo con eso. Los hechos se precipitan de una manera tremenda y tendremos que analizarlo con tiempo.

P. El malestar entre los barones con el secretario general ¿ha podido ser uno de los detonantes?

R. Tendrán que ser los presidentes autonómicos quienes lo expliquen. Yo soy una persona que cree que en privado siempre se puede decir todo a la cara. Se puede hablar y discutir. Casado se comprometió a unas cosas en las reuniones y ha cumplido, pero yo creo que también hay que ser leal y mantenerse, en público, fiel al presidente. Es falso que Casado no escuchara. Siempre cogía el teléfono, absolutamente a todo el mundo. Debo de reconocer que han sido días muy complicados y que me he sentido decepcionado con algunas personas.

P. ¿Qué personas?

R. No voy a dar nombres ni apellidos y no voy a hablar mal de nadie. Han pasado muchas cosas y no entiendo determinados comportamientos, porque la verdad es que el presidente dio su palabra de que iban a producirse una serie de acontecimientos y se produjeron. Y, en paralelo, en público, algunas personas decidieron hacer una serie de valoraciones que yo no comprendí. El presidente no se merece lo que ha pasado.

"No voy a dar nombres y apellidos y no voy a hablar mal de nadie. Han pasado muchas cosas y no entiendo determinados comportamientos"

P. El secretario general ¿no debió dimitir antes?

R. En el contexto tan difícil en el que estábamos tomó la decisión de dimitir por el presidente y por el partido. Creo que hizo lo correcto. No hablo mal de mis compañeros, y menos voy a hablar mal del secretario general, porque he formado parte de su equipo, porque me ha permitido hacer una serie de cosas y me ha dado su confianza.

P. Pero dejó el cargo al final…

R. Vuelvo a lo de antes, ahora estamos donde estamos. No voy a participar en una operación de críticas que, además, siempre han llegado de fuentes y nunca con nombre y apellidos. Yo no era esas fuentes.

P. ¿En qué momento percibe que no hay marcha atrás?

R. En el comité de dirección del lunes. En ese momento le dije al presidente que no creía que hubiera posibilidades, pero que iba a ser fiel y leal hasta el final con él.

placeholder Foto: Cedida.
Foto: Cedida.

P. Hay bastante coincidencia en su partido en que uno de los errores de la gestión de esta crisis fue el ataque a Ayuso en la entrevista con Carlos Herrera.

R. Hay que ir unos días incluso unos meses más adelante. Cuando nos llega una información en septiembre sobre la presidenta Ayuso, lo que hacemos es hablar cara a cara con ella y pedirle explicaciones. Casado actúa correctamente. Esas explicaciones no llegan y, en paralelo, la dirección nacional se convierte en el epicentro de una serie de críticas y de ataques durante muchísimo tiempo. El tema salta a los medios sin que nosotros tengamos nada que ver, porque siempre lo hemos llevado por los cauces internos del partido. Cuando la presidenta Ayuso aporta la documentación tras publicarse el contrato en el que participó su hermano, nosotros la damos por buena. No tenemos por qué dudar de ella. No somos ni jueces ni fiscales. La presunción de inocencia prevalece y se cierra el expediente. Ahora llegan una serie de informaciones periodísticas y yo lo único que tengo que decir a esto es que, al final, lo que se está viendo es que Pablo Casado decía la verdad y que siempre se ha guiado por el compromiso con la ejemplaridad en todo. Es que es una persona con principios.

P. En la mayoría del PP parece que no piensan como usted.

R. Después de esta campaña de destrucción que hemos vivido en las últimas horas y en los últimos días habrá que abrir entre todos un debate sobre la deriva que se ha tomado. Hay que abrir un debate en la política sobre hacia dónde vamos, porque la campaña ha sido brutal, y los políticos tendremos que reflexionar sobre lo que ha ocurrido sin entrar ni en nombres ni apellidos. El presidente, al final, salió poco acompañado del Congreso, pero con la cabeza alta. Y también le voy a decir otra cosa, el presidente va a poder salir siempre a la calle con la cabeza alta y mirar a la cara a la gente.

P. ¿Entre las reflexiones deben estar hechos como la manifestación frente a Génova?

R. Habrá que abrir un debate en política y creo que algunas personas debieron de decir que no les gustaba esa manifestación, siempre respetando al afiliado y al simpatizante, pero hay que hacer una autocrítica. Fueron momentos de mucha zozobra. También sobre eso habrá que reflexionar.

"Habrá que abrir un debate en política y creo que algunas personas debieron de decir que no les gustaba esa manifestación"

P. ¿A Casado le ha hecho el PP lo que el PSOE le hizo a Sánchez?

R. No, son cuestiones diferentes. Es verdad que fueron dos momentos que han convulsionado a los dos principales partidos de este país. Solo han pasado unas horas, pero hay muchos españoles que se estarán preguntando cómo hemos llegado hasta aquí. ¿Qué delito ha cometido Pablo Casado? Ninguno. Simplemente, guiarse por la ejemplaridad. Habrá muchos españoles que se preguntarán, pero vamos a ver, el presidente Casado ¿ha matado a alguien? No, se ha guiado por la ejemplaridad.

P. Insisto en que es su partido el que le ha dejado caer.

R. Pues habrá que abrir esa reflexión. Muchas personas tendrán que hacer autocrítica. Yo lo digo desde el máximo respeto a todo el mundo, a los compañeros con los que, por ejemplo, me sentaba en el Comité de Dirección. Es bueno que todos pensemos lo que ha pasado estos días. El presidente fue elegido por primarias, por los afiliados del partido, en un congreso extraordinario y tiene toda la legitimidad para seguir en su cargo hasta el próximo congreso.

P. ¿Va a seguir en política?

R. Yo creo que he sido muy sincero, al final la coherencia es importante. Entré en política por Pablo Casado hace tres años. Me dio la oportunidad de ser número uno por Málaga, por mi tierra, además de permitirme pilotar la vicesecretaría de Comunicación, lo cual me ha proporcionado estar en contacto directo con los periodistas, muchos de ellos con los que tenía relación desde hace muchos años y por lo cual estoy muy agradecido. Yo en política voy a estar con Pablo Casado hasta el final. Yo no concibo la política sin Pablo Casado. A partir de ahí, creo que estoy siendo muy claro. Tengo que hablar con él y tengo que trasladar mi decisión a los órganos del partido.

Foto: Foto: Reuters/Juan Medina.

P. Y Casado ¿dejará la política?

R. No puedo hablar en su nombre. Solo puedo decir que en estos días muy complicados él ha sido una persona recta. Se han vivido momentos muy tensos, pero ha estado tranquilo pese a la adversidad. A la altura de las circunstancias ante unos momentos y unos días que a veces no parecían reales. Eran como un mal sueño. Ahora que todo ha acabado, podrá reflexionar.

P. Quizás, si se hubiera convocado el congreso del PP de Madrid, no estarían en esta situación.

R. Estamos donde estamos y mirar al pasado sirve para poco. Estamos en este momento, en estas circunstancias, y cuando pase todo, cuando todo se sosiegue, la gran mayoría de los españoles va a decir que Pablo Casado era una persona noble y honesta.

P. ¿Le han llamado de otros partidos estos días?

R. Sí, mis adversarios, entre comillas, políticos por Málaga, me han llamado tanto del PSOE como de Ciudadanos y también en el Congreso. Me ha llamado muchísima gente. Y luego, pues al final te das cuenta de que la familia y los amigos siempre están ahí y lo sufren casi más que tú. Y han estado ahí. La verdad es que, fíjate, incluso en los momentos más difíciles te quedas con eso, con las llamadas, con los mensajes, con las cartas de mucha gente. El día después del Congreso, que yo llegué tardísimo a casa, en el bar de debajo, al entrar, me dijeron que había hecho lo correcto y que Casado no se merecía lo que estaba pasando.

Fue el gran protagonista de la despedida de Pablo Casado en el Congreso de los Diputados. No pudo contener las lágrimas cuando su "jefe" hablaba y, al verlo abandonar su escaño, corrió detrás. No lo explicita, pero está de despedida de la política. Es educado y prudente como siempre, pero entre líneas se le entiende. Está decepcionado con sus compañeros de partido, los más cercanos al presidente que han sido los que en su opinión más le han decepcionado. Ahora, tras la convulsión, pide reflexionar a los políticos. No mira hacia atrás "porque ahora estamos donde estamos". Reconoce que a ratos cree que todo ha sido "un mal sueño".

PP de Madrid Pablo Casado Partido Popular (PP)
El redactor recomienda