Es noticia
Menú
El PSOE entierra el guante blanco con la España Vaciada y será más beligerante
  1. España
CAMBIO DE ESTRATEGIA PARA LAS GENERALES

El PSOE entierra el guante blanco con la España Vaciada y será más beligerante

Con un perfil transversal, estas candidaturas pueden ser bisagra, pero al mismo tiempo producen una atomización del voto que perjudica mayoritariamente a los socialistas

Foto: Miembros de la agrupación Soria ¡Ya! celebran en la sede de su formación los resultados en Castilla y León. (EFE/Wifredo García)
Miembros de la agrupación Soria ¡Ya! celebran en la sede de su formación los resultados en Castilla y León. (EFE/Wifredo García)

La fuga de votos de los socialistas hacia las candidaturas localistas en Castilla y León ha abierto una profunda reflexión en Ferraz para intentar cortarles el paso en las próximas elecciones generales. La conclusión pasa por virar su estrategia, que hasta ahora se centraba en mantener una actitud empática, para apostar por ir al ataque y convencer a los electores de que los votos a estas candidaturas son votos perdidos porque no logran traducir sus demandas en las instituciones. "En Soria han tenido tres procuradores, vale, ¿y de qué le van a servir?", se pregunta un alto dirigente de Ferraz.

Por otra parte, se alerta del riesgo del "cantonalismo" y de que sus planteamientos centrados en demandar solo infraestructuras no arreglan los problemas de la España vaciada. "La despoblación no se combate pidiendo rotondas", advierten desde el partido. Sánchez es consciente de que tiene un potencial rival que podría restarle opciones de revalidar su mandato en la Moncloa y que se contrarresta asociándolo con la idea de un 'voto inútil'. El Gobierno seguirá su línea de intensificar las políticas públicas centradas en la industrialización de estas zonas a través de los fondos europeos. Más empleo para retener el capital humano en lugares de origen, explican desde el Ejecutivo, pues no solo con la llegada de infraestructuras se lucharía contra la despoblación.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el candidato del PSOE a la Junta de Castilla y León, Luis Tudanca. (EFE/Nacho Gallego)

En Castilla y León, allí donde las formaciones localistas de nuevo y viejo cuño han crecido o irrumpido electoralmente con fuerza, el PSOE ha acusado un notorio descenso, algo que los sitúa como vasos comunicantes. A falta de que se concreten los trasvases en las encuestas poselectorales, en Soria los socialistas pierden dos escaños y el PP uno, que suman los tres con los que irrumpe la España Vaciada. En León, se han dejado dos por el camino, los mismos que aumenta UPL, mientras que el PP se mantiene con la misma representación. El CIS preelectoral ya anticipaba que los potenciales votantes de estas candidaturas procedían en mayor número del PSOE. Asimismo, entre quienes dudaban entre UPL, España Vaciada o una segunda fuerza, esta era con gran diferencia el PSOE.

En un análisis pormenorizado por municipios, se visualiza que donde la candidatura de la España Vaciada ha obtenido más votos es donde los socialistas se sitúan como el partido que más apoyos pierde. Desde Ferraz reconocen que "en algo nos habremos equivocado en esta provincia", donde la capital está gobernada por los socialistas. Una autocrítica que circunscriben, sobre todo, al plano comunicativo, pues aseguran que se trata de una de las zonas a las que más recursos están destinando para paliar los problemas de despoblación.

Un dirigente del partido en Castilla y León ponía en duda la campaña de guante blanco que se diseñó con estas candidaturas, abogando por mantener un discurso alejado de los localismos, más global en lugar de prometer "soluciones milagrosas". Durante la campaña, se evitó el choque con estas candidaturas, hasta el punto de empatizar con sus reivindicaciones, su "espíritu". De ahí que se intentase frenar la fuga de votos construyendo un discurso y programa afín, para hacerse cargo del sentir social con el que conectan. No funcionó y ahora se apuesta por mantener una posición más beligerante, señalando que, si bien tienen un buen diagnóstico, para nada son parte de la solución.

Se va más allá, incluso, al argumentar que, pese a sus buenas intenciones, puedan ser parte del problema por la fragmentación del voto que provocan en la izquierda. El resultado mirando a las generales, según alertan, sería que, como en Castilla y León, se acabase favoreciendo gobiernos del PP dependientes de Vox. "El riesgo de que la extrema derecha entre en el Gobierno es un riesgo muy alto que hará que el voto no se fragmente tanto", confiaba este lunes el portavoz de la ejecutiva del PSOE, Felipe Sicilia, en un análisis de urgencia tras las elecciones. "Quienes apuestan por plataformas que después no son importantes para condicionar un Gobierno acabarán apoyando otras opciones mayoritarias como el PSOE", añadía, incidiendo en uno de los principales argumentos para recuperar a sus exvotantes.

Foto: Miembros de la agrupación Soria ¡Ya! (EFE/Wifredo García)

La irrupción de Soria ¡Ya! y el fuerte ascenso de Unión del Pueblo Leonés (UPL) en los comicios castellanoleoneses convierten en tendencia el proceso iniciado por Teruel Existe en el Congreso. El salto cualitativo que han dado en Castilla y León podría potenciar la proliferación de estas plataformas. Con más experiencia, tiempo y recursos, las próximas elecciones generales serán su principal prueba de fuego para determinar su alcance. Un extremo que, según todo apunta, perjudicaría en mayor medida al PSOE que al resto de formaciones a nivel estatal.

Un fenómeno que se intentará aplacar compaginando políticas públicas contra la despoblación con una relación menos amable con los localistas. Esto es, revertir la estrategia que quedó marcada en su primer comité federal tras el congreso de los socialistas, cuando hasta el presidente aragonés, Javier Lambán, que había mantenido un choque público con Teruel Existe, defendió "unificar energías y aunar programas" con esta plataforma de cara al próximo ciclo electoral.

Foto: El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros celebrada este martes en Moncloa. (EFE/Emilio Naranjo)

Volver a posiciones menos complacientes es ahora la opción principal. Está por determinar si con el grado del propio presidente aragonés, una de las voces más duras ante esta tendencia, cuando el pasado mes de noviembre varios presidentes autonómicos de las comunidades más despobladas, tanto del PSOE como del PP, alumbraron un frente común en la cumbre de Santiago para cerrar el paso a la España Vaciada en sus territorios. Entonces, se refirió al peligro contra la gobernabilidad de los movimientos de la España vaciada, que denominó “cantonales o populistas” y que podrían derivar en un “timo político de primera magnitud”. Ahora, otros cargos de su partido acusan a los localistas de vender "soluciones milagrosas".

Con un perfil transversal y sin vetos ideológicos ni a derecha ni a izquierda, las candidaturas de la España Vaciada pueden ser la bisagra que facilite gobiernos de diferentes colores, pero al mismo tiempo producen una atomización del voto que, según todo apunta, perjudica mayoritariamente al PSOE.

La fuga de votos de los socialistas hacia las candidaturas localistas en Castilla y León ha abierto una profunda reflexión en Ferraz para intentar cortarles el paso en las próximas elecciones generales. La conclusión pasa por virar su estrategia, que hasta ahora se centraba en mantener una actitud empática, para apostar por ir al ataque y convencer a los electores de que los votos a estas candidaturas son votos perdidos porque no logran traducir sus demandas en las instituciones. "En Soria han tenido tres procuradores, vale, ¿y de qué le van a servir?", se pregunta un alto dirigente de Ferraz.

PSOE Castilla y León Teruel Existe
El redactor recomienda